SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Parásito del gato lucharía contra el cáncer

Por -
Parásito del gato lucharía contra el cáncer
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Por desagradable e ilógico que pudiera parecer, uno de los parásitos que habita en las heces de los gatos, podría ser clave en el desarrollo de una nueva generación de tratamientos para combatir el cáncer, según Investigadores de la Geisel School of Medicine at Dartmouth-Hitchcock Medical Center, en Estados Unidos.

El parásito se llama Toxoplasma gondii, y es el causante de la toxoplasmosis, una enfermedad que puede causar problemas serios en algunas personas. Entre ellas, quienes tienen sistemas inmunológicos debilitados y bebés de madres que contrajeron la infección durante el embarazo. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), estiman que casi una cuarta parte de la población estadounidense de 12 años en adelante han sido infectados con Toxoplasma gondii, pero la mayoría no presenta síntomas por lo que es posible que no lo sepan.

Los científicos descubrieron que el sistema inmunológico humano ataca al parásito de una forma que también resultaría efectiva contra tumores cancerosos, toda vez que estimula la producción de linfocitos T, el tipo de células que ayudan a proteger el cuerpo de las infecciones y destruir el cáncer.

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores modificaron el parásito y crearon una vacuna inmunoterapéutica. La vacuna ha mostrado su eficacia en la experimentación con un modelo animal al mejorar la tasa de supervivencia en ratones aquejados de melanomas y cáncer de ovario especialmente agresivos.

El parásito mutado se renombró como ‘cps’. “Es una mutación totalmente segura de manejar, y aunque un paciente tenga un sistema inmunológico débil, puede mantener su poder de combatir el cáncer” aseguró David J. Bzik, profesor de microbiología e inmunología y uno de los autores del trabajo.

Por su parte, Barbara Fox, otra de las investigadoras destacó que "la biología de este microorganismo es intrínsecamente diferente de otras estrategias de inmunoterapia a base de microbios que normalmente sólo hacen cosquillas a las células inmunes desde el exterior".

"Al tener acceso preferencial al interior de las células inmunes innatas, nuestra cepa mutada de T. gondii reprograma el poder natural del sistema inmune para eliminar las células tumorales y el cáncer”, añadió.

Los investigadores resaltaron que aún se necesita entender el mecanismo bioquímico que utiliza el cps una vez dentro de las células inmunes, para reavivar el ataque del cuerpo contra el cáncer, pero es una “promesa increíble” para la creación de nuevos tratamientos.

Datos y cifras sobre el cáncer

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; en 2012 se le atribuyeron 8. 2 millones de muertes y los que causan mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo comportamentales y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol) y, por lo tanto, pueden prevenirse.

Las infecciones que pueden provocar cáncer, como las causadas por los virus de las hepatitis B y C y el del papiloma humano, son responsables del 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medianos y del 7% en los países de ingresos altos.

El tabaquismo es el factor de riesgo que por sí solo provoca un mayor número de casos y a nivel mundial causa aproximadamente un 22% de las muertes por cáncer y un 71% de las muertes por cáncer de pulmón.

El 70% de todas las muertes por cáncer registradas en 2012 se produjeron en África, Asia, América Central y Sudamérica. Se prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones en 2012 a 22 en las próximas dos décadas.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad