Fiebre escarlatina

Definición

Es causada por una infección con bacterias llamadas estreptococos del grupo A. Esta es la misma bacteria que causa la faringitis estreptocócica.

Nombres alternativos

Escarlatina; Infección estreptocócica - fiebre escarlatina; Estreptococos - fiebre escarlatina

Causas

Alguna vez, la fiebre escarlatina fue una enfermedad muy grave de la niñez, pero en la actualidad es fácilmente curable. Las bacterias estreptocócicas que la causan producen una toxina que lleva a la erupción rojiza que le da nombre a la enfermedad.

El principal factor de riesgo para contraer la fiebre escarlatina es la infección por la bacteria que causa la faringitis estreptocócica. Un brote de faringitis estreptocócica o de escarlatina en la comunidad, el vecindario o la escuela pueden incrementar el riesgo de infección.

Síntomas

El tiempo que pasa entre la infección y los síntomas es corto, con frecuencia de 1 a 2 días. La enfermedad probablemente comenzará con fiebre y dolor de garganta.

La erupción aparece primero en el cuello y en el tórax y luego se disemina por el cuerpo. Las personas dicen que se siente como "papel de lija". La textura de la erupción es más importante que la apariencia para confirmar el diagnóstico. Dicha erupción puede durar más de una semana. A medida que esta desaparece, se puede presentar un desprendimiento de la piel alrededor de las puntas de los dedos de la mano, de los dedos de los pies y en la zona de la ingle.

Otros síntomas incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Coloración roja intensa en los pliegues que se encuentran en la axila y en la ingle
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Malestar general (indisposición)
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Dolor de garganta
  • Enrojecimiento e hinchazón de la lengua (lengua de fresa)
  • Vómitos

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica puede verificar la presencia de fiebre escarlatina haciendo lo siguiente:

  • Examen físico
  • Cultivo de garganta que muestra bacterias de los estreptococos del grupo A
  • Exudado faríngeo para realizar una prueba llamada detección rápida del antígeno

Tratamiento

Los antibióticos se utilizan para eliminar las bacterias que causan la infección de la garganta. Esto es crucial para prevenir la fiebre reumática, una complicación seria de la faringitis estreptocócica y de la escarlatina.

Expectativas (pronóstico)

Con tratamiento antibiótico apropiado, los síntomas de la fiebre escarlatina deben mejorar rápidamente. Sin embargo, la erupción puede durar hasta 2 o 3 semanas antes de que desaparezca por completo.

Posibles complicaciones

Con el tratamiento apropiado, las complicaciones son infrecuentes, pero pueden incluir:

  • Fiebre reumática aguda, la cual puede afectar al corazón, las articulaciones, la piel y el cerebro
  • Infección del oído 
  • Daño renal 
  • Daño hepático 
  • Neumonía
  • Infección sinusal
  • Inflamación de ganglios linfáticos o absceso

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Presenta síntomas de fiebre escarlatina
  • Los síntomas no desaparecen 24 horas después de comenzar el tratamiento con antibióticos
  • Aparecen síntomas nuevos

Prevención

Las bacterias se diseminan por contacto directo con personas infectadas o por las gotitas exhaladas o expulsadas a través de la tos por una persona infectada. Evite el contacto con estas personas.

Referencias

Bryant AE, Stevens DL. Streptococcus pyogenes. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 197.

Michaels MG, Williams JV. Infectious diseases. In: Zitelli BJ, McIntire SC, Nowalk AJ, eds. Zitelli and Davis' Atlas of Pediatric Physical Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 13.

Shulman ST, Reuter CH. Group A streptococcus. In: Kliegman RM, St Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier;2020:chap 210.

Stevens DL, Bryant AE, Hagman MM. Nonpneumococcal streptococcal infections and rheumatic fever. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 274.

Comparte tu opinión