SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las mejores maneras de manejar los medicamentos para el ADHD

Por Consumer Report -
Las mejores maneras de manejar los medicamentos para el ADHD
CRÉDITO: THINKSTOCK

Para obtener el panorama de un experto respecto de los medicamentos para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés), Orly Avitzur, M.D., asesor médico de Consumer Reports, entrevistó a Martin L. Kutscher, M.D., neurólogo infantil de Rye Brook, New York, quien tiene más de 20 años de experiencia en diagnósticos y tratamientos para el ADHD.

Orly Avitzur, además, es el autor de Organizing the Disorganized Child" ((Organizando al niño desorganizado con Marcella Moran, HarperCollins, 2009) y "ADHD: Living without Brakes" (ADHD: Viviendo sin frenos de Jessica Kingsley Publishers, 2008).

¿Cómo seleccionar los medicamentos que comenzará a administrarle al niño?

Por lo general, los medicamentos estimulantes son considerados el tratamiento médico de primera línea para un niño con ADHD típico. Los estimulantes incluyen medicamentos a base de anfetaminas y metilfenidatos.

En general, el objetivo es utilizar una preparación de acción prolongada para ayudar al niño durante todo el día en la escuela y el tiempo en que hace las tareas escolares. Los niños que no responden bien a los estimulantes y aquellos que presentan afecciones concomitantes, tales como tics o ansiedad, son candidatos para recibir medicamentos no estimulantes, como atomoxetina (Strattera) o guanfacina (Intuniv). Una proporción significativa de niños responderá mejor a un medicamento o a otro, en cuanto a la eficacia y a los efectos secundarios.

¿Con qué frecuencia ve al paciente para hace un seguimiento, después de comenzar con la administración de un medicamento?

En mi caso, veo personalmente a los niños alrededor de un mes después de comenzar con la administración del medicamento, con llamadas telefónicas de por medio, en caso de cualquier duda, ajuste o problema. Una vez que un niño se encuentra estabilizado, por lo general, lo veo cada pocos meses. Luego, es posible que las preguntas y ajustes simples puedan tratarse por teléfono, entre las consultas.

¿Con qué frecuencia se deben evaluar los medicamentos de los niños?

Los medicamentos se evalúan en cada consulta de seguimiento. Preguntamos sobre los efectos secundarios como también sobre la eficacia en la escuela, al momento de hacer las tareas escolares, en las rutinas matutinas y nocturnas, y en los fines de semana. En cada consulta, buscamos evidencias claras de eficacia mediante el aporte de los padres y maestros (incluidos los comentarios en los boletines o reportes escolares).

Con frecuencia, mantenemos a los maestros "a ciegas" respecto del comienzo del uso del medicamento, para obtener retroalimentación objetiva. Una vez que obtenemos, por parte de los maestros, una observación objetiva de la utilidad del medicamento, les informamos sobre el uso del medicamento, de modo que puedan brindar, en forma más eficaz, su apreciación con respecto al alcance de la utilidad y de los efectos secundarios del medicamento, en diferentes momentos del día.

¿Cuáles son los efectos secundarios comunes y cuál es la mejor manera de manejarlos?

La reducción del apetito (particularmente en el lunch) puede manejarse haciendo que el niño coma un desayuno substancioso y muchos refrigerios o bocadillos (en lo posible saludables) por la mañana y después de la cena. La estatura y el peso deben ser controlados por un profesional médico. El malestar estomacal puede minimizarse administrando el medicamento cuando el niño tiene el estómago lleno.

Es común que surjan problemas para conciliar el sueño en niños con ADHD, pero estos problemas pueden agravarse a causa de los estimulantes. La aparición de insomnio no siempre se correlaciona con la hora en que se administró la última dosis del medicamento. Pueden recomendarse medidas de higiene del sueño, lo que incluye no beber ninguna bebida con cafeína después de la cena, tener una rutina consistente al momento de acostarse, realizar una actividad tranquila antes de dormir, comer algo muy ligero y tener expectativas claras. A veces, es posible que el médico sugiera el uso de un medicamento, por ejemplo, melatonina, que actúa mejor si se toma varias horas antes de la hora deseada para ir a dormir.

La irritabilidad puede presentarse durante el momento en que el medicamento está actuando o después. Si se presenta irritabilidad durante las primeras horas del uso del medicamento, considere una preparación con un perfil de liberación más suave, una dosis más baja u otro medicamento.

Si su hijo está experimentando un "rebote", que es un período breve de llanto molesto e irracional que se produce cuando el nivel del medicamento disminuye demasiado rápido las últimas horas de la tarde, su médico debe proporcionar un régimen médico que proporcione un efecto residual más leve cuando los efectos del medicamento desaparecen. Esto puede realizarse como se indicó anteriormente o agregando una dosis pequeña de una preparación de acción corta, justo antes de que comience el rebote (en general, en algún momento por la tarde). Asegúrese de que los estimulantes no estén exacerbando un trastorno del estado de ánimo subyacente. También advierto a la familia que debe estar atenta a cualquier tic (movimiento repentino y repetitivo).

¿Cuándo decide cambiar un medicamento?

Cambiamos un medicamento:
Cuando cambia el período de tiempo en el que el niño necesita respaldo; por ejemplo, a medida que el niño tiene más tareas escolares, es posible que necesitemos cambiar a una preparación de acción más prolongada o agregar una dosis de una preparación de acción corta por la tarde.
Cuando hay efectos secundarios que no se pueden manejar como se indicó anteriormente ni con ajustes de dosis.
Cuando se presentan otras afecciones médicas o psicológicas que podrían tratarse mejor con un tipo diferente de medicamento.

Si una clase de medicamento no da resultado, ¿puede otro dar resultado?

Sí, frecuentemente sí. Esto puede provocar una sensación desagradable de estar "experimentando" con su hijo, pero puede ser necesario.

¿Cuáles son los conceptos erróneos más comunes sobre el ADHD y los medicamentos?

Período breve de atención
El ADHD es mucho más que simplemente tener un período breve de atención. Si lo único que un niño necesita fuera un golpecito en el hombro cada 5 minutos para regresar a una tarea, y si el niño dijera: "¡Gracias por recordarme!, ¿por favor, puedes regresar pronto nuevamente?", no necesitaríamos todas estas intervenciones.

En cambio, el ADHD se concibe, en forma más convincente, como un problema en las funciones ejecutivas del cerebro. Esto incluye las capacidades de poner "frenos" al comportamiento propio, las habilidades de organización, la previsión, la comprensión retrospectiva y hablar con uno mismo, en forma tranquila. Esto explica el punto de vista tradicional del ADHD como un trastorno que implica distracción; no poner frenos a las distracciones internas provoca impulsividad, y levantarse para ver esas distracciones provoca hiperactividad. Sin embargo, esto amplía mucho más nuestra comprensión y, de este modo, nuestra empatía, a fin de incluir los problemas para poner frenos a nuestras reacciones (lo que provoca "reacciones exageradas") y los problemas para manejar el tiempo.

Los estimulantes actúan "paradójicamente"

No hay nada paradójico sobre cómo actúan los estimulantes en niños o adultos. A cualquier edad, los estimulantes actúan despertando las funciones de atención propias de una persona. Piense en la cafeína. Nos "tranquilizamos" y regresamos al trabajo después de hacer un descanso para tomar un café, porque ahora estamos despiertos, no porque estamos demasiado cansados después de tomar una taza de café para andar dando vueltas por la sala y hablando. Si consideramos a los niños con ADHD como si fueran bicicletas sin frenos, considere que los estimulantes sirven para dar al niño cojines de freno eficaces.

Los estimulantes curan todo

Por lo general, los estimulantes funcionan muy bien para controlar la atención, la impulsividad y la hiperactividad que tradicionalmente, se han considerado los síntomas centrales del ADHD. Sin embargo, los medicamentos, a menudo, no ayudan lo suficiente en otras áreas de la función ejecutiva, tales como las habilidades de organización, previsión y comprensión retrospectiva. Aquí es cuando entran en juego las intervenciones organizativas de la escuela y de los padres. Es probable que los adultos que cuidan a estos niños necesiten una "red de protección" de apoyo organizativo, mientras se enseñan y se asimilan las habilidades. A veces, se debe contar con un tutor o un instructor si el niño no tolera a un padre en esta función.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar al médico?
Brindar retroalimentación precisa por parte de la escuela y el hogar, en relación con la evolución y los problemas del niño, manteniendo una actitud positiva y tranquila.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar al médico?

Brindar retroalimentación precisa por parte de la escuela y el hogar, en relación con la evolución y los problemas del niño, manteniendo una actitud positiva y tranquila.

Tratamientos para el ADHD que dan resultado

Ya sea que usted decida usar medicamentos o no, existen muchas estrategias que los padres que participan en nuestra encuesta consideran útiles. Hacer que un niño se cambie a una escuela más adecuada para ayudar con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) ayudó "mucho" (45%), como también lo hizo dar una instrucción a la vez (39%), hacer que el niño trabaje con un tutor particular o un especialista en aprendizaje (37%) y brindar estructura manteniendo un cronograma de actividades (35%).

Si bien hacer que un niño tome medicamentos fue la estrategia que se indicó más frecuentemente como de "mucha" ayuda (67%) (consulte Tratamiento farmacológico: ventajas y desventajas), hubo muchas otras estrategias que también valieron el esfuerzo adicional.

Consejos para manejarse en el hogar con ADHD

La mayoría de los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) tienen síntomas leves y no necesitan medicamentos, señala Michael L. Goldstein, M.D., neurólogo infantil en Salt Lake City y ex vicepresidente de la Academia Estadounidense de Neurología (AAN, por sus siglas en inglés). "Muchos niños y familias han desarrollado buenas estrategias por sí solos, a fin de que los síntomas no provoquen angustia al niño", señala.

Agrega que, al implementar una estrategia sin medicamentos, "los padres deberían recordar que el ADHD es un trastorno que disminuye la capacidad del niño para hacer lo que quiere hacer. Aumentar los castigos no da resultado para aliviar los síntomas del ADHD. Es posible que algunos malos comportamientos sean deliberados que podrían requerir disciplina, pero la mayor parte de la impulsividad y de la inatención del ADHD no es intencional y no mejorará con disciplina". Lo que sí da resultado es "comprender qué puede hacer el niño y cambiar las expectativas de los adultos para que se acerquen más a las capacidades del niño. 'Ahora' es siempre el mejor momento para iniciar estrategias sin medicamentos".

A continuación, se mencionan estrategias sin medicamentos del neurólogo infantil Kutscher, que usted puede usar en cualquier lugar para ayudarlos a usted y su hijo a lidiar con el ADHD:

Consejos para lidiar con el ADHD sin medicamentos

* Mantenga un ambiente positivo

Debido a que las personas con ADHD no pueden poner un freno a sus distracciones, siempre prestarán atención a lo que les resulte más atractivo en su entorno. Al igual que las polillas, les atrae la luz más brillante y permanecerán allí hasta que aparezca otra cosa más interesante. Los refuerzos positivos captarán su atención. En muy pocas ocasiones, la crítica constante mejora la actitud de una persona.

* Mantenga la calma 

Ninguna persona (ni los niños ni los padres) puede pensar con claridad cuando está estresada.

* Mantenga un ambiente organizado

 A menudo, los chicos con ADHD hacen su trabajo y olvidan entregarlo la mañana siguiente. Necesitan apoyo para organizarse de los padres y de la escuela.

* Siga haciendo todo lo antes mencionado

 Las personas con ADHD nacen con un cerebro diferente desde el punto de vista neurológico, al que le resulta difícil ejecutar un plan. Proporcione constantemente una red de protección: Supervise continuamente la situación sin involucrarse, pero intervenga para ayudar cuando sea necesario.

Cómo pueden encontrar apoyo los padres de niños con ADHD

En nuestra encuesta, uno de cada cinco padres consideró que era importante aprovechar los grupos de apoyo y otros recursos para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Para obtener consejos acerca de qué puede hacer para ayudar a sus hijos y ayudarse a usted mismo, hablamos con Marie Paxson, presidenta de Niños y Adultos con Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad (CHADD, por sus siglas en inglés), una organización nacional financiada, en parte, por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Paxson, de West Chester, PA, tiene dos hijos con ADHD que ya son adultos. Uno de ellos tenía problemas de aprendizaje y el otro tenía problemas conductuales. Paxson señala que su hijo recibió un diagnóstico a los 7 años y que tuvo mejores resultados que su hija, quien no recibió un diagnóstico hasta los 15 años, "la edad en que las personas jóvenes quieren ser idénticas a otros de su misma edad". Paxson señala que ambos hijos están teniendo éxito como adultos jóvenes, pero que recorrieron un camino más largo y más complejo que otras personas.

¿Cuáles son las cosas más importantes que deben saber los padres?

Mi consejo para los otros padres es que sean menos temerosos. El temor y la preocupación consumen mucho tiempo y mucha energía, que podrían aprovecharse mejor para encontrar soluciones. Una de las mejores maneras de encontrar tranquilidad y confianza es obtener apoyo de otros padres que están en la misma situación. Cuando uno se siente capacitado e informado, toma mejores decisiones que cuando le entra el pánico o se siente abrumado. Hay muchas decisiones que tomar al educar niños con ADHD.
Este es un problema de por vida, y usted necesitará controlarse. Un consejo que recuerdo es: "Esto es un maratón, no una carrera corta". Solía creer que existía una respuesta perfecta para los esfuerzos de mis hijos y que dependía de mí encontrarla. En realidad, por lo general existen varias soluciones posibles para estos desafíos y, en la mayoría de los casos, no había ninguna necesidad de apurarse.

¿Qué errores cometió con respecto a la afección de sus hijos?

Realmente me costó trabajo ser una madre consistente. En medio del caos relacionado con el ADHD, realmente era difícil recordar que había que ajustarse al plan de comportamiento o al programa de recompensa/consecuencia. Además, solía cometer el error de realizar demasiados cambios a la vez; me exasperaba cuando las cosas no salían bien y, en lugar de realizar un cambio o dos, reorganizaba todo el programa y pronto me metía en problemas tratando de implementarlo.

¿Qué es lo que más la enorgullece?

Estoy orgullosa de que mis hijos tengan habilidades de pensamiento crítico tan buenas y de que puedan ser independientes la mayor parte del tiempo. Tienen grandes habilidades interpersonales y me encanta que sean ingeniosos y que tengan sentido del humor; creo que esto los ayudará a superar los momentos difíciles de la vida. Me alegra que hayan aprendido a ser flexibles.

¿Qué es lo que más le sorprende?

Lleva alrededor de 10 años de perspectiva llegar a comprenderlo, pero me sorprende cómo cambian las investigaciones, la ciencia y el "pensamiento del día" con respecto al ADHD. El programa de lectura con el que mi hijo luchó durante la escuela primaria ha pasado de moda e, incluso, en la actualidad algunos expertos lo critican duramente. Nos recomendaban enfáticamente que elogiáramos mucho a nuestros hijos para asegurar una alta autoestima, pero creo que todos nos excedimos y ahora existen algunas repercusiones negativas respecto de esa práctica.

Me sorprende que algunas cosas que considerábamos fundamentales de ser padres competentes hayan cambiado y evolucionado. Sin embargo, uno sólo puede trabajar con la información que tiene. Y está en la naturaleza de la ciencia evolucionar y cambiar. Sin embargo, es mejor utilizar las mejores prácticas y las intervenciones basadas en la ciencia que improvisar.

¿A quién pueden acudir los padres?

Los padres de niños con ADHD con frecuencia acuden primero a familiares que puedan comprenderlos o a amigos en quienes puedan confiar. Si bien estos tipos de apoyo se dan naturalmente, tienen limitaciones. Por ejemplo, los padres pueden recibir consejos sobre la crianza tradicional de los hijos por parte de amigos con buenas intenciones, pero es posible que sus hijos no respondan bien a algunas estrategias sobre la crianza tradicional de los hijos. Es fácil volvernos demasiado dependientes de nuestros amigos actuales cuando nos enfrentamos a lo desconocido. Con el tiempo, sus necesidades excesivas pueden convertirse en algo desagradable y, si usted no tiene cuidado, esto puede poner fin a la amistad.

Dado que muchos niños con ADHD reciben algún tipo de educación especial, en la escuela se dan oportunidades de conocer a otros padres que están atravesando por experiencias similares. Los padres de niños con ADHD también pueden escuchar una variedad más amplia de experiencias y consejos de un grupo de padres que enfrentan problemas similares. Ese es el momento en que las familias, por lo general, acuden a CHADD.

Acudir a CHADD o a un recurso similar para obtener educación, apoyo y asesoramiento es una decisión inteligente. Los padres pueden adquirir conocimientos acerca del trastorno y desarrollar una perspectiva más realista de sus hijos. Pueden aprender qué resulta útil y qué no. Con el apoyo de otros padres, tienen la oportunidad de poner en práctica estas nuevas habilidades en un entorno comprensivo y que no los juzga.

¿Qué tipo de cosas aprende en un grupo de apoyo?

Algunas de las técnicas de crianza de los hijos son contrarias al sentido común, por eso, el apoyo de los padres resulta útil. Por ejemplo, una recomendación común es nunca decirle "no" a un niño negativista. En su lugar, el padre puede decir: "Sí, en cuanto…" o "Sí, cuando..." o "Sí, con la condición de que...". Este método es fácil de entender en un taller, pero puede que no sea la manera en que la mayoría de nosotros fuimos criados y puede resultar difícil de implementar de manera consistente. Por eso, tener personas con experiencias similares que puedan alentarlo cuando está probando una nueva habilidad o que le brinden un poco de perspectiva cuando a usted no le salen las cosas del todo bien puede resultar fundamental para el éxito en la crianza de los hijos.

También es un gran alivio simplemente estar acompañado de otras personas que "captan" por lo que estamos atravesando, quienes no necesitan una explicación detallada de los paradójicos comportamientos de nuestros hijos y que realmente creen que el ADHD sí existe. Estar en presencia de personas negativas es agotador y nos perjudica.

También nos beneficiamos de poder compartir lo que de verdad está pasando en nuestra vida. Los logros que celebramos se ven diferentes de los logros de otros niños. Colgamos los trabajos escolares que recibieron una "C" en el refrigerador porque es el mayor esfuerzo que alcanzó nuestro hijo. ¡Nos emocionamos con una tarjeta del Día de la Madre escrita a mano que no tiene una sola vocal! Damos recompensas porque no se dijo una mala palabra en un restaurante.

Estar con otros padres nos permite hablar abiertamente, lo que reduce el temor y la incertidumbre. Los padres de niños con ADHD experimentamos muchos ratos difíciles y necesitamos la ayuda de otros en la misma situación para guiarnos a través de esos momentos. Cuando usted está tranquilo, puede tomar mejores decisiones en lugar de reaccionar impulsivamente.

Compartimos nuestros momentos tristes y los temores por el futuro de nuestros hijos. Nuestros hijos ven el mundo de una manera muy diferente de los demás. Mi amigo tiene un hijo en sexto grado y la clase tenía como tarea escribir un ensayo sobre un tema libre. La mayoría de los niños escribieron sobre deportes, sobre unas vacaciones recientes o sobre por qué deberían aumentar su mensualidad. El hijo de mi amigo escribió un ensayo que se titulaba "Desearía tener un amigo". Uno no puede compartir esto con los miembros de la Asociación de Padres y Maestros (PTA, por sus siglas en inglés) ni con familiares en una barbacoa: necesitamos estar en un entorno de seguridad y enriquecedor, y eso es lo que brindan las reuniones, los eventos y las clases de CHADD sobre la crianza de los hijos.

Cómo encontrar apoyo para el ADHD

* Visite los consultorios médicos, las iglesias, las escuelas y los centros comunitarios locales para averiguar si tienen grupos de apoyo.
* Ingrese en el sitio web de CHADD para encontrar un grupo de apoyo en su área o únase a su comunidad en línea. Cuenta con 12,000 miembros que pagan una cuota y 70,000 integrantes por correo electrónico interesados en el ADHD y en los trastornos relacionados. El grupo es reconocido y se encuentra financiado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades como un Centro Nacional de Recursos sobre el ADHD. Y, si bien recibe dinero de compañías farmacéuticas, estos fondos representan menos de un tercio de sus ingresos totales.
* Consulte el calendario de eventos comunitarios en su periódico local para encontrar listados y haga consultas en línea para ver si hay un grupo en su área o para buscar otras comunidades en línea.
* Si no hay un grupo en su área, le recomendamos que considere la posibilidad de crear uno.
* Asista a eventos y conferencias locales, regionales o nacionales sobre el ADHD y los niños para obtener más información y para conocer a otros padres.
* Asista a sesiones de capacitación. CHADD brinda información educativa y apoyo para las personas y las familias que se enfrentan con el ADHD.
* Hay 300 maestros certificados que brindan clases a nivel local por todo EE. UU. y también en línea.

Qué dicen los padres de niños con ADHD

Les preguntamos a los padres de niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) con qué sorpresas se encontraron después del diagnóstico y qué les gustaría decirles a otros padres que están enfrentando la misma situación.
Los padres mencionaron, con mayor frecuencia, un aspecto: Prever que el proceso durará mucho tiempo. Más de la mitad (53%) de los padres dijeron que se debe estar preparado para el tiempo que lleva hablar con los maestros de las tareas escolares y el comportamiento. Y el 38% advirtió a otras personas que estuvieran preparadas para el tiempo que se llevan las consultas con los médicos y otros especialistas.

Los padres también necesitan estar preparados para las consecuencias sociales de la afección. El 32% notó que la atención que requieren los niños con ADHD puede tener un impacto negativo en las relaciones familiares, y el 29% señaló haber tenido desacuerdos con su cónyuge o pareja sobre el diagnóstico y el tratamiento. Los padres también señalaron que, con frecuencia, tenían que explicar el comportamiento de sus hijos a otros padres (26%) y que para los niños con ADHD era difícil mantener amistades. Solo el 8% de los padres informaron que no tuvieron ninguna dificultad adicional por tener un hijo con ADHD. Existe una clara necesidad de contar con profesionales confiables e informados que participen en el tratamiento de su hijo, para ayudar a diseñar un plan de acción para la escuela y la casa.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad