SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Reconstruyen ombligo que "explotó" en pleno vuelo

Por -
Reconstruyen ombligo que "explotó" en pleno vuelo
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una mujer a la que le habían hecho una cirugía estética de abdomen, paso un momento muy incómodo cuando le explotó el ombligo en un avión. Tres años después, un equipo de médicos logró reconstruirle el ombligo. 

En 2005, Patricia Jackson, una mujer de 68 años de Yorkshire, quiso hacerse una cirugía estética para sentirse más a gusto con su cuerpo; como había bajado mucho de peso tenía algunos excedentes de piel y adiposidad. En el quirófano de un hospital privado, los médicos removieron la piel y la grasa y tensaron los músculos de la pared abdominal. Pero no pudieron reconstruirle un ombligo, porque según le explicaron después, “no había suficiente material”. 

La mujer quedó conforme con la intervención y pudo volver a trabajar al hogar residencial donde se desempeña como gerenta. Pero en el control anual, el cirujano se mostró preocupado porque la cicatrización no se terminaba de sanar. Un escaneo ultrasónico reveló una infección bajo la cicatriz, que fue tratada con antibióticos; se drenó la herida y Jackson regresó a su casa con un vendaje. Al rato empezó a sentir dolores y notó que de la herida brotaba un líquido de olor desagradable, y ante una nueva consulta, los médicos dijeron que se trataba de un punto infectado. 

Un día de 2011, cuando volvía de unas vacaciones en Portugal, notó unas ampollas alrededor de la cicatriz de su abdomen. Al rato tuvo una “erupción” en su estómago en pleno vuelo, de donde emanaba un olor desagradable que provocó las quejas de su compañero de asiento.

Patricia recibió de inmediato la ayuda de una azafata, y entre ambas lograron cubrir la herida. Muy avergonzada y a punto de llorar, la mujer tuvo que retirarse a un asiento aislado y cambiar con frecuencia los vendajes, encerrada en el toilette. Ni bien el avión aterrizó, llamó a su hermano para que la llevara de inmediato al hospital, donde limpiaron y drenaron la herida.

Como ya no confiaba en su anterior cirujano, eligió ir al hospital Castle Hill NHS, en Hull, donde lograron descubrir que el “viejo ombligo” todavía estaba dentro de su abdomen. El mismo se había echado a perder causándole dolor y emanación de líquidos. 

La señora Jackson fue sometida a una nueva cirugía reconstructiva. Esta vez le pudieron hacer un nuevo ombligo y no tuvo más problemas de drenajes o dolores. Sin embargo, decidió hacer una denuncia por negligencia médica, y fue asistida por el estudio de abogados Fletchers Solicitors.

Según explico Jeanette Aspinall, jefa del servicio de negligencia médica del bufete, casos como los de la señora Jackson demuestran que aun las cirugías más simples como las cosméticas pueden tener algún tipo de complicación si no se hacen los cuidados adecuados. Y en el caso de su clienta, se operó para tener más confianza con su cuerpo, y en su lugar tuvo que pasar años de dolor y varias situaciones de vergüenza. 

El caso de Patricia fue llevado a la corte y recibió una compensación económica de 22,500 libras ($37.800 dólares). Si bien en un principio estaba enojada con el hospital y el cirujano que la atendieron, porque sentía que era muy injusto todo lo que le estaba pasando, hoy piensa que su experiencia tal vez sirva para que con otros pacientes se tomen más recaudos y se actúe en forma más responsable.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad