SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Ganglios linfáticos inflamados

Por A.D.A.M. -

Definición

Los ganglios linfáticos están presentes a lo largo del cuerpo. Son una parte importante del sistema inmunitario. Ayudan al cuerpo a reconocer y combatir microbios, infecciones y otras sustancias extrañas.

El término "ganglios inflamados" hace referencia al agrandamiento de uno o más ganglios linfáticos. El término médico para la inflamación de los ganglios linfáticos es linfadenopatía.

En un niño, un ganglio se considera inflamado si mide más de 1 centímetro (0.4 pulgadas) de ancho.

Nombres alternativos

Glándulas inflamadas; Inflamación - glándulas; Ganglios linfáticos - inflamados; Linfadenopatía

Consideraciones

Nódulos linfáticos

Ver este video acerca de: Nódulos linfáticos

Las áreas comunes en donde se pueden palpar los ganglios linfáticos (con los dedos) son, entre otras:

  • La ingle
  • La axila
  • El cuello (hay una cadena de ganglios linfáticos a cada lado de la parte frontal del cuello, en ambos lados del cuello y por debajo de cada lado de la parte posterior del cuello)
  • Debajo de la mandíbula y la barbilla
  • Detrás de los oídos
  • Sobre la parte posterior de la cabeza

Causas

Las infecciones son la causa más común de la inflamación de los ganglios linfáticos. Las infecciones que pueden causar esto incluyen:

  • Abscesos dentales o dientes impactados
  • Infección del oído
  • Resfriados, gripe y otras infecciones
  • Hinchazón (inflamación) de las encías (gingivitis)
  • Mononucleosis
  • Úlceras bucales
  • Enfermedad de transmisión sexual (ETS)
  • Amigdalitis
  • Tuberculosis
  • Infecciones cutáneas

Los trastornos inmunitarios o autoinmunitarios que pueden causar inflamación de los ganglios linfáticos son:

  • VIH
  • Artritis reumatoidea (AR)

Los cánceres que pueden causar inflamación de los ganglios linfáticos son:

  • Leucemia
  • Enfermedad de Hodgkin
  • Linfoma no Hodgkin. Muchos otros tipos de cáncer también pueden causar este problema.

Ciertas medicinas pueden causar la inflamación de los ganglios linfáticos, por ejemplo:

  • Anticonvulsivos como fenitoína
  • Vacuna antitifoidea

Qué ganglios están inflamados depende de la causa y de las partes del cuerpo comprometidas. Cuando los ganglios linfáticos aparecen inflamados repentinamente y son dolorosos, generalmente se debe a lesión o infección. La hinchazón lenta e indolora puede deberse a cáncer o a un tumor.

Cuidados en el hogar

El dolor en los ganglios linfáticos generalmente es una señal de que el cuerpo está combatiendo una infección. El dolor por lo regular desaparece en un par de días, sin tratamiento. Es posible que los ganglios no retornen a su tamaño normal durante varias semanas.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • Luego de varias semanas los ganglios no disminuyen su tamaño o siguen creciendo.
  • Están rojos y sensibles.
  • Se sienten duros, irregulares o fijos en su lugar.
  • Usted presenta fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable.
  • Cualquier ganglio en un niño mide más de 1 centímetro (un poco menos de media pulgada) de diámetro.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas. Los ejemplos de preguntas que se pueden hacer incluyen:

  • Cuándo comenzó la inflamación
  • Si apareció repentinamente
  • Si algún ganglio duele al presionarlo

Se pueden realizar los siguientes exámenes:

  • Exámenes de sangre, incluso pruebas de la función hepática, pruebas de la función renal y conteo sanguíneo completo con fórmula leucocitaria
  • Biopsia de ganglio linfático
  • Radiografía de tórax
  • Gammagrafía del hígado y del bazo

El tratamiento depende de la causa de los ganglios inflamados.

Referencias

Armitage JO. Approach to the patient with lymphadenopathy and splenomegaly. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 168.

Tower RL, Camitta BM. Lymphadenopathy. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 490.

 

Publicidad