SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo funciona la mente de un criminal

Por -
Cómo funciona la mente de un criminal
CRÉDITO: THINKSTOCK

Muchas veces cuando sucede un crimen o una situación aberrante pensamos ¿cómo alguien puede hacer una cosa semejante? Y en realidad, es más, muchas veces vemos a las personas que han cometido un crimen, sonreir desafiantes a las cámaras en el momento de ser juzgados. ¿Cómo realmente piensan los psicópatas? ¿No les importa el daño que le hacen a los demás? Qué dicen los expertos.

Busca entrar en tu cerebro hasta intentar imaginar lo que piensas y lo logra, pero nunca podrá llegar a comprender cómo te sientes. También puede relacionarse socialmente, románticamente e intelectualmente con la persona que tiene al lado,  pero siempre los ve como objetos, sin valoración subjetiva, ya que no llega a comprender y conectarse con los sentimientos ajenos más que para manipularlos. Es capaz de cometer los crímenes más aberrantes y parece no sentirse mal al respecto. ¿Cómo funciona la mente de un psicópata?

La psicopatía

Si pensamos qué es lo que lleva a un individuo a cometer un crimen, sin sentir miedo o compasión por la otra persona, debemos hablar de psicópatas y psicopatía. 

Robert Hare, médico y profesor de la Universidad de Columbia Británica (Canadá), autor de varios libros sobre los psicópatas,  quien viene estudiando el tema desde hacer 40 años,  asegura que la única e ineludible característica de los psicópatas es que carecen de culpa ni tienen la capacidad de ponerse en el lugar del otro e imaginar el sufrimiento que puedan causar.

Sin embargo, si bien no son capaces de pensar en el sufrimiento ajeno, son capaces de meterse en el cerebro del otro para suponer cómo piensa e intentar manipularlo. 

La psicopatía es considerada un trastorno antisocial de la personalidad, por la que, a pesar de se mantiene la integridad de las funciones perceptivas y mentales del individuo, se halla patológicamente alterada la conducta social del individuo que la padece.

En el trastorno psicopático de personalidad, lo afectivo no está presente y los arrebatos de furia y violencia, son breves, sin razón aparente y seguidos por un descenso de la excitación fisiológica tal que puede ser que no queden rastros de esta alteración.

Las causas que se han encontrado del por qué de la conducta psicopática indican que, como son individuos relativamente insensibles al dolor físico, muy pocas veces tienen miedos, o les molesta la desaprobación social o la humillación, cosas que lo detendrían en su accionar. Los psicópatas no poseen ese freno a ciertos impulsos, ni miden las consecuencias de sus actos, ni obviamente, admiten su culpa o responsabilidad sobre los hechos.

El psicoanálisis: una mirada profunda

Para los psicoanalistas se trataría de una "escisión en el yo, como si se quebrara el psiquismo y hubiera una parte de uno que funciona de manera paralela, como otra estructura, a un nivel más perverso o hasta psicótico".

El psicópata forma otro tipo de estructura que la que tenemos la mayoría de las personas que es la estructura neurótica. "El neurótico siempre siente culpa no importa si tiene responsabilidad  o no. El psicópata tiene como una parte de su psiquis desconectada que de repente toma preponderancia y actúa con impulsividad. Son personas que no están atravesados por la misma moral que el resto de la sociedad, que no tiene el mismo sistema de leyes internas, ni la misma conciencia de lo que está bien y lo que está mal desde el punto de vista social", así lo explicó a HolaDoctor la psicoanalista Hebe Quintá.

La culpa está asociada a reconocernos castrados simbólicamente y para los psicópatas no funciona esa ley, por lo tanto no sienten culpa, lo que los hace tremendamente peligrosos, agrega Quintá. 

Tipos de psicópatas

El psiquiatra estadounidense Hervey M. Cleckley, un pionero en la investigación sobre psicopatía, definió en 1941 en su libro "La máscara de cordura" que existen cuatro subtipos diferentes de psicópatas: los llamados primarios que no responden al castigo ni a la desaprobación social de lo que hacen, parece que no tienen emociones genuinas, que no tienen ningún proyecto de vida. 

Por otro lado, estarían los psicópatas secundarios reaccionan ante una situación de estrés o presión del entorno. Son gente audaz y aventurera que quieren establecer sus propias reglas de juego pero son capaces de resistir a la tentación.

Dentro de cada grupo, es decir dentro de los primarios y de los secundarios, explica el experto,  están los carismáticos que son encantadores y atractivos y los descontrolados, que se enojan fácilmente y les da como un ataque de ira y un frenesí, también combinado muchas veces con ansiedad y abuso de sustancias.

“No sienten ninguna angustia personal ni tienen ningún problema; el problema lo tienes tú. Su capacidad para castigar a sus víctimas se basa en el comportamiento anormal del cerebro, que reacciona de manera completamente distinta a como lo hace el de una persona sana”, explicó el experto.

Los gestos de los líderes criminales cuando las autoridades los presentan públicamente se han convertido también en un tema de interés debido a su aparente desenfado y provocación ya que sonríen, se arreglan o desafían a la prensa. Otra señal de que no tienen conciencia de sus actos.

El tratamiento

Existen estudios que aseguran que en Estados Unidos un 1% de la población es psicópata y que estas personalidades muestran los síntomas desde edad temprana.

El problema, explica una ex-investigadora del FBI que se ocupaba de perfiles psicológicos en una entrevista, Mary Ellen O'Toole, "no existe una terapia o una píldora para la psicopatía", haciendo referencia que son personas que pueden detectar las debilidades en el terapeuta y no ven la necesidad de tratamiento.

Hare dice que "el tratamiento es como tratar de entrenar a un gato para que sea un ratón. Ninguno de los tratamientos parece dar resultado, solamente los que apuntan a una terapia de la conducta, sobre la base de intentar que se abstraigan de sí mismos y que intenten ver las cosas desde otra perspectiva...cuanto más temprano se los detecte mejores chances de cambio".

Los 20 síntomas de un psicópata

Después de una exhaustiva revisión de expedientes judiciales y a entrevistas a criminales, Hare elaboró una lista de 20 características o síntomas de un psicópata:

1. Es locuaz y tiene un encanto superficial.

2. Es egocétrico y parece tener una gran autoestima.

3. Necesita estimulación y tiene tendencia al aburrimiento.

4. Miente patológicamente.

5. Es experto en manipulación.

6. No tiene remordimiento ni sentimientos de culpabilidad.

7. Tiene afectos de escasa profundidad.

8. Es insensible y le falta empatía.

9. Tiene un estilo de vida parásito.

10. Le falta de control de su conducta.

11. Tiene conducta sexual promiscua.

12. Tiene problemas de conducta precoces.

13. Carece de metas realistas a largo plazo.

14. Es impulsivo.

15. Es irresponsable.

16. Muestra incapacidad para aceptar la responsabilidad de las propias acciones.

17. Tienes relaciones maritales breves.

18. Tienen un historial de delincuencia juvenil.

19. Le revocan la libertad condicional.

20. Tienen versatilidad criminal.

No existe un examen médico que permita detectar a un psicópata. Lo que existe es la lista elaborada por Hare y colaboradores que establece una serie de preguntas destinadas a responder a la escala elaborada por ese autor.

Sin embargo, existen algunos estudios que establecen un patrón cerebral funcionales que pueden detectarse en una resonancia magnética, sobre todo referidos a las áreas conocidas como corteza frontal y sistema límbico. 

Por otro lado, Hare también asegura que "existen algunos factores genéticos y circunstanciales que pueden predisponer  a la persona a desarrollar una psicopatía".

Otra aclaración importante del autor: "no todos los psicópatas están en la cárcel ni son criminales. Están por todos lados, sacando ventaja de los demás".

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad