Reduce tus costos de medicamentos con estos 6 consejos

Reduce tus costos de medicamentos con estos 6 consejos
| Foto: GETTY IMAGES

Hay algunas estrategias de sentido común que todo mundo debería considerar al intentar bajar los costos de los medicamentos, comenzando con estos básicos:

Pregunta a tu médico si necesitas un medicamento en primer lugar. Podrías no necesitarlo. En un estudio representativo a nivel nacional de CR en abril, entre más de 1,000 adultos que toman medicamentos de receta, el 70% de aquellos que le preguntaron a su médico si podían tomar menos medicinas pudieron eliminar al menos una.

Si un medicamento es necesario, pregunta cuánto costará. Un estudio más reciente de CR descubrió que la mayoría de los doctores no hablan regularmente sobre el costo de las medicinas con sus pacientes. Así que tal vez tengas que tomar la iniciativa. Cuando lo hagas, pregunta si hay algún medicamento más barato que funcione igual. Por ejemplo, los medicamentos genéricos tienen los mismos ingredientes activos que los de marca y son regulados de la misma forma por la Administración de Alimentos y Medicamentos [FDA] y cuestan entre 80 y 85% menos.

Considera las recetas de 90 días. Esto aplica especialmente para los medicamentos para tratar condiciones crónicas como hipertensión y diabetes. hipertensión y diabetes. Esto reduce la frecuencia con la que tienes que cubrir copagos. O podrías saltarte el seguro por completo. Esto sucede porque al pagar en efectivo por un suministro para 90 días podría ser más barato que 3 copagos, dice Victor Curtis, R.Ph., vicepresidente sénior de farmacia para Costco, uno de los vendedores con precios consistentemente más bajos, descubrieron los compradores secretos de CR.

A continuación te mostramos formas para lidiar con 6 situaciones comunes y particularmente irritantes que involucran precios altos de las medicinas. A veces es necesario utilizar trucos que podrían parecer contradictorios de entrada pero que hemos descubierto que sí funcionan.

Aunque estas soluciones alternativas ofrecen arreglos fáciles, no son soluciones a largo plazo para los problemas subyacentes. Es por esto que CR también está sugiriendo reformas sistemáticas significativas que el gobierno, la industria y los empleadores pueden hacer ahora para arreglar las fallas que causan los altos precios de los medicamentos.

Caso 1: Un cambio en el seguro médico aumenta los precios

Hasta este año, Michele K., de 40 años, nunca había tenido que pensar mucho en el costo de sus medicinas. No tenía deducible anual y solo un copago de $20 cuando surtía su receta mensual de Humira, un medicamento que toma para tratar su artritis reumatoide. Sin seguro médico, costaría alrededor de $5,000 al mes.

Así que se sintió devastada al enterarse de que su empleador había cambiado los planes de seguro para 2018. Su nuevo copago es de $100. Lo más preocupante es que ahora tiene que pagar un deducible de $1,500 antes de que su seguro se active. “Es como si me hubieran hecho un gran recorte de sueldo,” dice Michele, quien pidió no ser identificada con su nombre completo por miedo a represalias de su empleador. “¡Es indignante!”.

Por qué sucede

En un esfuerzo por lidiar con el aumento en los costos de atención médica, muchos empleadores ahora requieren que sus trabajadores asuman un porcentaje mayor de sus gastos médicos, incluyendo las medicinas. En 2017, más del 40% de los estadounidenses con seguros privados estaban inscritos en  planes con deducibles altos, lo que significaba que tenían que pagar al menos $2,600 por familia o $1,300 por una persona sola, de su bolsillo, antes de que el seguro entrara en vigor. En 2010, solo el 25% de aquellos con seguros privados tenían este tipo de plan.

Tu solución

Michele buscó cupones de fabricantes en el sitio web AbbVie, la compañía que fabrica Humira. Encontró descuentos que, durante un año entero, le ayudaron a ahorrar al menos $1,000.

Para ver si un fabricante de medicamentos ofrece descuentos por un medicamento caro que tomes, revisa su sitio web o ve a la lista gubernamental de programas de medicamentos descontados.

Otra opción para las personas con planes con altos deducibles es buscar las cuentas de ahorro para la salud, conocidas como HSA por sus siglas en inglés. Les permiten a la gente con planes con deducibles altos gastar hasta $6,900 al año en dólares exentos de impuestos en gastos médicos pagados de su bolsillo.

Posibles problemas

Lograr obtener cupones de los fabricantes puede ser complicado y requerir de mucho tiempo. Y deberías revisar con tu aseguradora para ver si un cupón contaría para llegar a tu deducible y al máximo de gastos pagados de tu bolsillo. Además, las personas con Medicaid o Medicare o que viven en California podrían no poder usarlos. Esto según los críticos sucede porque los cupones de los fabricantes pueden hacer que los costos de los medicamentos suban a largo plazo al evadir las listas negociadas de medicamentos o los famosos formularios, que se supone deben controlar los costos de los medicamentos y mantenerlos a un nivel justo para todos los consumidores.

Y ten en mente que las HSA son una buena opción únicamente si puedes afrontar el costo para que las cuentas tengan fondos para empezar.

Soluciones a largo plazo

Los empleadores podrían establecer máximos de pago del asegurado con las aseguradoras con las que firman sus contratos, limitando la cantidad que los empleados paguen por sus recetas o por mes. Alrededor de una tercera parte de los empleadores hacen esto, de acuerdo con el Pharmacy Benefit Management Institute. La administración de Trump ha propuesto límites similares para los planes de la Parte D de Medicare.

Los Senadores Cory Booker, D-N.J., Bob Casey, D-Pa., y Bernie Sanders, I-Vt., junto con los Representantes Elijah Cummings, D-Md., y Lloyd Doggett, D-Texas, han propuesto legislación que permitiría a los consumidores ordenar legalmente de Canadá, medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos [FDA]. Consumers Union, la división de defensa de Consumer Reports, apoya esta ley.

Caso 2: Un medicamento viejo aumenta agresivamente su precio

Cuando la hija de 4 años de Cheryl Kennedy fue diagnosticada con pinworm [oxiuro], su médico le recetó un medicamento llamado Albenza. Hace unos años, una receta de Albenza costaba $6. Pero cuando le recetaron el medicamento a la hija de Kennedy, el precio era de casi $700, aún con seguro.

Por qué sucede

Algunos medicamentos, como Albenza, son recetados tan poco frecuentemente que cuando su patente expira, ninguna compañía aplica a la FDA para hacer una versión genérica de bajo costo. Pero hace algunos años las compañías de medicamentos comenzaron a ver una oportunidad de negocio en estos medicamentos olvidados y comenzaron a comprar los derechos sobre ellos, para luego subir agresivamente los precios. Esto es lo que sucedió en 2015 con el altamente publicado caso de Martin Shkreli, el CEO de Turing Pharmaceuticals del momento. Compró los derechos del medicamento antiparasitario Daraprim, y aumentó el precio de $13.50 por píldora a $750.

Tu solución

Pregunta a tu médico si existe la opción de un medicamento relacionado pero más barato. Cuando Kennedy preguntó, su médico sugirió probar la medicina llamada Reese’s Pinworm Medicine, un medicamento que no necesita de receta médica que costó menos de $15. Y sí funcionó.

Soluciones a largo plazo

Consumers Union apoya la ley llamada CREATES Act que ayudaría a que las versiones genéricas de medicamentos de marca estén disponibles más rápido. Además, el Representante Lloyd Doggett de Texas ha presionado al Departamento de servicios humanos y de salud [HHS] a considerar tomar los grandes aumentos en precios en medicamentos desarrollados con fondos públicos como una razón para utilizar los derechos de inmiscuirse [“march-in rights”] de la agencia. Esta ley permite a las compañías hacer versiones genéricas de medicinas que de otra forma son muy caras. CU apoya esta medida.

Caso 3: Un genérico barato se vuelve caro

Cuando las migrañas de Kiwi Carlisle comenzaron a empeorar, su enfermera profesional [nurse practitioner, N.P.] la ayudó a cambiarse del genérico Topomax a un medicamento nuevo, Qudexy XR. Ambos contienen el ingrediente topirimato. Pero Qudexy XR es una versión nueva, modificada por el fabricante para presentarla en una dosis más grande que se libera a lo largo del tiempo. La mayor diferencia es el precio: menos de $15 por el genérico viejo y alrededor de $600 por el de marca nueva. Debido a que Carlisle no tiene seguro y tendría que pagarlo en su totalidad, acabó por no llenar su receta.

Por qué sucede

Los fabricantes de medicamentos a menudo modifican medicinas viejas, y después aplican para tener una nueva patente, lo que les permite cobrar más por el producto “mejorado”. Pero estos cambios a menudo son menores: una dosis ligeramente más alta o de lenta liberación, y los nuevos medicamentos no son mucho mejores que los originales.

A veces los precios de medicamentos genéricos aumentan de otra forma: no en costos más altos para nuevos medicamentos “de marca” sino en los precios de los genéricos originales que se van a los cielos. Alrededor del 20% de los genéricos han tenido aumentos en sus precios de al menos 100% entre 2013 y 2017, de acuerdo a un análisis de Drug Channels Institute, una firma de consultoría.

Esto incluye medicamentos básicos como el antibiótico tetraciclina, el medicamento para diabetes metformina y el medicamento para la presión arterial captopril. Estos incrementos pueden ocurrir cuando varias compañías de medicamentos dejan de producir un genérico y las que aún lo fabrican se aprovechan de la reducción de la competencia para cobrar más, de acuerdo con un informe de la Oficina de contraloría general [Government Accountability Office, GAO].

La consecuencia directa para los consumidores es un impacto doble: costos más altos en las medicinas viejas y medicamentos de marcas nuevas caros que no necesariamente son cubiertos por los seguros.

Tu solución

Pregunta a tu proveedor de atención médica si un medicamento más viejo te funcionaría igual. Por ejemplo, Carlisle planea pedir regresar al topirimato genérico pero obtener dos recetas: una de 100 mg y otra de 50 mg. El costo combinado: alrededor de $24 a través de la herramienta de comparación de precios de GoodRx. O si realmente quieres quedarte con la receta ligeramente modificada y más cara, obtén la ayuda de tu médico para apelar a tu empleador, aseguradora o junta de seguros de tu estado, explicando por qué esa versión es médicamente necesaria.

Posibles problemas

Mantén esto en mente: si tienes seguro pero decides no usarlo y mejor comprar precios, la cantidad que gastes no contará para tu deducible o límite de pagos de tu bolsillo.

Soluciones a largo plazo

Consumers Union y otros grupos de defensa han apoyado acción legal de la Comisión Federal de Comercio para detener a las compañías de usar modificaciones a sus viejos medicamentos como una razón de extender sus patentes. Una nueva ley en Maryland permite al estado demandar a las compañías de medicamentos que aumenten los precios de medicamentos genéricos y sin patente. Otros estados, incluyendo Colorado, Illinois y Vermont, también están buscando formas de controlar la inflación de los precios.

Caso 4: Un medicamento cuesta más con seguro

A principios de 2018, Murray Bob, un desarrollador de software de computadoras en Acton, Massachusetts, se sorprendió al descubrir que una receta para Xanax genérico costaba casi $40 más con un plan Parte D de Medicare que lo que le costaría si lo compraba en la farmacia en línea HealthWarehouse.com.

Por qué sucede

Bob podría estar experimentando una “retroacción”. Esto sucede cuando las compañías llamadas administradoras de beneficios de farmacias (PBM), las que actúan como intermediarios entre fabricantes de medicamentos y farmacias, establecen precios más altos en los medicamentos de lo que hacen las farmacias.

Cuando se le solicitó que explicara las retroacciones, la Asociación de gestión de atención farmacéutica [Pharmaceutical Care Management Association], que representa a las PBM, no comentó directamente, diciendo únicamente: “Apoyamos que el paciente pague el precio más bajo posible disponible en la farmacia”.

Los críticos de la práctica son más directos. “Está al límite del fraude,” dice Stephen W. Schondelmeyer, un profesor de economía farmacéutica en la Universidad de Minnesota. Él describe las retroacciones como cargos escondidos e innecesarios que acaban por costarle al consumidor.

Tu solución

Pregunta a tu farmacéutico cuánto pagarías si no utilizas el seguro, sugiere Victor Curtis de Costco. Los farmacéuticos por lo general no ofrecen este tipo de información interna si no haces preguntas porque los contratos entre una cadena de farmacias y una PBM podrían tener una “cláusula de mordaza” (gag clause) que les prohíbe compartir esa información.

Posibles problemas

De nuevo, si no usas tu seguro, lo que gastes no contará para tu deducible o el límite de gastos de bolsillo.

Soluciones a largo plazo

Arkansas, Connecticut, Georgia, Louisiana, Maine, Maryland, Minnesota, Nevada, North Carolina, North Dakota, South Dakota, y Texas han prohibido las retroacciones, cláusulas de mordaza o ambas, de acuerdo con la Asociación nacional de farmacéuticos [National Community Pharmacists Association]. Consumers Union está trabajando en lograr que se aprueben medidas similares en otros estados.

Caso 5: Los medicamentos que se piden por correo son más costosos

Recientemente buscamos el precio de dos medicamentos comunes: Lipitor genérico, un medicamento para el colesterol y Cymbalta genérico, un antidepresivo. Para esto utilizamos la herramienta Plan Finder en medicare.gov y detectamos algo curioso. En algunos casos cuesta más pedir que te envíen las recetas por correo que llenarlas en persona en una farmacia. En un plan, por ejemplo, un suministro para un año de ambas recetas costaría $577 por correo pero solo $341 en una tienda.

Por qué sucede

Algunos planes requieren o te insisten mucho para que obtengas todos tus medicinas de mantenimiento, las que tomas por condiciones crónicas, a través de una orden por correo. Mientras que esto, a veces, puede ahorrarte dinero, a menudo no lo hace. Cuando los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) investigaron el costo de 50 medicamentos comunes en 2013, descubrieron que en más de una tercera parte de los planes, los medicamentos costaban más por correo que en una tienda. Y en marzo de este año, en un análisis para Consumer Reports, la National Community Pharmacists Association descubrió el mismo patrón para medicamentos comunes con ciertos planes en 9 ciudades de Estados Unidos.

Tu solución

Cuando te inscribas a planes de salud busca aquellos que no te obligan a pedir por correo tus medicamentos de mantenimiento. Los planes que lo hacen “a menudo cuestan más,” dice Schondelmeyer.

Si estás eligiendo un plan Parte D de Medicare o de la Ley de cuidado de salud asequible [Affordable Care Act], una farmacia minorista siempre es una buena opción. Pero los empleadores pueden obligarte a usar farmacias que solo toman órdenes por correo. Si ese es el caso, Schondelmeyer recomienda que te quejes con tu departamento de recursos humanos [HR]. Si lo escuchan de suficientes empleados, podrían buscar otra opción.

Soluciones a largo plazo

New York prohíbe que los planes de seguros tengan el mandato de comprar por correo. A Consumers Union [CU] le gustaría que otros estados adoptaran esta misma restricción.

Caso 6: Los pacientes de Medicare se Enfrentan a un aumento en los Precios

Robert Marchant de Deltona, Florida dice que a finales del año pasado, su costo mensual del medicamento Zetia, para el colesterol, de repente subió a $124 de $45. “Los incrementos de costos inesperados mientras tienes Seguridad Social y Medicare son un verdadero desastre para tu presupuesto”, dice él.

Por qué sucede

La Parte D de Medicare, el plan de medicamentos gubernamental para personas mayores de 65 años, por lo general funciona como otros seguros, con un deducible anual más primas mensuales y copagos. Pero esto cambia cuando los costos anuales de los medicamentos, incluyendo las cuentas de gastos pagados del bolsillo y lo que el plan le paga a una farmacia, llegan a los $3,750. En este punto, tienes que pagar un porcentaje más alto: 35% por medicamentos de marca y 44% por genéricos, hasta que lleguen a $5,000 en costos anuales. Después de eso, calificas para ‘cobertura catastrófica’, y pagarás considerablemente menos, solo el 5% por el resto del año. Esa brecha en la cobertura se conoce como “donut hole”.

Tu solución

Intenta mantenerte lejos de la zona de alto precio, dice Frederic Riccardi, vicepresidente de servicios al cliente del Centro de derechos de Medicare, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas a administrar sus planes. Esta es la manera de lograrlo:

  • Compara planes antes de inscribirte. Cuando te inscribas por primera vez cerca de tu cumpleaños 65 o durante la etapa de inscripciones abiertas en el otoño, utiliza la herramienta Medicare's plan-finder tool o llama al 800-MEDICARE para ver qué tan bien cubren los medicamentos que tomas los diferentes planes y si es probable que excedas los $3,750 en costos de medicamentos. (Lee sobre cómo inscribirte en Medicare.)

  • Considera un plan Parte D de Medicare mejorado que no tenga la brecha (donut hole). Estos planes tienden a tener primas más altas, pero si es probable que llegues a esa brecha, podría valer la pena el costo extra.
  • Mantén los costos de tus medicamentos bajos. Esto significa tomar medidas como preguntar por los genéricos, utilizar recetas para 90 días y comparar precios para conseguir ofertas.

Soluciones a largo plazo

Bajo el presupuesto más reciente del Congreso, a partir del próximo año los consumidores que se encuentren en la brecha [donut hole] tendrán que pagar solo el 25% de los costos de sus medicamentos.

Además, algunos consumidores con cobertura para la Parte D podrían comenzar a ver descuentos cuando surtan sus recetas. CMS sugiere que los administradores de beneficios de las farmacias redirijan algunos de los descuentos que hoy reciben de las compañías de medicamentos a los consumidores. Pero no está claro cuándo podría suceder esto.

Consumers Union piensa que CMS debería ser capaz de usar su poder de compra para negociar con las compañías de medicamentos para conseguir precios más bajos para las personas en Medicare.

Si quieres leer más, visita Consumer Reports

Comparte tu opinión