SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Cuidados personales con las úlceras isquémicas

Por A.D.A.M. -

Descripción

Las úlceras (heridas) isquémicas pueden ocurrir cuando hay flujo sanguíneo deficiente en las piernas. Isquémica significa reducción del flujo sanguíneo en una zona del cuerpo. El flujo sanguíneo deficiente causa la muerte de células y daño del tejido. La mayoría de las úlceras isquémicas se producen en los pies y las piernas. Estos tipos de heridas pueden ser lentos para sanar.

Nombres alternativos

Úlceras arteriales - cuidados personales; Úlceras por insuficiencia arterial - cuidados personales; Heridas isquémicas - cuidados personales; Enfermedad arterial periférica - úlcera; EAP - úlcera; Enfermedad vascular periférica - úlcera; EVP - úlcera

Causas

Las arterias obstruidas (ateroesclerosis) son la causa más común de las úlceras isquémicas.

  • Las arterias obstruidas impiden que haya un riego sanguíneo saludable a las piernas. Esto significa que los tejidos en las piernas no reciben suficientes nutrientes y oxígeno.
  • La falta de nutrientes provoca la muerte celular, dañando el tejido.
  • El tejido dañado que no recibe suficiente flujo sanguíneo también tiende a sanar más lentamente.

Las afecciones en las que la piel se inflama y el líquido se acumula en las piernas también pueden causar úlceras isquémicas.

A menudo las personas con mala circulación también tienen daño a los nervios o úlceras en los pies por diabetes. El daño a los nervios hace que sea más difícil sentir una zona en el zapato que se fricciona y causa una úlcera o llaga. Una vez que se forma una úlcera, el flujo sanguíneo deficiente dificulta su sanación.

Síntomas

Los síntomas de las úlceras isquémicas abarcan:

  • Úlceras rojas oscuras, amarillas, grises o negras.
  • Bordes levantados alrededor de la herida (luce con agujeros).
  • No hay sangrado.
  • Herida profunda a través de la cual los tendones pueden verse.
  • La piel de la pierna aparece brillante, templada, seca y sin vello.
  • Descolgar la pierna por el lado de la cama o la silla hace que ésta se torne de color rojo.
  • Cuando eleva la pierna, ésta se torna pálida y fría al tacto.
  • Dolor en la pierna, a menudo por la noche. El dolor puede desaparecer cuando la pierna está descolgada.
  • La úlcera puede o no ser dolorosa.
  • Las heridas pueden aparecer en las piernas, los tobillos, los dedos de los pies y entre los dedos del pie.

¿Quién está en riesgo?

Cualquier persona con mala circulación está en riesgo de heridas isquémicas. Otras afecciones que pueden causar heridas isquémicas abarcan:

Cuidado de la herida

Para tratar una úlcera isquémica, hay que restablecer la circulación a las piernas. Es posible que usted necesite tomar medicamentos. En algunos casos, se puede requerir cirugía.

Su proveedor de atención médica le mostrará cómo cuidar la herida. Los cuidados básicos son:

  • Siempre mantenga la herida limpia y vendada para prevenir la infección.
  • Su proveedor le dirá cada cuánto necesita cambiar el vendaje.
  • Mantenga secos el vendaje y la piel alrededor. Trate de no humedecer mucho el tejido sano alrededor de la herida. Esto podría ablandar el tejido sano y expandir la herida.
  • Antes de colocar el vendaje, limpie muy bien la herida, según las instrucciones de su proveedor.
  • Usted mismo puede cambiar su propio vendaje o los miembros de la familia le pueden ayudar. Una enfermera visitadora también puede ayudarle.

Prevención

Si usted está en riesgo de sufrir úlceras isquémicas, tomar estas medidas le puede ayudar a prevenir problemas.

  • Revise sus pies y piernas todos los días. Revise la parte de arriba y por debajo, los tobillos, los talones y entre los dedos. Busque cambios en el color y zonas rojas o adoloridas.
  • Use zapatos que encajen apropiadamente y que no produzcan fricción ni ejerzan presión sobre sus pies. Use calcetines que le queden bien. Los calcetines que son demasiado grandes pueden amontonarse dentro de los zapatos y causar fricción en la piel y producir una úlcera o llaga.
  • Trate de no sentarse ni quedarse de pie demasiado tiempo en una posición.
  • Proteja los pies del frío.
  • NO camine descalzo. Proteja sus pies de lesiones.
  • NO use medias de compresión ni fajas a menos que así lo indique el médico, ya que pueden restringir el flujo sanguíneo.

Ciertos cambios de estilo de vida pueden ayudar a prevenir las úlceras isquémicas. Si tiene una herida, tomar estas medidas puede mejorar la circulación y ayudarle a sanar.

  • Deje de fumar. Fumar puede llevar al bloqueo de las arterias.
  • Si tiene diabetes, mantenga sus niveles de azúcar en la sangre bajo control. Esto le ayudará a sanar más rápido.
  • Haga ejercicio tanto como pueda. Permanecer activo puede ayudar con la circulación.
  • Consuma alimentos sanos y duerma bien por la noche.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Controle la presión arterial y los niveles de colesterol.

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor si tiene cualquier tipo de signos y síntomas de infección, tales como:

  • Enrojecimiento, aumento del calor o hinchazón alrededor de la herida
  • Drenaje excesivo o de color amarillento y turbio
  • Sangrado
  • Olor
  • Fiebre o escalofríos
  • Aumento del dolor

Referencias

Fukaya E, Margolis DJ. Leg ulcers. In: Lebwohl MG, Heymann WR, Berth-Jones J, Coulson I, eds. Treatment of Skin Disease: Comprehensive Therapeutic Strategies. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 120.

Leong M, Phillips LG. Wound healing. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery: The Biological Basis of Modern Surgical Practice. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 6.

Perry AG, Potter PA, Ostendorf V. Wound care and irrigations. In: Perry AG, Potter PA, Ostendorf V. Clinical Nursing Skills and Techniques. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 38.

 

Publicidad