SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las 24 personalidades de DiCaprio

Por -
Las 24 personalidades de DiCaprio
CRÉDITO: THE GROSBY GROUP

Fascinado por la historia, el actor sale a la cacería de un nuevo Oscar con la "Habitación repleta" (The Crowded Room) film en el que encarará a Billy Millingan, la primera persona que utilizó con éxito el trastorno de múltiples personalidades , nada menos que 24, para su defensa en un juicio por violar, secuestrar y robar a tres mujeres en 1977. ¿De qué se trata este extraño trastorno de personalidad?

El notorio caso de Milligan ayudó a tomar conciencia sobre el diagnóstico de personalidades múltiples. un diagnóstico siempre cuestionado y de difícil acceso.

Luego de investigar durante 20 años el caso, DiCaprio será productor de su película, ya ha contratado a los guionistas  Jason Smilovic y Todd Katzberg quienes se basarán en el libro 'The Minds of Billy Milligan' de Daniel Keyes. Aún no hay fecha ni directores para el rodaje de 'The Crowded Room'  pero se habla de grandes personalidades como James Cameron, Martin Scorsese y hasta David Cronenberg.

¿De qué se trata esta enfermedad?

La disociación es un mecanismo de defensa muchas veces utilizado por personas incluso mentalmente "sanas" que tiene como objetivo intentan olvidar una situación en particular de su vida que puede ser dolorosa o separar la parte afectiva de una situación.

Ahora bien, esta disociación puede llegar al extremo de dividir literalmente la personalidad del individuo y terminar en una enfermedad psiquiátrica de alta complejidad: el trastorno de personalidad múltiple, que si bien no es muy común, no pertenece solamente al mundo cinematográfico.

El Trastorno de Personalidad Múltiple se caracteriza por la falta de conciencia de su problema que tiene el paciente, ya que responde justamente a un Trastorno Disociativo de Identidad, una división de personalidades en la que la persona no se siente conectada entre una y otra, las cuales se manifiestan en distintos momentos de su vida.

Este trastorno, suele comenzar a edad temprana, antes de los 12 años, por lo que los pacientes no suelen recordar nada de su vida anterior,  y responde muy frecuentemente a una respuesta traumática por abuso sexual, físico y/o emocional. La desconexión cumple la función de distanciarse del evento traumático, como "olvidar" o engañarse a uno mismo para no aceptar el dolor emocional.

En esas personalidades múltiples que aparecen, la persona se "olvida" de sí misma involuntariamente y se transforma en otra. En general hay una o dos personalidades que prevalecen en el día a día.

Lo que es interesante es que cada una de estas personalidades desarrolla su propia forma de ser, sentir, pensar y reaccionar, y muchas veces una de ellas puede no estar de acuerdo con la otra.

El trastorno de identidad disociativo es un diagnóstico controvertido que ha sido descrito en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Trastornos Psiquiátricos, como la existencia de dos o más identidades o personalidades en un mismo individuo. Cada una de estas personalidades cuenta con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente que lo rodea.

Según los expertos, al menos dos de estas personalidades deben tomar control del comportamiento del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal, que se la conoce como tiempo perdido o amnésico. Para ser diagnosticado, los síntomas deben ocurrir independientemente del abuso de substancias o una condición médica general para no ser tomados como un efecto secundario de la contaminación.

Las personas con un trastorno de identidad disociativo pueden experimentar a menudo un cuadro de síntomas que pueden parecerse a las manifestaciones de otros trastornos psiquiátricos como la ansiedad, las alteraciones de la personalidad, la esquizofrenia y de los trastornos afectivos o de la epilepsia. 

La mayoría de las personas que tienen personalidades múltiples sufren síntomas de depresión, ansiedad (dificultad para respirar, pulso acelerado, palpitaciones), fobias, ataques de pánico, alteraciones del apetito, estrés postraumático y síntomas que simulan los de las enfermedades físicas. 

Muchas veces pueden tener pensamientos suicidas e intentos de provocarse la muerte, así como episodios de automutilación. Muchas personas con trastorno de identidad disociativo caen en el abuso de alcohol o de las drogas en algún momento de su vida.

La vida de estas personas suele ser muy caótica, debido al cambio de personalidades, sumado a la falta de conciencia del propio comportamiento, el hecho de que las diferentes personalidades hablen entre sí bajo la forma de conversaciones internas, como una forma de alucinaciones, hace que las ausencias y complicaciones en torno a esta enfermedad empeoren.

Hay varios signos característicos del trastorno de la personalidad disociativo que pueden manifestarse: Por un lado, puede haber síntomas diferentes que ocurren en distintos momentos, muchos de ellos similares a los de la ansiedad o la esquizofrenia. Se presenta una capacidad fluctuante para asumir sus funciones del diario vivir, como hacerse cargo de la casa y sostener un trabajo. Suele haber intensos dolores de cabeza y síntomas físicos, distorsiones en cuanto al tiempo y amnesia debido a las manifestaciones de las diferentes personalidades que no son conscientes. Hay una despersonalización, la sensación de estar separado de uno mismo y experimentar su medio como irreal. Pueden presentarse crisis de pánico ante la falta de control y las alucinaciones auditivas, producto de la conversación entre las diferentes personalidades.

Estas personas a menudo se refieren a sí mismas como “nosotros”, “él” o “ella. En general, antes de ser diagnosticadas con esta enfermedad, han sido diagnosticadas con varias otras, a cuyos tratamientos no han respondido.

Se diferencia de la esquizofrenia, según el manual mencionado, ya que ésta aleja al paciente de la realidad mientras que el desdoblamiento de la personalidad ocurre de manera interna pero no afecta la relación con la realidad al menos en forma tan evidente.

Tratamiento

El tratamiento terapéutico es fundamental para ayudar a la persona a sobrevivir el sufrimiento mental de tener que vivir entre estas personalidades y sufrir esas "pérdidas" en el tiempo.  El objetivo es, llegar a negociar las diferencias y aprender a convivir con ellas.

La finalidad del tratamiento en estos casos, se basa en lograr una imagen completa de sí mismo, ya que las personalidades son partes de la persona disociadas. El tratamiento constaría de 3 fases, según datos presentados en el Journal of Trauma and Dissociation 

Fase 1: Se trabaja la necesidad de establecer seguridad en sí mismo, estabilidad y una reducción de síntomas.

Fase 2: Etapa de confrontación, superación e integración de recuerdos traumáticos en la historia para lograr la unificación de la historia.

Fase 3: Integración de la personalidad y rehabilitación de la persona en su medio ambiente.

El trastorno de identidad disociativo requiere psicoterapia y los síntomas no desaparecen por sí mismos sino como resultado de una combinación de tratamientos. La persona que padece esta enfermedad puede experimentar muchas crisis emocionales debido a acciones de las personalidades y por la desesperación que pueden acarrear los recuerdos traumáticos que aparecen durante la terapia. A menudo son necesarios algunos períodos de hospitalización psiquiátrica para ayudar a la persona en períodos difíciles.

William Stanley Milligan murió de cáncer a los 59 años en diciembre del 2014 en un hospital de Estados Unidos. También se lo conoció como Ragen, Arthur, Adalana, Christene y 19 otro más. Su caso se hizo muy popular a finales de la década de los 70 y fascinó a muchas personas. Milligan cometió sus atracos y violaciones en al campus de la Universidad Estatal de Ohio y después de ser declarado insano, cumplió condena en hospitales psiquiátricos, donde le diagnosticaron hasta 24 personalidades diferentes.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad