SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una nueva prueba para el rechazo del trasplante de corazón y riñón

Una nueva prueba para el rechazo del trasplante de corazón y riñón

Un estudio muestra que evaluar proteínas en la sangre que aumentan durante el rechazo agudo es una forma no invasiva de proteger los órganos

JUEVES, 23 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una nueva prueba sanguínea podría ofrecer una forma más rápida y no invasiva de detectar el rechazo de órganos en pacientes de trasplantes de corazón y riñón, antes de que los nuevos órganos resulten dañados, afirman investigadores de la Facultad de medicina de la Stanford en California.

Encontraron que los niveles de tres proteínas que se miden con facilidad aumentan en la sangre durante el rechazo agudo, en que el sistema inmunitario del paciente ataca al nuevo órgano. Este es el primer estudio en precisar una señal de rechazo que es compartida por dos tipos de órganos trasplantados, según los investigadores.

El estudio aparece en línea en la edición del 23 de septiembre de la revista PLoS Computational Biology.

Ahora, se están llevando a cabo pruebas para determinar si esas señales de proteínas también pueden usarse para identificar el rechazo del órgano en pacientes de trasplante de hígado y pulmón, añadieron los investigadores.

"En el pasado, no podíamos detectar los episodios de rechazo hasta que dañaban al órgano. Nuestra meta es desarrollar pruebas sanguíneas que mantengan a los órganos trasplantados funcionando de forma que los pacientes puedan evitar un segundo trasplante", señaló en un comunicado de prensa de la Stanford el autor coprincipal del estudio, el Dr. Atul Butte, profesor asociado de informática médica y pediatría.

Alrededor del 40 por ciento de los recipientes de corazón y 25 por ciento de los de riñón sufren un episodio de rechazo agudo durante el primer año del trasplante.

La nueva prueba sanguínea podría reemplazar el método actual, que es costoso y lento, y que conlleva monitorizar el funcionamiento del nuevo órgano. Si los médicos detectan un declive en la función, toman una minúscula muestra del órgano trasplantado para revisar si hay rechazo. Según lo que encuentren, podrían ajustar el régimen de fármacos supresores inmunitarios del paciente.

Además de proveer una advertencia temprana sobre el rechazo del órgano, la nueva prueba sanguínea podría ser usada para identificar a los pacientes de trasplantes cuyos nuevos órganos están siendo bien aceptados por su cuerpo. Los médicos podrían reducir las dosis de medicamentos inmunosupresores en esos pacientes, lo que podría disminuir los efectos secundarios no deseados de los fármacos, anotaron los investigadores.

Para desarrollar su prueba sanguínea, el equipo de la Stanford utilizó un método existente de detectar proteínas en la sangre, llamado prueba de inmunoabsorción relacionada con las enzimas (ELISA, por su sigla en inglés), que se utiliza para diagnosticar enfermedades como la infección de garganta por estreptococos.

La prueba de sangre del rechazo de un nuevo órgano podría estar disponible comercialmente en tres a cinco años, predijo Butte.

Más información

La American Society of Transplantation tiene más información sobre cómo permanecer sano tras un trasplante.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad