SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Problemas en manos y pies que se curan con medicamentos

Por HolaDoctor y agencias -
Problemas en manos y pies que se curan con medicamentos

Estos problemas de manos y pies en general se solucionan con tratamientos simples, algunos de ellos caseros, cambios de hábito o correctores ortopédicos. Sin embargo, algunas veces pueden presentarse complicaciones que pueden derivar en una infección o enfermedad, y en estos casos será necesario recurrir a alguna medicación.

El pie de atleta o tinea pedis

Se trata de la aparición de un cierto tipo de hongos en los pies, principalmente entre los dedos, aunque también se puede extender a otros sectores, incluso las uñas. 

Algunas veces puede llegar a ser necesario remover la uña afectada para aplicar directamente la medicación en crema o spray; esto permite curar antes la piel y evitar una uña deformada y permitir el desarrollo de una nueva uña sana. 

Para eliminarlos se realizan topicaciones locales con un fungicida o también se puede espolvorear los pies y el calzado con un talco adecuado para combatir los hongos. 

También se pude tomar medicamentos específicos prescriptos por el médico.

Callos y callosidades

Son engrosamientos que produce la piel a modo de protección. Cuando la dureza se forma en la parte superior o lateral de los pies se llama callo, en tanto que las callosidades son las que se producen en las manos y la  planta de los pies.  

Si se produce una infección o úlcera en un área de un callo o callosidad, es posible que sea necesario que el médico elimine el tejido dañado y probablemente se requiera un tratamiento con antibióticos.

Pie diabético

Los pacientes diabéticos tienen deficiencias en su sistema circulatorio y las heridas les resultan muy difíciles de sanar, especialmente en la zona de los pies. 

En el caso de heridas graves o que tarden en sanar, hay que consultar con rapidez al podólogo,  ortopedista o médico de cabecera.

Talones agrietados

Son grietas o fisuras que aparecen cuando los talones no están suficientemente humectados. La piel se pone gruesa, reseca, dura al tacto y con aspecto antiestético pero en general no suele ser más que una molestia que se soluciona fácilmente con cremas y algunos cuidados caseros. 

En cambio los obesos, los enfermos de diabetes y las personas con insuficiencia vascular pueden llegar a tener complicaciones como una infección o ulceración severa. 

Estos pacientes deben consultar al podólogo, ortopedista o médico de cabecera ante la aparición de los primeros síntomas. Algunas veces los talones pueden llegar a sangrar y favorecer el ingreso de bacterias y virus, infección y enfermedades, y en este caso será necesaria la toma de antibióticos.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad