Cómo proteger el jardín de las garrapatas sin fumigar

Cómo proteger el jardín de las garrapatas sin fumigar
| Foto: ISTOCK

Los últimos años han sido algunos de los peores de garrapatas que se hayan registrado, y no solo en el noreste. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se ha encontrado al menos una variedad de garrapata transmisora de enfermedades en los otros 48 estados.

Y un laboratorio en Cornell University ha identificado 26 especies de garrapatas a lo largo de la costa este, mucho más que las garrapatas de venado que la mayoría de nosotros asociamos con la enfermedad de Lyme.

Con un poco de esfuerzo extra, incluyendo cortar el césped con más frecuencia, puedes limitar dramáticamente la exposición a los insectos en tu jardín.

"El control de garrapatas tiene que ver con la vida silvestre", dice Jody Gangloff-Kaufmann, coordinadora del Programa de Manejo Integrado de Plagas del Estado de Nueva York en Cornell. "Si tienes un patio o jardín donde los animales pueden entrar, es casi seguro que tendrás garrapatas".

¿Una forma de saberlo con seguridad? Realiza lo que se llama un arrastre de garrapata. Corta una pieza de tela de 5 pulgadas cuadradas y amárrala a un palo de 18 pulgadas de largo. Sosteniendo el palo, arrastra la tela a través del pasto alta o las hierbas, especialmente cerca del borde del césped si colinda con terrenos boscoso. Las garrapatas típicamente se transferirán a la tela.

Si las ves en la tela, tendrás que lidiar con el problema para disfrutar de tu jardín de manera segura. E incluso si no encuentras garrapatas, podrías adelantarte y ser proactivo. Sigue estos 5 pasos para tratar con estos arácnidos de manera efectiva.

1. Mantén el césped bien cortado

"A las garrapatas de patas negras, el tipo que transmite la enfermedad de Lyme, no les gustan los ambientes secos y calurosos", dice Gangloff-Kaufmann. Cuanto más alta es la hierba, más fresco es el ambiente, porque las hojas más altas del pasto proyectan sombra. Eso significa que dejar tu césped un poco crecido es una mala idea en áreas llenas de garrapatas.

Gangloff-Kaufmann dice que aún está bien si dejas que el césped alcance las 4 a 4½ pulgadas que recomienda Consumer Reports, luego recórtalo a aproximadamente 3 pulgadas con cada podada.

Esa estrategia promueve un crecimiento saludable. Alternativamente, si cortas el césped a solo una pulgada o dos de altura, el césped sufrirá daño y crecerá demasiado alto, demasiado rápido y la estructura de la raíz se debilitará. El truco es estar vigilante para mantenerte al día con cortar el césped y no dejar que la hierba crezca hasta una altura de 5 o 6 pulgadas.

Si te saltas una semana y la hierba crece, es una buena idea usar el “aditamento de bolsa” con tu tractor o cortadora de césped porque dejar esos recortes largos tirados en el césped puede crear el ambiente perfecto para las garrapatas.

2. Haz una barrera con mantillo (mulch)

Muchas variedades de garrapatas, incluida la variedad de patas negras que transmiten Lyme, favorecen la densidad del suelo de los terrenos boscosos más que un césped abierto. Eso hace que cualquier área boscosa adyacente a tu propiedad sea un foco potencial para las garrapatas. Agregar una barrera protectora de 3 pies de ancho de mantillo alrededor del perímetro del jardín cumple una doble función.

Primero, crea una barrera física que es seca y, a veces, caliente, algo que las garrapatas no pueden tolerar. Segundo, sirve como un recordatorio visual para cualquier persona en tu hogar que deben ser especialmente cuidadosos una vez que atraviesan el perímetro.

Para el borde, debes tener un mantillo hecho de virutas o corteza de madera anchas y secas, no de la variedad triturada y húmeda, que crea exactamente el tipo de condiciones frías y húmedas que adoran las garrapatas.

3. Recortar los pastos altos y las malas hierbas

"A las garrapatas les gusta subir a la parte superior de las hojas de hierba alta y buscar oportunidades de búsqueda, la oportunidad de agarrarse a los animales como venados o humanos", dice Gangloff-Kaufmann.

Al mantener a raya a la hierba y los pastos con un cortador de cuerda, minimizarás esas posibilidades y hará difícil que las garrapatas se te enganchen a ti o a los miembros de tu familia, o que se desplacen por tu propiedad viajando sobre el perro.

4. Eliminar el hábitat de la garrapatas

Consumer Reports lleva tiempo recomendando que tritures el pasto recortado cuando uses la podadora. Esto se debe a que estos recortes se descomponen y liberan nitrógeno en el suelo, alimentando el jardín y potencialmente reducen la cantidad de fertilizante que usas en aproximadamente un 20%.

Y en muchos casos, está bien o incluso es preferible dejar las hojas caídas para nutrir el césped por la misma razón. Pero si vives en un área con una gran población de garrapatas, podrías beneficiarte de un enfoque diferente.

Al embolsar la hierba y soplar las hojas en montones para su recolección, mantén el jardín despejado y recortado en lugares aptos para las garrapatas. Querrás reciclar hojas y recortes de césped a través de tu municipio si es posible, o hacer una composta en un montón lejos de la casa.

En lugar de dejar que se pudran en un basurero, puedes dejar que las hojas y recortes se descompongan de forma natural, y usar la composta resultante para alimentar y fertilizar las plantas alrededor de tu jardín.

5. Considera un enfoque orientado

Seguir los 4 pasos anteriores hará que tu patio sea menos atractivo para las garrapatas, pero si deseas hacer mella seria y reducir la población de garrapatas en tu propiedad, deberás concentrarte en los métodos que las eliminan.

Muchas personas optan por rociar todo su patio con pesticidas, un enfoque que, según los expertos de CR, es inefectivo y potencialmente peligroso.

"La fumigación de tu jardín proporciona una falsa sensación de seguridad", explica Michael Hansen, Ph.D, científico principal de Consumer Reports. "En su lugar, considera los productos que tratan la piel de los ratones o venados con pequeñas cantidades de productos para matar las garrapatas".

¿Por qué enfocarse en los ratones o venados en lugar de tu patio? "Los ratones desempeñan un papel importante en el ciclo de transmisión de la enfermedad de Lyme", explica Laura Goodman, investigadora asociada en el Departamento de Medicina de Población y Ciencias del Diagnóstico de Cornell. Si puedes evitar que los animales transmitan las garrapatas, puedes reducir la población de garrapatas en tu jardín y sus alrededores.

Los "tubos de garrapatas" son un producto que hemos encontrado. Son esencialmente tubos de cartón rellenos de algodón tratado con permetrina, un químico que mata las garrapatas. Los ratones recogen el algodón y lo llevan a sus nidos. La permetrina se adhiere a los aceites en su pelaje, matando cualquier garrapata que intente adherirse a los ratones sin dañarlos.

La Estación Experimental Agrícola de Connecticut (PDF) ha encontrado que dichos sistemas han resultado en disminuciones estadísticamente significativas en los niveles de garrapatas después de varios años de uso. Y a aproximadamente $4 por tubo, son más baratos que las cajas de cebo para garrapatas.

Bono: Cómo protegerte de las garrapatas

Cuando trabajes en el jardín, usa una camisa de manga larga, pantalones largos, calcetines y zapatos cerrados. Usa repelente de insectos: el mejor de nuestras pruebas brinda más de 8 horas de protección contra las garrapatas.

"E, independientemente de la época del año, realiza un ‘chequeo de garrapatas’ tan pronto que entres a tu casa", dice Goodman.

Si sufres una picadura, Goodman recomienda quitar la garrapata correctamente. Para obtener más información sobre las garrapatas en tu área, consulta el sitio web del departamento de salud de tu estado. Connecticut, hogar del pueblo de Old Lyme, donde se documentó la enfermedad por primera vez, tiene una guía particularmente completa sobre las garrapatas (PDF).

Si quieres leer más, visita Consumer Reports.

Comparte tu opinión