SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Dieta mediterránea reduce riesgo de retinopatía diabética

Por -
Dieta mediterránea reduce riesgo de retinopatía diabética
CRÉDITO: THINKSTOCK

A los reconocidos beneficios de la dieta mediterránea sobre la salud, se suma uno más, ya que podría reducir hasta en un 44% el riesgo de sufrir retinopatía diabética, la principal causa de ceguera en la población con diabetes, según un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

La investigación, publicada en la revista Diabetes Care, evaluó el papel de los patrones dietéticos sobre la incidencia de las complicaciones microvasculares derivadas de la diabetes, como la retinopatía diabética.

La retinopatía diabética, según la Academia Americana de Oftalmología, es la enfermedad ocular diabética más común y ocurre cuando hay cambios en los vasos sanguíneos en la retina. A veces, estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos, o inclusive taparse completamente. En otros casos, nuevos vasos sanguíneos anormales crecen en la superficie de la retina. Las personas con retinopatía diabética a menudo no se dan cuenta de los cambios en su visión durante las primeras etapas de la enfermedad. Pero a medida que avanza, la retinopatía diabética usualmente causa una pérdida de visión que en muchos casos no puede ser revertida.

En el estudio participaron 3,614 hombres y mujeres de entre 55 y 80 años con diabetes tipo 2 que formaban parte del ensayo PREDIMED, un estudio multicéntrico de intervención nutricional aleatorizado realizado en una población de alto riesgo cardiovascular para evaluar la importancia de la dieta mediterránea en la prevención de enfermedades del corazón.

Los participantes se dividieron en tres grupos y se les asignó de manera aleatoria una de las tres intervenciones dietéticas: consejos para seguir una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen, consejos para seguir una dieta mediterránea suplementada con frutos secos y consejos para seguir una dieta baja en grasa tanto de origen animal como vegetal (grupo control).

Durante los 6 años de seguimiento se identificaron 74 nuevos casos de retinopatía y se encontraron diferencias significativas entre quienes habían seguido la dieta mediterránea y los que no. Se comprobó que los participantes que hicieron un seguimiento al pie de la letra de la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, mostraron las reducciones más importantes en la incidencia de la retinopatía, en comparación con el grupo que añadió frutos secos y el grupo control.

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos evidencian que la dieta es un factor del estilo de vida que tiene un papel clave en la prevención de la retinopatía diabética y consideran que sería necesario un seguimiento más prolongado para poder confirmar esta hipótesis.

Los autores del trabajo refieren que los mecanismos a través del cuales la dieta mediterránea podría proteger de la retinopatía diabética se tienen que seguir investigando. Indican que una dieta rica en verduras, frutas, frutos secos, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva virgen extra aportan ciertos minerales, sustancias antioxidantes y otros fitoquímicos que mejorarían el estrés oxidativo, los procesos inflamatorios y la resistencia a la insulina que evitarían la progresión de esta complicación de la diabetes.

Más de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea, consagrada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO por su sabor y sus beneficios a la salud, incluye cantidades mayores de aceite de oliva, verdura, fruta y pescado, y un consumo menor de carne y productos lácteos. Además de las acelgas, espinacas y lechugas, el repollo blanco, la remolacha, el apio y la berenjena también contienen nitritos, mientras más verde sea la hortaliza o verdura mayores cantidades de la molécula. Los polifenoles se encuentran en abundancia en frutas como albaricoques, cerezas, arándanos y granadas.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, más de la mitad de las calorías de grasa en una dieta mediterránea provienen de grasas monoinsaturadas (aceite de oliva). Este tipo de grasa es más saludable que la grasa saturada de la dieta estadounidense. La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que seguir la dieta mediterránea puede llevar a niveles de azúcar en sangre más estables, colesterol y triglicéridos más bajos y a un riesgo menor de cardiopatía y otros problemas de salud.

También te puede interesar:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad