SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Amy Adams, cuando se vive con una niñez difícil

Por -
Amy Adams, cuando se vive con una niñez difícil
CRÉDITO: GETTY IMAGES

Para cualquier niño, el divorcio de sus padres podría significar una experiencia devastadora, incluso para la misma actriz nominada al oscar Amy Adams, quien además de éste, vivió otros momentos muy difíciles en su infancia.

¿Cómo se logra el éxito? Seguramente para la actriz Amy Adams, éste se consigue con el arduo trabajo, pues a juzgar por varias etapas de su vida atravesó por situaciones muy complicadas, como la separación de sus papás.

De acuerdo con The National Enquirer la actriz tuvo muchas dificultades para superar el divorcio de sus padres, en gran medida por que su madre dejó a su padre para mudarse a vivir con otra persona del mismo sexo, con quien tenía una relación.

Sumergida en el abandono, Amy tuvo que recurrir a otras amistades para poder vivir debido a la falta de medios, incluso abandonó la práctica de la religión mormona, misma que le fue inculcada desde muy pequeña.

Un fuente cercana a la estrella de películas como "American Hustle" o "Her" aseguró que “ella vivió con diferentes amistades y sus familias por un par de años, pues los problemas financieros eran grandes y su padre luchaba. Amy estaba devastada y lloraba todas las noches”.

Sin embargo, a pesar de los problemas difíciles del pasado, Amy trata de llevar una buena relación con Kathryn Adams, su madre, quien la acompañó a la entrega de los premios Oscar número 86.

Y es que afrontar un divorcio, no es nada fácil para cualquier persona. De acuerdo con la Fundación Nemours, muchas de las repercusiones que se pueden producir en el menor son tristeza, frustración, enfado o preocupación. Para evitar que esto ocurra que sugiere que:

  • Los padres mantengan los conflictos, riñas y discusiones acaloradas, así como los comentarios sobre los aspectos legales del divorcio al margen de los hijos,
  • Reducir al mínimo la alteración de las rutinas cotidianas del niño.
  • Restringir la negatividad contra el otro, así como el resentimiento y la tendencia a echarle la culpa, a las sesiones de terapia y las conversaciones con amigos que se mantengan fuera de la casa.
  • Asegurarse de que ambos padres sigue implicados en la vida del niño.

No obstante, los niños no son los únicos que necesitan apoyo. Los adultos que atraviesan por este proceso necesitan apoyo de amigos, profesionales de la salud, religiosos y parientes.

Lamentar la pérdida de una familia es normal pero, con el tiempo, tanto el padre como el hijo acabarán aceptando y adaptándose a la nueva situación. Por lo tanto, se sugiere calmar al hijo diciéndole que es normal que al principio desee que sus padres vuelvan a estar juntos, pero explícale y déjale bien clara la decisión que ambos han tomado al respecto.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Salud de las estrellas a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad