SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Tusam: "cuando se quiere, se puede dejar de fumar"

Por -
Tusam: "cuando se quiere, se puede dejar de fumar"

El hipnotista realiza una gira por América Latina para compartir su método para dejar de fumar a través de la hipnosis y el control mental. Sin promesas mágicas,  propone abandonar el hábito con pasos sencillos y progresivos. 

En tiempos en que todos queremos vivir más, el sólo hecho de saber que al fumar la vida se acorta diez años debería ser suficiente para hacer el intento una y otra vez de abandonar el hábito, que se enciende y apaga cada vez que se prende un cigarrillo. Y la hipnosis pareciera ser una alternativa interesante, cuando los parches de nicotina, las advertencias del médico y los sermones de familiares y amigos ya no surten efecto.

Leo Tusam, el hijo del padre del hipnotismo en América Latina, lo sabe y va a hacer todo lo que sea necesario para sumarse a esta causa y lograr que su público tire a la basura esas cajetillas que cada vez son más caras. No sólo por lo que hay que pagar, sino por el costo de los tratamientos para abandonar el vicio. 

Si bien esta reportera no fuma -es lo único que puede agradecerle al asma- y todavía ve con escepticismo el poder de  la hipnosis, acudió al primer curso del año de “Tusam Proper Salud”, en Argentina, para saber de qué se trata. 

Tusam es un hipnotista de raza. Pero no porque nos haga caminar sobre las brasas sin sentir dolor, sino porque embelesa a su público. Alrededor de 50 personas llegaron al auditorio de la “Cámara de la Industria y Comercio de La Matanza”, en Buenos Aires, y ya lo adoran. 

Aunque la Wikipedia nos dice que tiene 40 años, se ve mucho más joven. De hecho, parece el mismo que aparecía en las cámaras junto a su padre en los 90. Sin embargo, mucha agua pasó debajo del puente y el joven Tusam participó de decenas de programas de televisión, desde canales locales hasta “Superhumanos” en History Channel, demostrando el poder de la hipnosis para levantar autos con los dientes, sumergirse en una pileta con serpientes y no respirar por más de diez minutos o incluso para soportar 24 horas dentro de un cubo de hielo gigante a 14 °F (-10 °C) .

Con semejantes antecedentes, no resulta impensable que Tusam y su técnica puedan ayudar a esta gente, que promedia los 60 años y que no necesita mostrar sus “dedos” de fumadores cuando escuchamos el coro de sus desafinadas “toses” (no voces).

La culpa no es de Dios

Desde el primer momento en que arriba al salón de conferencias, Tusam despliega su poder hipnótico. Pero el pensamiento colectivo de “qué adorable que es”, se corta abruptamente cuando el hipnotista empieza a mostrar en una pantalla a los famosos que murieron de cáncer de pulmón a la misma edad de muchos que están en ese mismo salón: Humphrey Bogart, John Wayne, George Harrison, Cal Wilson (de “The Beach Boys”), entre otros, y deja para lo último un video del gran Sandro de América, el Elvis Presley argentino, que falleció a los 64 años luego de un doble trasplante pulmonar. En el salón se hace un silencio de velorio. 

En la pantalla aparece Sandro –todavía con vida- diciendo que la culpa no la tiene Dios de que él esté tan mal sino que la culpa de todo la tienen los 80 cigarros diarios que fumó por día…

“¿Sirve de algo saber esto?”, pregunta Tusam al finalizar la proyección de celebridades humeantes. “De nada”, se lee ahora en la pantalla. Entonces el mentalista comienza a compartir consejos, presenta un biomarcador –que puede bajarse de su página de Internet - para saber los mejores y peores días para dejar de fumar, además de otros trucos para ir abandonando el mal hábito, y finalmente anuncia otro método que denomina “shock” y que luego explicará.

Una ilustración de los pulmones de un fumador aparece en la pantalla. “Adivinen porqué (ustedes) todavía siguen vivos”, pregunta el mentalista a la audiencia. Una señora de unos 50 años atisba una hipótesis: “Porque tenemos suerte”. Otros creen que simplemente todavía no fueron elegidos por Dios. Tusam contesta cortante: “Porque todavía les queda algo de aire en los pulmones”.

Hipnosis y auto convencimiento

El poder de la hipnosis ya está surtiendo efecto. ¿O acaso no es motivo suficiente para dejar de fumar saber que eso es lo que les espera a cada uno si siguen así?

“La hipnosis es lo mismo que la digestión. Es algo que ocurre, que existe, es un proceso natural. Es concentrarse en un pensamiento mientras uno está más despierto que nunca. Pasa cuando te enamoras, cuando ves una película. Mi método de hipnosis para dejar de fumar se basa estrictamente en información, en proporcionarles datos para que entiendan el proceso y sepan el daño que les hace el tabaco”, explica Tusam en una entrevista con HolaDoctor.

Sin embargo, en varias oportunidades durante la conferencia el hipnotista se encargó de aclarar que: "la hipnosis es una pata, una ayuda, pero no es el 100% del tratamiento; la adicción al cigarrillo no es un tema mental sino bioquímico. Y este método, que yo propongo, puede ayudar a que esta decisión resulte más fácil de llevar a cabo". 

No hubo péndulos en la sala, nadie levitó, pero es muy probable que al terminar la conferencia, la gente haya salido a la calle con una sola idea en la mente: tengo que dejar de fumar, tengo que dejar de fumar.

“Cuando se quiere, se puede”, asegura el hipnotista que comparte sus mejores tips con la audiencia de este portal. 

 
Leo Tusam da conferencias para dejar de fumar, para adelgazar y para combatir el estrés por distintos lugares de América Latina y Estados Unidos. Para más información, visitar www.propersalud.com.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad