SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Muchos jugadores jóvenes de futbol americano sufren conmociones durante los entrenamientos

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -

Expertos señalan que limitar el contacto entre jugadores podría disminuir el riesgo de trauma craneal

Un nuevo estudio encontró que la mayoría de las conmociones entre jugadores de futbol americano de preparatoria y universidad suceden durante los entrenamientos.

Información acerca de más de 20,000 jugadores de futbol americano jóvenes de todos los Estados Unidos reveló que más del 57 por ciento de los estudiantes de preparatoria y universidad conmocionados se lesionaron durante la práctica y no en los juegos.

Entre los jugadores a nivel juvenil, casi la mitad de las conmociones sucedieron durante las prácticas, de acuerdo con un estudio publicado en línea el 4 de mayo en la revista JAMA Pediatrics.

Los expertos indicaron que evaluar y modificar las técnicas usadas durante las prácticas podría ofrecer oportunidades para la prevención.

"Si bien es más difícil cambiar la incidencia de conmociones durante los juegos sin hacer cambios importantes a las reglas, un número sustancial de conmociones sucede durante los entrenamientos en todos los niveles", dijo el investigador principal Thomas Dompier, presidente del Centro Datalys de Investigación y Prevención de Lesiones Deportivas en Indianápolis.

Los creadores de políticas y los entrenadores pueden reducir las probabilidades de lesiones craneales graves limitando el contacto entre jugadores o de cuerpo completo, durante los entrenamientos, dijo Dompier.

El doctor John Kuluz, director de conmociones en el Hospital Infantil Nicklaus en Miami, dijo no estar sorprendido de que sucedan tantas conmociones durante entrenamientos de futbol americano.

"Suceden muchas conmociones durante los entrenamientos, pero por supuesto hay más entrenamientos que partidos", dijo. Kuluz señaló que, de acuerdo con el estudio, los jugadores más jóvenes tenían cerca de tres entrenamientos por cada partido; los jugadores de preparatoria tenían cuatro entrenamientos por cada partido; y los jugadores universitarios tenían casi 10 entrenamientos por partido.

A pesar del mayor número de entrenamientos, los partidos siguen siendo más peligrosos en términos de traumatismo craneal, dijo Kuluz.

Kuluz coincidió en que modificar el contacto físico, la causa principal de las conmociones, podría ayudar a reducir las probabilidades de una lesión.

"No se puede eliminar todo el contacto entre los jugadores en los entrenamientos", dijo. "Pero existen alternativas, como utilizar obstáculos de entrenamiento o trineos, en lugar de golpearse el uno al otro", dijo.

Conforme aumenta la conciencia sobre el traumatismo cerebral a largo plazo, las conmociones relacionadas con deportes son una creciente preocupación de salud pública, señalaron los investigadores.

Kuluz dijo que las escuelas están más conscientes que nunca del riesgo de conmociones. "Todas las escuelas con las que he hablado están al tanto de que existe un gran riesgo de conmoción cuando juegas futbol americano", dijo.

Los resultados del estudio se basan en un análisis de datos de tres fuentes: el Sistema de Vigilancia de Futbol Americano Juvenil; la Red Nacional de Tratamiento, Lesiones y Resultados Atléticos ; y el Programa de Vigilancia de Lesiones de la Asociación Nacional de Atletas Colegiados.

Los investigadores encontraron que durante las temporadas 2012 y 2013 se presentaron 1,198 conmociones, de las cuales casi el 12 por ciento se dio entre atletas juveniles, el 66 por ciento entre jugadores de preparatoria, y el 22 por ciento en los campos universitarios.

Los investigadores encontraron que en total, las conmociones representaron el 9.6 por ciento de las lesiones juveniles, el 4 por ciento de las lesiones de preparatoria y 8 por ciento de las lesiones universitarias.

Durante los entrenamientos, la tasa de conmociones fue más baja entre los jugadores universitarios que entre los jugadores de preparatoria, según el estudio.

En 2012 y 2013, los jugadores de futbol americano a nivel juvenil tuvieron el menor riesgo de conmoción; menos del 4 por ciento en ambas temporadas. El riesgo de conmoción en una temporada fue más alto en la preparatoria con casi 10 por ciento, y jugadores universitarios con casi 5.5 por ciento, dijeron los investigadores.

Entre los niños de 5 a 7 años de edad no se presentaron conmociones relacionadas con el futbol americano durante el período del estudio, de acuerdo con los investigadores.

Los investigadores señalaron que cada año, aproximadamente 3 millones de atletas juveniles, 1.1 millones de atletas de preparatoria y 100,000 atletas universitarios juegan futbol americano.

"En todos los niveles del futbol americano, los creadores de políticas, entrenadores, investigadores y los oficiales de medicina deportiva deben seguir buscando maneras de reducir la incidencia de conmociones", dijo Dompier.

Más información

Para mayor información sobre conmociones, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (U.S. National Library of Medicine).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad