SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Se populariza el uso del CBD (cannabidiol)


Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio.


Una madre usa CBD para tratar las convulsiones de su hijo. Un veterano espera que le ayude a dejar de tomar opioides. Un dietista dice que le ayuda a dormir toda la noche. Incluso el dueño de una mascota lo usa para calmar a su ansioso San Bernardo. Estos son solo algunos de los aproximadamente 64 millones de estadounidenses que han probado CBD o cannabidiol en los últimos 24 meses, según una encuesta de Consumer Reports representativa a nivel nacional de más de 4,000 estadounidenses en enero de 2019.

La encuesta descubrió que más de una cuarta parte de las personas en los Estados Unidos dicen que probaron el CBD, un compuesto de la marihuana y el cáñamo que no te “intoxican", por una serie de razones físicas y mentales. Una de cada 7 de esas personas dijo que lo usan todos los días.

Los estadounidenses de todas las edades también lo están usando. Es el más popular entre las personas en sus 20 años, y el 40% de ellos dice que ha probado el CBD. Pero también el 15% de las personas mayores de 60 años lo usan. Y nuestros encuestados también dijeron que les ayudó. La mayoría de los que probaron el CBD informaron que fue efectivo, especialmente entre aquellos que lo usaron para la ansiedad. En algunos casos, dijeron que el CBD les permitía eliminar los medicamentos de venta libre o recetados, incluidos los opioides.

Se vende en forma de píldora, aceites, tinturas, bálsamos tópicos e incluso en agua embotellada, café, cerveza y cosméticos; el CBD ya se encuentra en cientos de productos en el mercado. Y eso podría aumentar rápidamente, en parte debido a los cambios recientes en la ley federal que permiten a los agricultores de los Estados Unidos cultivar legalmente el cáñamo, según Brightfield Group, una agencia de investigación de mercado especializada en cannabis. La compañía espera que el mercado de CBD solo del cáñamo crezca a $22 mil millones para 2022, frente a los $327 millones en 2017.

Al mismo tiempo, más estados están legalizando la marihuana para uso médico y, cada vez más, para uso recreativo en adultos. Más de una cuarta parte de los estadounidenses viven ahora en los 10 estados, además de Washington, DC, donde el uso recreativo es legal, incluidos California, Colorado y Massachusetts. Y otros, incluyendo Nueva Jersey y Nueva York, podrían unirse a la lista pronto.

Más de tres cuartas partes de los adultos estadounidenses favorecen la legalización del uso médico de la marihuana, según una encuesta independiente de 2018 de CR representativa a nivel nacional de más de 1,000 adultos estadounidenses, y la mitad apoya la legalización del uso recreativo.

Si bien es posible que más estadounidenses utilicen el CBD y la marihuana, las leyes y regulaciones que rigen a ambos siguen siendo confusas e inconsistentes.

Por ejemplo, aunque la marihuana ahora es legal hasta cierto punto en 33 estados, sigue siendo ilegal a nivel federal. Y a pesar de la flexibilización de las reglas que rigen el cultivo del cáñamo, algunas ciudades y estados recientemente han tomado medidas contra los alimentos que contienen CBD, calificándolo como un aditivo alimentario no aprobado.

Mientras tanto, algunos científicos, médicos y funcionarios de salud pública cuestionan lo que realmente se sabe acerca de los beneficios y riesgos del CBD en sí mismo y de la marihuana también. De hecho, el creciente interés en la marihuana ha renovado las preocupaciones acerca de su seguridad, que van desde problemas de conducción peligrosa hasta problemas de salud mental.

Si decides probar el cannabis, a continuación te explicamos lo que debes saber acerca de sus posibles beneficios y riesgos para la salud, además de cómo mantenerte seguro y evitar productos potencialmente peligrosos.

CBD

Hasta hace poco, el CBD era un compuesto poco apreciado en el cannabis. De hecho, los productores intentaron cultivar plantas que no tuvieran CBD, buscando cepas con niveles más altos de THC, según Martin Lee, un historiador del cannabis. No fue hasta el 2009, dice, que los cultivadores encontraron plantas que contenían grandes cantidades de CBD.

Algunas investigaciones sugieren que el CBD puede afectar el "sistema endocannabinoide", una serie de receptores que se encuentran en todo el cuerpo que parecen interactuar con varios compuestos en el cannabis, incluido el CBD, y algunos de ellos están relacionados con sentimientos de ansiedad y dolor, o que ayudan a regular los ciclos de sueño y vigilia del cuerpo.

El efecto en la salud de mayor alcance del CBD pueden ser sus propiedades antiinflamatorias. Y no solo en una articulación de rodilla o cadera, sino en todo el cuerpo, incluido el sistema nervioso central y el cerebro, dice Joseph Maroon, MD, profesor clínico de cirugía neurológica en el Centro Médico de la Pittsburgh University, que investigó la conexión. En una revisión de 2018, él y sus colegas dijeron que tales efectos podrían reducir la ansiedad, la depresión, las convulsiones y el trastorno de estrés postraumático (PTSD), e incluso beneficiar a la gente que ha tenido una conmoción cerebral.

Los mejores estudios de CBD hasta el momento han sido en el área de las convulsiones, y los resultados fueron lo suficientemente sólidos como para que el año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobara una versión de receta de CBD, llamada Epidiolex.

La encuesta de CR también brinda apoyo para los posibles beneficios de salud del CBD. Casi tres cuartos de las personas que tomaron CBD dijeron que era al menos moderadamente eficaz por la razón principal por la que lo usaban, y el 48% dijo que era muy o sumamente efectivo.

Y el CBD parecía funcionar bien para algunos de los problemas más comunes, como aliviar el estrés y el dolor en las articulaciones, y mejorar el sueño. Nuestra encuesta también sugiere que los efectos secundarios son poco frecuentes; casi tres cuartos dijeron que no experimentaron efectos secundarios.

También prometedor: el 22% de las personas que tomaron CBD por uno de los problemas de salud que les preguntamos dijeron que les ayudó a reemplazar los medicamentos recetados o de venta libre, y más de un tercio de ellos dijeron que lo usaron para reemplazar los opioides. Y algunos investigadores en los Estados Unidos ahora están estudiando si el CBD (solo o en combinación con THC) podría ser una herramienta en la lucha contra la crisis de opioides.

Dónde y cómo se vende el CDB

Es posible que encuentres el CBD en línea o en tiendas locales de alimentos saludables o en tiendas minoristas específicas de la CBD. En la encuesta de CR, los comestibles, como las gomitas y otros alimentos y bebidas infundidas con CBD, fueron la forma más popular de obtener CBD, con aceites o gotas, vaporizadores estilo bolígrafo y bálsamos comunes.

Busca productos que muestren cuánto CBD hay en cada dosis, no solo el producto completo, dice Mitch Earleywine, Ph.D., profesor de psicología en la University of Albany, State University of New York, que ha estudiado el uso medicinal de CBD.

Las dosis, que se expresan en miligramos o mg, varían según la forma del producto, y los expertos a menudo sugieren comenzar con productos que tienen dosis relativamente bajas. Por ejemplo, con tinturas, Earleywine sugiere comenzar generalmente con un producto que tiene solo 10 mg por dosis.

Evita los productos que hacen afirmaciones de salud exageradas, ya que a menudo son inexactas e ilegales.

Si usas dispositivos vaporizadores (vaping), tienes que saber que los aceites concentrados utilizados pueden contener un disolvente llamado propilenglicol. Cuando se quema a altas temperaturas, puede degradarse en formaldehído, lo que puede irritar la nariz y los ojos y puede aumentar el riesgo de asma y cáncer. Entonces, considera los dispositivos de CBD que anuncian “aceites sin disolventes”.

Hasta la fecha, pocos estados requieren pruebas de productos de CBD vendidos en línea o en tiendas minoristas. La mejor manera de averiguar si un producto tiene lo que reclama es solicitar el certificado de análisis llamado COA.

Ese documento muestra cómo se desempeñó un producto en las pruebas, generalmente encargadas por el fabricante, verificando los niveles de CBD y THC, y si contiene contaminantes como metales pesados o pesticidas. Si un fabricante en línea o una tienda minorista no tiene la información o se niega a compartirla, busca otro producto.

Estado legal del CDB

El estado legal del CBD todavía no es claro. Hay 47 estados que han decretado leyes que lo legalizan en una u otra medida. (Si proviene del cáñamo, los niveles de THC deben permanecer muy bajos: 0.3% o menos en comparación con las concentraciones del 20% o más altas típicas de la marihuana). La Ley de Agricultura del 2018 (Farm Bill) permite a los agricultores cultivar cáñamo y legalizar los derivados del cáñamo como el CBD. El proyecto de ley también elimina el CBD extraído del cáñamo de la lista de drogas de la Lista I de la Administración para el Control de Drogas (DEA), como la heroína, que la DEA considera que carece de uso médico y presenta un alto riesgo de abuso. (La marihuana y el THC siguen siendo drogas de la Lista I).

Pero a nivel federal, la FDA todavía tiene reservas. Esto se debe en parte a que ahora que la agencia ha aprobado un medicamento recetado a base de CBD, Epidiolex, dice que cualquier producto que comercialice el compuesto para fines de salud debe pasar por el riguroso proceso oficial de aprobación de medicamentos de la FDA.

Además, la FDA señala que cuando el CBD se agrega en los alimentos, por ejemplo, una galleta, miel, café o agua, se considera un "aditivo alimentario". Y la agencia aún no ha aprobado el CBD para ese propósito.

Como resultado, algunos funcionarios de salud locales han comenzado a tomar medidas enérgicas contra la CBD en los alimentos. Michael Lanza, portavoz del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York, dice que la ciudad prohibió el CBD en los alimentos después de que la FDA le advirtiera que era "ilegal agregar [CBD] a los alimentos y bebidas". Reguladores en Maine, Ohio, y en otros lugares han dado pasos similares.

La FDA ha dicho que realizará una audiencia pública "en un futuro próximo" sobre cómo regular el CBD y aclarar la confusión sobre el estado legal y regulatorio del CBD.

Mientras tanto, hemos encontrado solo unos ejemplos reportados de personas que enfrentaron problemas legales por tener CBD. Los cargos en al menos uno de los casos, en Texas, finalmente se retiraron.

Marijuana

Usada durante miles de años en ceremonias religiosas y como un elixir social, la marihuana también tiene docenas de usos médicos registrados. Las mujeres pioneras en los Estados Unidos la usaban para aliviar las náuseas durante el embarazo y acelerar el parto, y para mediados del siglo XIX, las primeras compañías farmacéuticas comercializaban tinturas a base de cannabis. Hoy en día, 33 estados además deWashington, DC, permiten la marihuana para una variedad de propósitos médicos. ¿Pero qué tan efectiva es, realmente?

Un informe seminal de 2017 de la Academia Nacional de Ciencias que revisó cientos de estudios de la marihuana encontró pruebas sólidas para el dolor crónico, las náuseas y los vómitos de la quimioterapia y los espasmos musculares en las personas con esclerosis múltiple (MS). Y encontró evidencia moderada para problemas de sueño (particularmente la apnea del sueño) así como dolor por fibromialgia y MS.

Pero la marihuana claramente plantea riesgos, también. Los inmediatos incluyen rendimiento mental y físico disminuidos, lo que puede ser la razón por la que su uso está vinculado a los choques automovilísticos. Un estudio de octubre de 2018 encontró que en 4 estados con marihuana recreativa legal, Colorado, Oregon, Nevada y Washington, los accidentes aumentaron un 6% en comparación con los 4 estados vecinos donde el uso recreativo estaba restringido.

Y cuando se toma en altas dosis, la marihuana puede causar alucinaciones, espejismos y psicosis, según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA). El uso intensivo a largo plazo puede incluso asociarse con un mayor riesgo de esquizofrenia, aunque podría deberse a que las personas con esquizofrenia pueden ser más propensas a consumir marihuana.

El uso a largo plazo, especialmente cuando se comienza joven, plantea un riesgo de adicción, según el NIDA, y puede perjudicar el desarrollo del cerebro. Fumar marihuana también puede provocar infecciones pulmonares y tos, aunque incluso el uso frecuente no está claramente relacionado con el cáncer de pulmón.

Un riesgo menos familiar de fumar marihuana con frecuencia pueden ser náuseas y vómitos intensos y repetidos, que pueden provocar visitas a la sala de emergencias.

Dónde y cómo se vende la marihuana

En cualquier dispensario, trae dinero en efectivo: la banca está regulada por el gobierno federal, por lo que muy pocas tiendas aceptan pagos con tarjeta de crédito. Una vez dentro del dispensario, a menudo es como una joyería, con productos bajo mostradores de vidrio. Así que tendrás que hablar con un vendedor.

Aunque se puede comprar la "flor" de marihuana ya sea en forma suelta o como cigarrillos ya enrollados, muchos fumadores fuman cannabis usando cartuchos de aceite concentrado (parecidos a los cigarrillos electrónicos). Busca aceites "libres de solventes".

Cada vez más, el THC, el CBD y otros compuestos de cannabis también se están infundiendo en aceites o tinturas, así como en tés, galletas, brownies y otros comestibles. Pero puede ser fácil obtener dosis peligrosamente altas de THC a través de productos comestibles porque pueden consumirse rápidamente, por lo que su uso requiere precaución adicional.

La marihuana también se vende como cremas, parches de liberación prolongada e incluso supositorios. Esos productos tópicos tienen más probabilidades de tener efectos localizados, como ayudar a aliviar una rodilla adolorida, y es menos probable que causen una “intoxicación de la cabeza".

El personal a veces coloca los productos en una bolsa o saco a prueba de niños, aunque se deben tomar medidas adicionales en el hogar para mantenerlos fuera del alcance de los niños.

También puedes comprar productos en los dispensarios que contienen CBD extraído de la marihuana. Es posible que tengan más THC del que se permitiría en aquellos que se venden en línea o en tiendas minoristas, pero también es más probable que contengan lo que reclaman que contienen y que estén libres de contaminantes. Eso es porque los estados generalmente requieren más pruebas de los productos vendidos en los dispensarios.

Estado legal de la marihuana

La distinción entre las leyes estatales y federales puede ser más importante en lugares donde el gobierno federal tiene jurisdicción, como los parques nacionales, incluso en estados donde el uso recreativo es legal. Eso también es cierto para los aeropuertos. Incluso si estás volando entre dos estados que han legalizado el uso recreativo, por ejemplo, California y Colorado, sigue siendo ilegal volar con marihuana, según la Administración de Seguridad del Transporte (TSA).

Las jurisdicciones locales generalmente no permiten que las personas consuman marihuana en público o mientras conducen. Pero Denver ahora permite su uso en ciertos negocios registrados.

Cuando los médicos recetan cannibis

Actualmente, solo hay cuatro medicamentos a base de cannabis aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que tu médico puede recetarte y que puedes conseguir en una farmacia como cualquier otro medicamento recetado.

Eso incluye Epidiolex, un medicamento aprobado en 2018 por la FDA para tratar dos formas raras pero devastadoras de epilepsia. Epidiolex contiene CBD extraído de plantas de marihuana como ingrediente activo.

Los otros tres medicamentos, Cesamet, Marinol y Syndros, tienen una forma sintética de THC y se usan para tratar las náuseas derivadas del tratamiento del cáncer o, en algunos casos, la pérdida de peso en pacientes con SIDA / VIH.

Para obtener la aprobación de la FDA para esos medicamentos, los fabricantes de medicamentos debían realizar múltiples ensayos clínicos que demostraran la seguridad, la eficacia y la dosificación adecuada para cada uno de esos medicamentos. Tales medicamentos pueden ser costosos, por ejemplo, —Epidiolex podría costar $2,700 al mes.

Nota del editor: Este artículo apareció en la edición de mayo 2019 de la revista Consumer Reports.

Si quieres leer más, visita Consumer Reports.

Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad