SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo hacer maquillaje casero para Halloween

Por -
Cómo hacer maquillaje casero para Halloween
CRÉDITO: THINKSTOCK

Una parte indispensable de un buen disfraz de Halloween y magnífica alternativa a usar una máscara, es el maquillaje en la cara. Sin embargo, debes tener mucho cuidado con el tipo de cosméticos y pinturas que les aplicas en la cara a tus hijos, ya que podrían contener plomo y otros metales tóxicos para su piel y su salud. Acá te presentamos algunas opciones con ingredientes naturales.

Los disfraces de payasos, fantasmas, calavera, vampiros o zombis requieren de pintar el rostro con una base de color blanco. Para preparar una porción, suficiente para el maquillaje de un niño, necesitarás:

2 cucharaditas de manteca vegetal sólida
5 cucharaditas de fécula de maíz
1 cucharadita de harina
4 gotas de glicerina

Desbarata la manteca y mézclala con la harina y la fécula de maíz con un tenedor, del mismo modo que harías para hacer una pasta para pastel y hasta obtener una composición espesa y uniforme. Añade la glicerina y mezcla bien para que adquiera una consistencia cremosa. Si todavía es demasiado espesa, agrega una o dos gotas más de la glicerina y vuelve a mezclar.

Aplica con una esponja de maquillaje en las áreas grandes y con pincel en las áreas más pequeñas, cuidando siempre el área del contorno de los ojos y la nariz. Desmaquilla usando aceite de pepita de uva. Es mucho más barato que las cremas y maltrata mucho menos tu piel.

A la base blanca le puedes dar el color deseado simplemente añadiendo poco a poco una pizca de alguno de los siguientes ingredientes, solo se requiere un poco para dar color. Ten en cuenta que los tonos pueden ser más opacos o claros que los maquillajes artificiales que se venden en cualquier tienda, así que puedes jugar con los matices y tonalidades.

Por ejemplo, con el polvo de la raíz de la cúrcuma, (turmeric), una de las especias más usadas en la gastronomía de la India como colorante alimentario para el arroz, carne y diversos platos puedes obtener un tono amarillo intenso. Si lo que quieres es un tono naranja, puedes mezclar azafrán en polvo (especia muy apreciada por su sabor y aroma) con un poco de polvo de remolacha o betabel.

Para el color rosa o rojo utiliza el polvo de remolacha, añade poco a poco a la base de color blanco hasta obtener el tono deseado. El color verde lo puedes obtener machando un poco de aguacate con un tenedor hasta convertirlo en una pasta homogénea y mezclando con la crema base.

La gama de marrones requiere de un poco de polvo de cacao o café instantáneo, pero si lo que quieres es gris o negro, utiliza un poco de polvo de carbón activado. El zumo de puñadito de arándanos añadido a la base te permitirá obtener el color morado.

Darle color rojo a los labios puede ser tan sencillo como frota un pedazo de remolacha sobre ellos. Corta un trozo y pásalo sobre los labios durante unos minutos. El jugo que quedes alrededor o sobre la barbilla puede tener el efecto de acabar de chupar sangre si el disfraz es de vampiro y vampiresa.

Darle color rojo a los labios puede ser tan sencillo como frota un pedazo de remolacha sobre ellos. Corta un trozo y pásalo sobre los labios durante unos minutos. El jugo que quedes alrededor o sobre la barbilla puede tener el efecto de acabar de chupar sangre si el disfraz es de vampiro y vampiresa.

Aunque se trata de ingredientes naturales, considera la posibilidad de hacer una prueba sobre una pequeña zona de la piel unos días antes de Halloween para asegurarte que tu hijo no tendrá una reacción alérgica.

Ten presente que usar una pintura no apropiada para maquillar a tu pequeño puede causar salpullidos, reacciones alérgicas e incluso hacer un daño permanente en su piel. Evita las acuarelas, los marcadores o los bolígrafos (no son seguros y pueden ser difíciles de eliminar), la pintura acrílica para manualidades (puede ser “no tóxica”, pero eso no la hace apropiada para pintar la cara) y las pinturas a base de aceite. 

El año pasado, en el sitio web de la coalición “Campaña por Cosméticos Seguros”, publicó un informe en el que alerta sobre la seguridad de los productos para pintar la cara ampliamente disponibles a través de Internet o en tiendas de artesanías. 

Todos los productos de pintura probados contenían plomo, y seis de cada 10 tenían otros alérgenos como níquel, cobalto o cromo, en niveles superiores a los recomendados. También había problemas con el etiquetado, ya que algunos productos proclamaban ser hipoalergénicos pero no lo eran.  

También te puede interesar:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad