SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vacuna aumenta riesgo de convulsiones por fiebre en niños

Por Madonna Behen, Reportero de Healthday -
Vacuna aumenta riesgo de convulsiones por fiebre en niños

Un estudio confirma que los bebés que están aprendiendo a caminar que reciben la vacuna SPRV (sarampión paperas, rubéola y varicela, en inglés MMRV) están en mayor riesgo de tener convulsiones febriles entre una semana y diez días después de recibir la inyección que los niños que reciben la vacuna triple (SPR o MMR en inglés) y la de varicela por separado en la misma consulta.

Aunque la vacuna combinada duplica el riesgo de convulsiones febriles, los expertos advirtieron que las probabilidades siguen siendo bastante reducidas.

"Lo que es importante que entiendan los padres es que, aunque existe una duplicación del riesgo con la vacuna combinada, el riesgo general de convulsiones para cualquier niño con la vacuna que contiene sarampión es inferior a uno entre mil", recalcó la Dra. Nicola Klein, codirectora el Centro de Estudio sobre Vacunación Kaiser Permanente en Oakland, California, e investigadora líder del estudio, publicado en línea el 28 de junio y en la edición impresa de julio de Pediatrics.

El estudio, financiado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, incluyó los registros médicos de más de 459,000 niños que recibieron la primera dosis de vacuna que contenía sarampión entre 2000 y 2008. Los datos provinieron de Vaccine Safety Datalink (VSD), un sistema de vigilancia de seguridad de las vacunas financiado por los CDC y compuesto por los registros médicos de ocho organizaciones de medicina administrada por todo el país.

Los investigadores hallaron que entre los que tenían entre 12 y 23 meses que recibieron la primera dosis de vacuna que contenía sarampión, la SPRV causó un episodio de convulsiones febriles adicional por cada 2,300 dosis, comparado con vacunas separadas de SPR y varicela.

Las convulsiones febriles son causadas por la fiebre y ocurren en cerca del cinco por ciento de los niños entre los seis meses y los cinco años de edad, explicó Klein. Aunque las convulsiones son perturbadoras, sobre todo para los padres, no conducen ni a epilepsia ni a trastornos convulsivos.

Los hallazgos son un seguimiento de los resultados primarios sobre el riesgo duplicado de convulsiones febriles, sobre de los que Klein y sus colegas informaron al Comité Asesor de Prácticas de Vacunación (Advisory Committee on Immunization Practices, ACIP) de los CDC en febrero de 2008. Poco después, el ACIP cambió sus recomendaciones de una preferencia establecida por la vacuna SPRV a ninguna preferencia por SPRV, o vacunas separadas de SPR y varicela.

"La razón por la que hicimos el estudio más grande fue para confirmar el hallazgo de la duplicación del riesgo y para evaluar convulsiones que ocurrieron en otros momentos. No hallamos mayor riesgo fuera de la ventana de siete a diez", aseguró Klein.

La vacuna SPRV, fabricada por Merck & Co., fue autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. en 2005 para su uso en niños entre los doce meses y los doce años. La primera dosis se recomendó entre los doce y los quince meses, y la segunda entre los cuatro y los seis años. Desde 2007, la vacuna no ha estado disponible por problemas de fabricación, pero la empresa ha comenzado a tomar pedidos recientemente. Muchas clínicas y consultorios tuvieron existencias de la vacuna incluso por buena parte de 2008.

La Dra. Wendy Sue Swanson, pediatra de Mill Creek, Washington, que también trabaja en el Hospital Infantil de Seattle, aseguró que inicialmente era una defensora acérrima de la vacuna SPRV, aunque comenzó a informar a los padres acerca del riesgo de convulsiones febriles en cuanto se dieron a conocer los hallazgos preliminares y el ACIP cambió su recomendación.

"Les decía que había salido un informe que decía que es el doble de probable que haya convulsiones con esta vacuna combinada, aunque siguen siendo muy poco probables, y todos prefirieron las vacunas separadas", relató Swanson. "Los padres pensaron que valían la pena los veinte segundos adicionales de incomodidad si podían proteger a sus hijos de estas enfermedades igual de bien con dos inyecciones y reducir el riesgo de convulsiones".

"Como pediatra, mi labor es ayudar a las familias a reducir los efectos secundarios y los riesgos", agregó Swanson, madre de dos. "Uno de cada 2,300 es prácticamente nada, aunque no del todo. Nadie quiere que su hijo sea ese uno".

En parte, porque los CDC, por los hallazgos de este estudio de mayor tamaño, publicaron el mes pasado nuevas recomendaciones para la vacuna SPRV que dicen que los niños que tienen antecedentes personales o familiares de convulsiones deben ponerse vacunas de SPR y varicela de manera separada. Los CDC también dijeron que, aunque las vacunas SPRV o SPR y varicela separadas pueden ser usadas como primera dosis para niños entre 12 y 47 meses, los proveedores de atención de la salud deben aplicar vacunas separadas para la primera dosis "a menos que el padre o cuidador indique específicamente que prefiere la vacuna SPRV".

Más información

Para más información sobre las convulsiones febriles, visite el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad