7 consejos para aplicar bien el repelente de insectos

Foto: GETTY IMAGES

Este verano, ponte a salvo de las picaduras de insectos. Para combatir los mosquitos y las garrapatas, y evitar las enfermedades que pueden propagar, necesitas un repelente de insectos eficaz. Pero incluso el mejor, no ayudará si no lo aplicas correctamente. Y, aunque los repelentes generalmente son seguros, incluso para mujeres embarazadas y niños, eso es cierto sólo si los aplicas correctamente.

Qué hay que tener en cuenta

“Un repelente aplicado de manera rápida y distraída no proporcionará suficiente protección”, dice Joan Muratore, quien dirige las pruebas de repelente de insectos en Consumer Reports. "Pero aplicar demasiado o de manera incorrecta, puede suponer riesgos, especialmente para los niños pequeños", agrega. Éstos son los 7 consejos a tener en cuenta a la hora de usar estos productos.

1. Aplicar protector solar primero
Foto: GETTY IMAGES

1. Aplicar protector solar primero

Si vas a estar expuesto al sol, primero aplica tu protector solar, deja que se absorba en tu piel, luego aplica el repelente en la parte superior. Si después necesitas aplicar más protector, no necesitas volver a ponerte repelente de insectos, a menos que notes que los insectos te empiezan a molestar.

¿Protector solar con repelente?

Ten en cuenta que no recomendamos productos que combinen protector solar y repelente y tampoco lo recomiendan los CDC. Esto se debe a que el protector solar debe volver a aplicarse con más frecuencia que el repelente de insectos, por lo que podrías terminar aplicando más repelente de lo necesario.

2. Póntelo suave y uniformemente, pero no demasiado

Los mosquitos y las garrapatas pueden ser agresivos, especialmente los mosquitos Aedes aegypti, que son los principales responsables de la propagación del Zika. Pueden encontrar y picar en una sección expuesta de la piel del tamaño de una moneda de 10 centavos. Así que asegúrate de cubrir cada centímetro.

Una buena aplicación es clave
Foto: GETTY IMAGES

Una buena aplicación es clave

Agita el recipiente y rocía uniformemente sobre la piel descubierta y la ropa a una distancia de 4 a 8 pulgadas, como indica la etiqueta. Para las cremas, la mayoría requiere de una película delgada sobre las áreas expuestas de la piel. Pero no exageres: para los repelentes de insectos, más no es mejor. Una película delgada es suficiente. Y es mejor evitar la inhalación del repelente.

3. No rocíes debajo de tu ropa
Foto: GETTY IMAGES

3. No rocíes debajo de tu ropa

Aunque usar camisas de manga larga y pantalones largos puede ayudarte a evitar las picaduras de mosquitos, igual debes rociar tu ropa con repelente para una mayor protección. (Primero, aplícalo sobre una ubicación discreta para verificar posibles daños). Pero nunca lo rocíes debajo de tu ropa: eso, no solo es innecesario, sino que también puede aumentar los riesgos.

4. Usa tus manos para los puntos sensibles y difíciles

Nunca te rocíes repelente directamente sobre la cara o las orejas. En su lugar, rocía un poco en tus manos y extiéndelo sobre la cara, cuello y el exterior de las orejas, teniendo cuidado de evitar los ojos y las fosas nasales. No te olvides de frotarlo sobre la cabeza si eres calvo.

Lava tus manos

Los repelentes de insectos pueden agravar cortadas y heridas abiertas, así que evita las áreas con la piel lesionada o irritada. Y si vas a comer, lávate las manos después de la aplicación.

5. No olvides los tobillos y las rodillas
Foto: GETTY IMAGES

5. No olvides los tobillos y las rodillas

Los mosquitos tienden a sentirse atraídos por ciertos puntos del cuerpo, incluidos los tobillos, los pies y las rodillas. Y, debido a que las garrapatas suelen saltar sobre ti desde las plantas que están en el suelo, tus tobillos expuestos son un objetivo principal.

6. Ten cuidado adicional con los niños

Nunca debes aplicar repelente de insectos a niños menores de 2 meses. Incluso para niños mayores, nunca rocíes directamente sobre su piel. Primero rocíalo en tus manos, luego úntalo sobre la cara y la piel expuesta del niño. Asegúrate de evitar sus manos porque los niños tienden a meterse los dedos en los ojos y la boca. Y evita ponerlo en los ojos, las fosas nasales y la boca.

7. Vuelve a aplicar sólo cuando sea necesario

Nuestros repelentes de máxima calificación proporcionaron varias horas de protección contra las garrapatas y los mosquitos en nuestras pruebas. Aun así, algunas personas tienden a atraer más insectos que otros, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, por lo que, si los insectos te están picando de nuevo, esa es tu señal de que es hora de aplicar más.

Si haces deporte o nadas...
Foto: GETTY IMAGES

Si haces deporte o nadas...

Los repelentes de insectos también pueden desvanecerse en el agua, por lo que, si estás nadando o sudando mucho, debes pensar en volver a aplicarte el repelente después. Cuando regreses al interior, lava la piel tratada con repelente (o la de tu hijo) con agua y jabón.

Comparte tu opinión