SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Chaparral (Larrea tridentata (DC) Coville, Larrea divaricata Cav) & Ácido nordihidroguaiarético (NDGA)

Chaparral (Larrea tridentata (DC) Coville, Larrea divaricata Cav) & Ácido nordihidroguaiarético (NDGA)

Resumen:

El chaparral es un arbusto que se encuentra en las regiones desérticas del suroeste de los Estados Unidos y México. Las poblaciones de nativos americanos lo utilizaban para el tratamiento de la varicela, resfriados, diarrea, calambres menstruales, dolor, enfermedades reumáticas, afecciones cutáneas, mordeduras de serpientes, así como un emético. El té de chaparral también se utilizaba por su aparente efectividad al quitar los residuos de la dietilamida del ácido lisérgico (LSD) y de esta manera, evitar las alucinaciones recurrentes. Las hojas de chaparral también se han usado de manera externa para el tratamiento de moretones, raspaduras, heridas y para el crecimiento del cabello.

El ácido nordihidroguaiarético (NDGA), un componente del chaparral, ha sido evaluado en el tratamiento del cáncer, aunque no se considera seguro por su riesgo de toxicidad. Por ello no se recomienda su uso.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Calambres abdominales, causante de aborto, abrasiones, acné, queratosis actínica (una afección de la piel), abandono de alcohol, alergias, antibacteriano, antiinflamatorio, antioxidante, antiparásitos, antiséptico, antiviral, artritis, trastornos autoinmunológicos, purificador de la sangre, calambres intestinales, problemas respiratorios, bronquitis, moretones, quemaduras, bursitis, caries (enjuague bucal preventivo), varicela, trastornos del sistema nervioso central, herpes labial, resfriados, tos, citomegalovirus, caspa, descomposición, diabetes, diarrea, diurético (incrementa el flujo de la orina), gripe, aditivo de alimentos, disentería, enteritis, virus de Epstein-Barr, fertilidad, gases, trastornos gastrointestinales, infecciones génitourinarias, tónico capilar, alucinaciones (inclusive a causa de ingestión de LSD), acidez, virus del herpes simplex (herpes labial), virus del herpes zoster, estimulación de la función inmunológica, trastornos del sistema inmunológico, impétigo, indigestión, problemas del intestino, sarcoma de Kaposi, cálculos en riñón o vejiga, leucemia, limpiador del hígado, función metabólica del hígado, melanoma, calambres menstruales, trastornos menstruales, resistencia a múltiples drogas (trastuzumab), neuritis, suplemento nutricional, dolor, coyunturas dolorosas, síndrome premenstrual, preservativo, soriasis, infecciones del tracto respiratorio, enfermedades reumáticas, ciática, trastornos cutáneos, infecciones de la piel, dolor por picadura de serpiente, úlcera del estómago, tuberculosis, infecciones del tracto urinario, enfermedad venérea, vómito, cicatrización de heridas (cataplasma).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Cáncer (C)

    El chaparral y uno de sus componentes, el ácido nordihidroguaiarético (NDGA) tienen propiedades antioxidantes ("captación de radicales libres"), se han propuesto como tratamientos contra el cáncer. Sin embargo, tanto el chaparral como el NDGA se han vinculado con casos de insuficiencia renal y hepática, cirrosis del hígado, quistes renales y cáncer del riñón en los seres humanos. A consecuencia de estos reportes, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA) retiró el chaparral de su listado de productos "en general reconocidos como seguros" (GRAS, en inglés) en 1970. Se consideran el chaparral y el NDGA en general como inseguros y no se recomienda su uso.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Las personas con alergia/hipersensibilidad al chaparral o a cualquiera de sus componentes, incluyendo el ácido nordihidroguaiarético (NDGA), nor-isoguaiasina, ácido dehidroguaiarético, ácido dehidroguaiarético parcialmente dimetilado y dimetoxiisoguaiasina pueden tener reacciones alérgicas al chaparral.

Existen reportes de casos de seres humanos con hipersensibilidad alérgica (dermatitis por contacto) al chaparral y a su resina.

Efectos secundarios y advertencias

Se asocial el chaparral con múltiples y serios efectos adversos, potencialmente fatales tanto en animales como en seres humanos. Los animales a los que se suministró ácido nordihidroguaiarético (NDGA), un componente del chaparral, desarrollaron quistes renales o gastrointestinales y muerte de las células del hígado. En los humanos, se asocia el chaparral con insuficiencias renales y hepáticas, cirrosis del hígado, quistes renales y cáncer de riñón. Se reportan casos de fiebre y erupciones en seres humanos por el uso del chaparral. También se han reportado náuseas, vómito, diarrea, calambres abdominales e inflamación bucal en personas que han consumido chaparral. La exposición a los lignanos que puede crear efectos tóxicos, parece ser mayor con cápsulas o tabletas que con cocciones de té de chaparral. La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) retiró el chaparral de su listado de productos "en general reconocidos como seguros" (GRAS, en inglés) en 1970, y considera que el chaparral no es seguro. Al utilizarse el chaparral, puede ocurrir elevación de las enzimas del hígado o alteración en las pruebas de la función renal (creatinina sérica).

Con base en un estudio en animales, el chaparral puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución para pacientes con diabetes o hipoglicemia y para aquellos que estén tomando drogas, hierbas o suplementos que afecten el azúcar en la sangre. Se deben supervisar cuidadosamente los niveles séricos de glucosa y puede hacerse necesario un ajuste de los medicamentos. Puede ocurrir un agravamiento del hipotiroidismo.

En teoría, el chaparral también puede incrementar el riesgo de sangrado y acentuar los efectos de los anticoagulantes (adelgazantes de la sangre) o de las drogas antiplaquetarias. El uso de chaparral con cualquiera de estas drogas debe analizarse con un profesional de la salud.

Embarazo y lactancia

No se puede recomendar el chaparral durante el embarazo o la lactancia debido al riesgo de defectos congénitos o de abortos espontáneos.

El chaparral puede inhibir la ovulación y disminuir la posibilidad de que las mujeres queden en embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Con base en reportes de estudios en animales y seres humanos, se asocia el chaparral con lesiones renales, quistes, cáncer e insuficiencia del riñón. En teoría, debe evitarse el uso del chaparral conjuntamente con otros agentes que se sabe que alteran el funcionamiento renal o inducen su toxicidad. Se incluyen los sulfa antibióticos, antibióticos aminoglicósidos, inhibidores COX-2, drogas antiinflamatorias no esteroides y varias drogas diversas. Los pacientes que están tomando otros medicamentos y están considerando tomar chaparral, deben consultarlo con un profesional en cuidados de la salud, incluso con un farmaceuta. Con base en reportes de casos de estudio en animales y seres humanos, se asocia el chaparral con lesiones hepáticas. En teoría, debe evitarse el uso del chaparral con otros agentes que se sabe que inducen un efecto tóxico en el hígado, entre ellos amiodarona, carmustina, o danazol.

Con base en un estudio en animales, se encontró que el chaparral puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se utiliza conjuntamente con medicamentos que puedan disminuir el azúcar en la sangre. Los pacientes que estén tomando drogas para la diabetes por vía oral o inyectada, deben ser supervisados de cerca por un profesional en cuidados de la salud. Puede hacerse necesario un ajuste en los medicamentos. Con base en un estudio en seres humanos, se reporta que el chaparral puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con drogas que también incrementen este riesgo. Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetarias como clopidogrel (Plavix®), y drogas sin esteroides y antiinflamatorias como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Con base en investigaciones en animales, se encontró que el chaparral puede interferir con la manera en que el cuerpo procesa ciertas drogas usando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450". Como resultado de ello, los niveles de estas drogas pueden incrementarse en la sangre y pueden causar efectos incrementales o reacciones adversas potencialmente severas. Los pacientes que están tomando cualquier medicamento, deben revisar el inserto del paquete y consulte acerca de las posibles interacciones con un profesional del cuidado de la salud, o un farmaceuta. Con base en el historial de uso se sabe que el chaparral puede interactuar con inhibidores de la monoamina oxidasa, tales como isocarboxazida (Marplan®), fenelcina (Nardil®) y tranilcipromina (Parnate®). También existe la posibilidad de que la presión arterial pueda volverse peligrosamente alta si se ingiere chaparral con drogas inhibidoras de la monoamino oxidasa, aunque hay pocas investigaciones que sustentan esta afirmación.

El chaparral puede agravar úlceras gástricas inducidas por indometacina e inhibir el metabolismo de drogas barbitúricas tales como el fenobarbitol. Aunque no se ha comprobado, puede alterar los efectos de los medicamentos para la tiroides.

El chaparral también puede interactuar con drogas para el cáncer, antivirales, gastrointestinales, inmunosupresoras, para la tiroides e inductoras de aborto.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Con base en reportes de casos de estudios en animales y seres humanos, se asocia el chaparral con lesiones, quistes, cáncer e insuficiencia renal. En teoría, debe evitarse el uso del chaparral conjuntamente con otras hierbas o suplementos que se sabe que alteran la función renal o inducen efectos tóxicos; entre ellos están los agentes con niveles altos de taninos. El chaparral puede aumentar el riesgo de presión arterial alta si se usa con otras hierbas que tienen este efecto. Con base en reportes de casos de estudio en animales y seres humanos, se asocia el chaparral con lesiones renal. En teoría, debe evitarse el uso del chaparral con otras hierbas o suplementos que induzcan efectos tóxicos en el hígado.

Con base en un estudio en animales, se encontró que el chaparral puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usa con hierbas y suplementos que también puedan disminuir el azúcar en la sangre. Puede ser posible que se requiera supervisar los niveles de glucosa de la sangre y ajustar las dosis.

Con base en un estudio en seres humanos, se encontró que el chaparral puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma en conjunto con otras hierbas y suplementos que se considera que incrementan este riesgo. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, y algunos casos con ajo y palma enana americana. Otros numerosos agentes pueden, en teoría, incrementar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos. El chaparral también puede interactuar con la vitamina K, la cual es necesaria para la coagulación de la sangre. Dado que funciona en contra de la acción de la vitamina K, el chaparral puede aumentar el riesgo de sangrado.

Con base en estudios en animales, el chaparral puede interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos usando el sistema enzimático del hígado citocromo P450. Como consecuencia, los niveles de otras hierbas o suplementos en la sangre pueden volverse muy altos. También puede alterar los efectos que otras hierbas o suplementos puedan tener en el sistema P450. Los pacientes que usan cualquier medicamento deben revisar el inserto del paquete y hablar con un profesional de la salud o farmaceuta acerca de las posibles interacciones.

Según el uso histórico, el chaparral puede interactuar con hierbas o suplementos con posibles efectos inhibidores de la monoamina oxidasa tales como el 5-HTP (5-hidroxitriptofano) o DHEA (dehidroepiandrosterona). El chaparral también puede interactuar con hierbas o suplementos anticancerígenos, antioxidantes, antivirales, gastrointestinales, inmunoestimulantes, inmunosupresores e inductores de aborto.

Aunque no se ha comprobado, puede alterar los efectos de los agentes activos para la tiroides.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No se ha establecido una dosis segura. Se han usado dosis pequeñas de té; por ejemplo, se ha consumido 1 cucharadita de hojas y flores de chaparral remojadas por 15 minutos en 1 pinta (1/2 litro) de agua ingiriendo de 1-3 tazas diariamente hasta un máximo de varios días. También se ha preparado té de chaparral remojando 7-8 gramos de hojas secas, tallos y ramitas desmenuzados en un cuarto de galón de agua caliente. Como extracto de agua, podrían consumirse de una a tres tazas de té de chaparral por día durante un período de dos a tres semanas, aunque esto no es aconsejable.

También se ha usado en tintura; por ejemplo, 20 gotas hasta tres veces al día. Estos preparados pueden asociarse con menos efectos tóxicos y es posible que contengan menos compuestos alérgenos que las cápsulas o tabletas. También se ha empleado la presentación del chaparral en forma de aceite o de polvo, aplicándolo varias veces al día en el área de la piel afectada.

No se recomienda la toma de cápsulas o tabletas porque pueden contener dosis más grandes que crean un efecto tóxico. Parece que las cápsulas y tabletas generan una exposición a los lignanos que puede acarrear un efecto tóxico, el cual parece ser mayor que con el té de chaparral.

Niños (menores de 18 años)

No se recomienda el uso del chaparral en niños debido a la carencia de información científica y a su potencial efecto tóxico.

Referencias:

  • Anonymous. From the Centers for Disease Control and Prevention. Chaparral-induced toxic hepatitis: California and Texas, 1992. JAMA 1992;Dec 16, 268(23):3295, 3298.
  • Anonymous. Chaparral-induced toxic hepatitis: California and Texas, 1992. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 1992;Oct 30, 41(43):812-814.
  • Fleiss PM. Chaparral and liver toxicity. JAMA 9-20-1995;274(11):871-872.
  • Gimeno MF, Shattner MA, Borda E, et al. Lipoxygenase inhibitors alter aggregation and adhesiveness of human blood platelets from aspirin-treated patients. Prostaglandins Leukot Med 1983;11(1):109-119.
  • Gordon DW, Rosenthal G, Hart J, et al. Chaparral ingestion: the broadening spectrum of liver injury caused by herbal medications. JAMA 1995;Feb 8, 273(6):489-490.
  • Heron S, Yarnell E. The safety of low-dose Larrea tridentata (DC) Coville (creosote bush or chaparral): a retrospective clinical study. J Altern Complement Med 2001;7(2):175-185.
  • Ippen H. Chaparral and liver toxicity. JAMA 1995;Sep 20, 274(11):871. Author reply, 871-872.
  • Kassler WJ, Blanc P, Greenblatt R. The use of medicinal herbs by human immunodeficiency virus-infected patients. Arch Intern Med 1991;151(11):2281-2288.
  • Kauma H, Koskela R, Mäkisalo H, et al. Toxic acute hepatitis and hepatic fibrosis after consumption of chaparral tablets. Scand J Gastroenterol. 2004;39(11):1168-71.
  • Obermeyer WR, Musser SM, Betz JM, et al. Chemical studies of phytoestrogens and related compounds in dietary supplements: flax and chaparral. Proc Soc Exp Biol Med 1995;208(1):6-12.
  • Smart CR, Hogle HH, Vogel H, et al. Clinical experience with nordihydroguaiaretic acid--"chaparrel tea" in the treatment of cancer. Rocky Mt Med J 1970;67(11):39-43.
  • Smith AY, Feddersen RM, Gardner KD Jr, et al. Cystic renal cell carcinoma and acquired renal cystic disease associated with consumption of chaparral tea: a case report. J Urol. 1994;152(6 Pt 1):2089-2091.
  • Stickel F, Schuppan D. Herbal medicine in the treatment of liver diseases. Dig Liver Dis. 2007;39(4):293-304.
  • Stickel F, Egerer G, Seitz HK. Hepatotoxicity of botanicals. Public Health Nutr 2000;Jun, 3(2):113-124. Comment in: Public Health Nutr 2000;Jun, 3(2):111.
  • Woolf GM, Petrovic LM, Rojter SE, et al. Acute hepatitis associated with the Chinese herbal product jin bu huan. Ann Intern Med 11-15-1994;121(10):729-735.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad