Un nuevo estudio vincula la exposición al plomo con muertes por enfermedad cardíaca

Un nuevo estudio vincula la exposición al plomo con muertes por enfermedad cardíaca
Si tu casa fue construida antes de 1978, es muy probable que se haya utilizado por lo menos algo de pintura con plomo en ella | Foto: GETTY IMAGES

De acuerdo a un estimado publicado en la revista Lancet Public Health, la exposición al plomo puede contribuir con más de 400,000 muertes al año en los Estados Unidos.

Ese número incluye 256,000 muertes anuales por enfermedad cardiovascular, sugiriendo que la exposición al plomo puede ser un riesgo importante que se ha pasado por alto como causa de muerte. El estimado fue extrapolado de una muestra representativa a nivel nacional de 14,289 adultos, cuya sangre fue examinada para detectar plomo entre 1988 y 1994.

La exposición al plomo está "presente en todas partes, y es perniciosa", escribieron los investigadores.

Las personas pueden exponerse al plomo por medio de la pintura, polvo en el hogar, la comida, el agua y el humo del cigarrillo, así como a través de trabajos industriales. Se sabe que la exposición en la niñez al plomo aumenta el riesgo de desarrollo tardío y problemas de comportamiento, déficit de coeficiente intelectual [IQ], trastornos auditivos y del habla entre otros, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades [CDC].

Los niveles de plomo en los niños fueron mucho más altos hasta 1970, cuando se eliminó de la gasolina y la pintura. Sin embargo, mientras la exposición al plomo se considera un factor de riesgo para desarrollar enfermedad cardíaca, tanto los CDC como la Agencia de Protección Ambiental [EPA] han advertido que el plomo es peligroso a cualquier nivel, este es el primer estudio que cuantifica qué tan severo puede ser el daño, aun con los niveles más bajos, e incluso décadas después de su exposición.

El estudio enfatiza el peligro que representa el plomo no solo para los niños sino también para los adultos, de acuerdo con el doctor Bruce Lanphear, M.D., M.P.H, un profesor de ciencias de la salud en Simon Fraser University en British Columbia y autor del estudio sobre el plomo. "Aparentemente no hay un límite o un nivel seguro [de plomo] para las muertes causadas por enfermedad cardíaca", dice.

Aquí encontrarás lo que debes saber acerca de esta investigación y lo que puedes hacer protegerte ahora del peligro del plomo.

Los hallazgos de las nuevas investigaciones

Mientras este nuevo estimado es abrumador, los resultados deben ser interpretados con cautela, dicen los expertos.

Una limitante: Los niveles de plomo en la sangre se midieron solamente una vez. El plomo se puede almacenar en el cuerpo por años después de la exposición inicial, pero la concentración de este en la sangre puede variar con el tiempo. Otros factores de riesgo potencial, como la dieta y los hábitos de fumar, también fueron evaluados solo una vez y no se realizó un seguimiento. Y mientras que los investigadores controlaron otros factores de riesgo para tratar de concentrarse en los efectos del plomo, ellos reconocen que no fueron capaces de contabilizar todo lo que podría haber contribuido a la mortalidad.

Por ejemplo, dice Eliseo Guallar, M.D., Dr.P.H., un profesor de epidemiología y medicina en Johns Hopkins University, que no estuvo involucrado en el nuevo estudio, "la exposición al plomo también puede ser un marcador de un estatus socioeconómico desfavorable", que puede estar vinculado a comportamientos o condiciones de riesgo (como altos porcentajes de contaminación en el aire) para los cuales el nuevo estudio no pudo ajustarse.

Los niveles promedio de plomo en la sangre, probablemente son menores hoy en día para la población en general que los que eran a finales de los 1980 y a principios de los 1990, cuando se empezaron a recolectar los datos para el nuevo estudio, dice Ana Navias-Acien, M.D., Ph.D., profesora de ciencias de la salud ambiental en Columbia University en la ciudad de New York, que tampoco estuvo involucrada en el nuevo estudio. Entonces, mientras el estudio incluyó a personas que murieron tan recientemente como en 2011, el número de muertes que pueden vincularse al plomo puede ser menor hoy en día. "Esperaríamos tener menos riesgo para la próxima generación", dice Lanphear.

Aun así, ambos, Navas-Ancien y Guallar dicen que el estudio es convincente y que enfatiza el impacto, que frecuentemente se ha ignorado, que la exposición al plomo puede tener en la salud del corazón. La pareja colaboró en un estudio publicado el año pasado que evaluó la misma información que el equipo de Lanphear utilizó y que encontró que aproximadamente un tercio de la reducción en las muertes por enfermedad cardíaca de principios de los años de 1990 a principios del 2000 puede explicarse por la reducción de la exposición al plomo y a l metal pesado cadmio. 

Cómo protegerte del plomo

El plomo está prohibido en la gasolina y la pintura en los Estados Unidos y muchos otros países. Pero la substancia aún puede subyacer en lugares inesperados.

Esto es lo que puedes hacer para reducir tu exposición al plomo.

Revisa si la pintura tiene plomo. Si tu casa fue construida antes de 1978, es muy probable que se haya utilizado por lo menos algo de pintura con plomo en ella. A medida que la pintura se degrada, se raja o se descascara por el uso normal o renovaciones, se va quedando en el polvo de la casa, que puede llegar hasta tu sistema cuando respiras o lo inhalas accidentalmente. Puedes hacer una prueba de plomo a la pintura utilizando un kit que está disponible en la ferretería más cercana. Para obtener instrucciones detalladas de cómo hacer la prueba bien, ve nuestra guía aquí.

Si encuentras plomo en la pintura, no lijes, raspes o destruyas la superficie tú mismo. Necesitarás contratar a un especialista en reducción de plomo certificado por la EPA. O puedes pintar tú mismo sobre el área contaminada, siempre que no alteres la capa de plomo.

Ten cuidado con la tubería de plomo. Si tu casa fue construida antes de 1986, las tuberías de agua pueden contener plomo y debes utilizar solo agua fría del grifo para beber y cocinar. De acuerdo con los CDC, es más probable que el agua caliente se contamine con plomo. Además, es probable que quieras hacer una prueba de plomo al agua. (Busca un laboratorio certificado aquí.)

Haz examinar a tus hijos. Los CDC recomiendan que los niños en alto riesgo de exposición al plomo reciban exámenes de sangre para la toxina a los 6 meses y al año en niños con menor riesgo. Son varios los factores que pueden afectar el riesgo en los niños, incluyendo vivir o visitar regularmente una casa construida antes de 1978 que tenga pintura pelada o desgastada o que haya sido renovada. Tu médico te puede ayudar a averiguar el nivel de riesgo de tus hijos, e informarte cuándo deben ser examinados.

Pon atención a los anuncios y noticias acerca del plomo. "Los estudios muestran que la exposición al plomo por productos de consumo no es importante", dice Tunde Akinleye, un jefe de programa de evaluación en la División de Seguridad Alimentaria de Consumer Report. En ocasiones, la toxina se ha descubierto en productos comunes como el lápiz labial y juguetes entre otros. Algunas veces estos productos son retirados del mercado; otras veces, los científicos hacen pruebas de plomo a productos y publican sus hallazgos. Akinleye recomienda que los consumidores presten atención a estos reportes y busquen alternativas a productos en los que se han encontrado grandes cantidades de plomo.

Por ejemplo, un análisis reciente de Clean Label Project encontró plomo y otros metales pesados en bebidas de proteína líquidas y en polvo, y reportó las marcas que presentaron los mayores y menores niveles de toxinas. Consumer Reports ha hecho pruebas de plomo, arsénico y calcio en jugos y arroz, y continúa haciendo pruebas regulares de plomo en productos de consumo. 

Si quieres leer más, visita Consumer Reports 

Comparte tu opinión