SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Conoce a la nueva Barbie humana

Por -
Conoce a la nueva Barbie humana

Una chica ucraniana se ha convertido en la sensación del momento. Se trata de Alina Kovalevskaya, quien ha sido bautizada como la nueva muñeca Barbie de carne y hueso.

Una nueva muñeca Barbie ha llegado, y no precisamente a las tiendas departamentales. La ucraniana Alina Kovalevskana comparte un parecido sorprendente con el famoso juguete de la marca Mattel.

Con 21 años de edad, Alina se ha ganado la fama gracias a su singular belleza, misma que es similar a la de su connacional Valeria Lukyanova, quien gracias a las cirugías estéticas ha logrado parecerse a la célebre muñeca.

Pero Alina tiene algo que la distingue de Valeria. Ella asegura que jamás se ha operado. Lo único que ha hecho es agrandar sus ojos con lentes de contacto.

“Me veo como muñeca. Me gustan los ojos grandes, la nariz pequeña, los labios gruesos. Me encanta el pelo largo. Mi cabello mide un metro de largo. Cuando me puse los lentes de contacto mis amigos dijeron ‘oh’ Dios mío, te ves realmente como una muñeca”, manifestó.

Y aunque en algún momento fue amiga de Lukyanova, ahora ambas son eternas rivales, quizás porque sólo hay un Ken disponible para ellas.

“Hemos tenido algunos malos entendidos, después de lo cual dejamos de hablarnos. Me di cuenta de que no es una persona con la que me gustaría hablar o tener como amiga”, agregó.

Lo que hasta el momento es un hecho, es que Alina no ha causado escándalo como su ex amiga Valeria, quien en alguna ocasión hizo comentarios racistas al argumentar que gracias al cruce de etnias muchas personas mestizas no están a gusto con su físico y por consiguiente entran al quirófano.

Y esta no ha sido su única “travesura”. En junio de 2014 llamó la atención de los medios por publicar una serie de fotos donde aparece sumamente delgada, dejando al aire las sospechas que padece alguna clase de trastorno alimenticio.

El caso de Valeria y Alina no son los únicos. Existen otras historias en las que, personas comunes roban la atención luego que llegan a hacer hasta lo imposible por parecerse a sus ídolos, tal es el caso de Toby Sheldon, un alocado fan de Justin Bieber que gastó $100,000 en operaciones para parecerse al intérprete de “Boyfriend”.

También está el caso de Justin Jedlica, un estadounidense que al igual que Sheldon, gastó la misma cantidad de dinero para asemejarse a Ken, el novio de la muñeca Barbie.

Independientemente del parecido, los ejemplos mencionados tienen algo más en común, es posible que presenten un problema conocido como Trastorno Dismórfico Corporal, el cual es un problema psiquiátrico caracterizado por una preocupación con un defecto imaginario o leve en la apariencia, que causa una angustia emocional o una discapacidad funcional clínicamente significativa.

De acuerdo con la Dra. Katherine Phillips, del hospital de Rhode Island, en Estados Unidos, más que un problema estético, este trastorno obedece a un problema mental. 

“La mayoría de estos individuos cree tener una deformidad real que puede corregirse con tratamientos cosméticos para arreglar los defectos percibidos, en lugar de buscar intervenciones psiquiátricas”, aseguró.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Salud de las estrellas a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad