Deshidratación: cómo reconocer los síntomas

El agua, fuente vital

Desde este mismo momento, podrías llegar a pasar días, semanas e incluso meses sin probar bocado; pero tu suerte no sería la misma si no bebieras líquido por dos o tres días, señala la Universidad de Arizona en su publicación “Agua e hidratación”.

10 razones para beber agua
El agua, fuente vital
Crédito:Thinkstock

Identifica los síntomas

La deshidratación ocurre cuando pierdes más fluidos que los que ingieres y tu cuerpo no tiene suficiente agua y otros líquidos para continuar con sus funciones normales, señala un artículo de la Clínica Mayo. Si ésta fuera tu situación y no bebieras agua, podrías sufrir un cuadro de deshidratación: leve a moderada o severa, según los síntomas.

Identifica los síntomas
Crédito:Thinkstock

¿Por qué nos deshidratamos?

Una de las causas puede ser haber sufrido de una diarrea intensa o vómitos, también de fiebre alta y sudor. Pero también, explican los expertos de la Clínica Mayo, puede ocurrir simplemente por no beber agua cuando hace mucho calor o se hace mucho ejercicio. El peligro mayor lo sufren los niños y los ancianos con enfermedades crónicas.

El 75% de nuestro cuerpo es agua
¿Por qué nos deshidratamos?
Crédito:Thinkstock

Boca seca: leve a moderada

Otros síntomas de que podrías estar sufriendo de deshidratación son: disminución de la cantidad de orina. Esto en los bebés es equivalente a no mojar el pañal durante tres horas y estar ocho horas sin orinar en niños mayores, adolescentes o adultos.

Boca seca: leve a moderada
Crédito:Thinkstock

Llanto sin lágrimas: leve a moderada

Si estás viendo una película muy triste pero sientes que no puedes llorar (o mejor dicho, que no te salen las lágrimas), podría ser otra señal, tal como señala la Clínica Mayo, de que estarías padeciendo de una deshidratación leve a moderada. Más aún si tienes la piel seca. Otros síntomas: dolor de cabeza, constipación, mareo y vértigo.

Llanto sin lágrimas: leve a moderada
Crédito:Thinkstock

Sed extrema: deshidratación severa

También son señales de un cuadro que puede requerir la atención médica urgente: sopor o irritabilidad extremos en niños, confusión en adultos; boca, piel y mucosas demasiado secas; falta de sudor, no orinar u orinar poco. También, que la orina sea color amarillo oscuro o ámbar.

Sed extrema: deshidratación severa
Crédito:Thinkstock

Color de la orina de la mañana

Según la Academia de Nutrición y Dietética, ésta es una señal irrefutable de tu estado de hidratación. Si el color es el de la limonada, la hidratación es la apropiada. Si es oscura o del color del jugo de la manzana, podría ser señal de deshidratación.

Color de la orina de la mañana
Crédito:Shutterstock

Ojos hundidos: deshidratación severa

Otra prueba que puede ser útil para saber si uno está deshidratado es “pellizcar” la piel y observar si “vuelve a su estado normal”. Si no vuelve, podría ser una señal. También: baja presión arterial, respiración agitada, taquicardia, falta de lágrimas, fiebre y, en los casos más agudos, delirio y falta de consciencia, enumera la Clínica Mayo.

Ojos hundidos: deshidratación severa
Crédito:Thinkstock

¿Cuándo llamar al doctor?

Si eres un adulto saludable, podrías tratar una deshidratación leve a moderada bebiendo más líquido, como agua o bebidas deportivas (Gatorade, Powerade, por ejemplo). Pero si en cambio tienes sed extrema, no orinas como de costumbre, piel reseca, mareo y confusión, la Clínica Mayo advierte que concurras al médico en forma inmediata.

¿Cuándo llamar al doctor?
Crédito:Thinkstock

¡Más señales para llamar al médico!

Si tu hijo o un adulto mayor presenta alguno de estos síntomas, también requerirán atención urgente: diarrea severa con o sin vómitos o fiebre o diarrea moderada por tres días o más, heces con sangre o no puede mantener la hidratación. Si no puedes asistir a un centro médico, llama al 911 o tu número de emergencias.

¡Más señales para llamar al médico!
Crédito:Thinkstock

Esencial para hacer ejercicio

La hidratación es uno de los pilares fundamentales de quienes hacen actividad física. Tomar suficiente cantidad de líquido antes, durante y después de cada actividad es vital porque provee al cuerpo de los fluidos necesarios para poder hacer ejercicio en forma adecuada, señala la Academia de Nutrición y Dietética.

Esencial para hacer ejercicio
Crédito:Shutterstock
Comparte tu opinión