SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Trasplante fecal alivia una colitis difícil de tratar

Por HealthDay/HolaDoctor -
Trasplante fecal alivia una colitis difícil de tratar
CRÉDITO: ISTOCK

Unos trasplantes de heces ayudaron a aliviar los debilitantes síntomas y a sanar el colon de pacientes con colitis ulcerosa difícil de tratar, muestra una investigación reciente.

Los científicos australianos afirman que los hallazgos podrían preparar el camino para que esos trasplantes se utilicen de forma más generalizada. Transferir materia fecal de donantes sanos a esos pacientes altera la composición de las bacterias intestinales, superando así uno de los principales factores de la colitis ulcerosa, afirmaron los expertos.

"Los hallazgos no nos sorprendieron del todo, dado que... estudios más reducidos, junto con experiencias no publicadas, sugerían que los trasplantes repetidos de microbiota fecal podrían ser un tratamiento efectivo para la colitis ulcerosa", comentó el autor del estudio, el Dr. Sudarshan Paramsothy, gastroenterólogo de la Universidad de Nueva Gales del Sur. "Este estudio muestra que [los trasplantes de heces] son una opción terapéutica muy promisoria para los pacientes de colitis ulcerosa".

Hasta 700,000 estadounidenses sufren de colitis ulcerosa, una enfermedad crónica que se cree que tiene su origen en una respuesta anómala del sistema inmunitario, según la Crohn's and Colitis Foundation of America. La afección hace que el revestimiento del colon se inflame y desarrolle minúsculas úlceras abiertas. Sus síntomas incluyen heces sanguinolentas, dolor abdominal y diarrea persistente.

Actualmente, los trasplantes de heces (un concepto que según los expertos reconocen, provoca cierta reacción de "asco") son el tratamiento estándar solo para las infecciones gastrointestinales virulentas con la Clostridium difficile. Esas infecciones son potencialmente letales.

En tres centros de estudio australianos, Paramsothy y su equipo analizaron a 81 pacientes de colitis ulcerosa cuya enfermedad había resultado resistente a tratamientos estándar, como los esteroides o los antiinflamatorios.

Los participantes se dividieron al azar en dos grupos: 41 recibieron trasplantes fecales repetidos durante ocho semanas, y los demás un placebo.

La materia fecal usada para los trasplantes se había derivado de al menos tres donantes por participante, para minimizar las probabilidades de que las bacterias intestinales de un donante único pudieran sesgar los resultados.

Las heces de los donantes se homogenizaron y se filtraron, entonces se congelaron para su almacenamiento, antes de su infusión como enema de "suspensión" líquida directamente en el recto, explicó Paramsothy. Se necesitaron donaciones múltiples para suplir las 40 infusiones que necesitaba cada uno de los pacientes que recibieron los trasplantes de heces, que administraron sus propias infusiones tras el primer tratamiento.

"Siempre que se [usa] un producto biológico hay un riesgo de transmisión de una infección, pero esto puede minimizarse mediante una evaluación exhaustiva de los antecedentes [y] pruebas de los patógenos conocidos en sangre y heces", señaló.

Tras ocho semanas, el 27 por ciento de los que recibieron trasplantes de heces alcanzaron el objetivo principal del estudio, que era que los pacientes no reportaran síntomas de colitis ulcerosa y que los médicos determinaran, mediante un examen endoscópico, que el revestimiento del colon se había sanado o mejorado de manera significativa. Solo tres de los 40 pacientes del grupo del placebo, o un 8 por ciento, habían logrado ese objetivo.

Cuando los investigadores tomaron en cuenta solo a los pacientes que reportaron estar libres de síntomas, sin observación del colon, encontraron que el 44 por ciento de los pacientes de trasplante de heces habían alcanzado la meta, frente a un 20 por ciento del grupo del placebo.

Los estudios fueron presentados el lunes durante la Semana de las Enfermedades Digestivas 2005 en San Diego. Las investigaciones presentadas en conferencias científicas normalmente no han sido publicadas ni revisadas por profesionales, y los resultados se consideran preliminares.

Pero un experto de EE. UU. dijo que los resultados le parecieron sorprendentes.

"Me impresionó mucho... y creo que debemos prestar atención a este estudio, apuntó el Dr. R. Balfour Sartor, director del Programa de Investigación Médica Broad de la Crohn's and Colitis Foundation of America. "Los trasplantes de heces tienen un factor repugnante, aunque hoy en día estén muy de moda. Los médicos, los pacientes y las agencias gubernamentales tienen que convencerse de que es algo seguro y efectivo, y es probable que este estudio sea el mejor ejemplo de que puede serlo para la colitis ulcerosa".

Pero aun se necesita más investigación para determinar los efectos a largo plazo del tratamiento en los pacientes de colitis ulcerosa, concurrieron Paramsothy y Sartor.

"Lo que no se ha mostrado es la durabilidad. ¿Cuánto tiempo dura la remisión de los pacientes después de que finalizan las ocho semanas de terapia?", se preguntó Sartor. "Uno de los defectos del estudio actual es que no sabemos qué sucedió después de parar los trasplantes fecales".

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU. tiene más información sobre la colitis ulcerosa.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad