SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más de la mitad de los pediatras comete errores en el diagnóstico, según una encuesta

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
Más de la mitad de los pediatras comete errores en el diagnóstico, según una encuesta

Una reseña halló que el error más común fue confundir infecciones bacterianas y virales

LUNES, 21 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Usted no es el único que no siempre sabe si su hijo tiene una infección bacteriana o viral. La última se trata con antibióticos. Según señala un estudio reciente, los pediatras aseguran que éste es el error de diagnóstico más común.

Según el estudio, entre otros diagnósticos comunes que no se hacen o que son errados se encuentran los de los efectos secundarios de los medicamentos, los trastornos psiquiátricos, la apendicitis, el asma y las infecciones en los oídos.

Los investigadores encuestaron a más de 700 pediatras y estudiantes de pediatría (residentes y becarios) y hallaron que más de la mitad informaba haber hecho un diagnóstico errado una o dos veces al mes. Eso incluyó a cerca de 77 por ciento de los estudiantes de pediatría.

Cerca de la mitad dijo que una o dos veces al año, esos diagnósticos errados eran los suficientemente significativos para hacer daño.

Los investigadores no preguntaron por la extensión del daño, sin embargo, y señalaron que no tenían suficiente información para determinar su gravedad. De todos modos, investigaciones anteriores citadas en el estudio mostraron que 32 por ciento de las demandas por negligencia en pediatría se deben a errores en el diagnóstico.

"Estas son percepciones y hace falta mucha investigación para delinear realmente la frecuencia con la que esto sucede", señaló la Dra. Geeta Singhal, profesora asistente de pediatría del Colegio de Medicina Baylor de Houston. La investigación aparece publicada en la edición de julio de Pediatrics.

La encuesta se llevó a cabo entre pediatras de tres centros de Cincinnati y Houston. Los errores de diagnóstico incluyen los retrasos, las equivocaciones o los desaciertos.

Con frecuencia, los pediatras citaron como causa de los errores no haber recogido información por medio de la historia médica, exámenes o revisión de las tablas. Entre otras causas de diagnósticos errados se encuentran el hecho de que los padres no busquen cuidado para sus hijos de manera oportuna, no dar seguimiento a pruebas de laboratorio anormales y el incumplimiento de los padres de las recomendaciones de seguimiento.

Según los médicos, un seguimiento más detenido de los pacientes, un mejor trabajo en equipo de los profesionales que los atienden y pasar más tiempo con los pacientes en las citas ayudarían a reducir los errores. Según los pediatras, mejorar el acceso a la información por medio de registros electrónicos de salud y herramientas de apoyo para la toma de decisiones de diagnóstico también evitarían algunos errores.

Debido a que los pediatras no siempre tienen la razón, señaló Singhal, se debe instar a los padres que no están seguros del diagnóstico a pedir más información o a buscar una segunda opinión.

"Es importante para mí como pediatra y como madre darle más capacidad a nuestros pacientes y a nuestras familias para hacer preguntas a sus pediatras", opinó Singhal. "Si no están cómodos con el diagnóstico, está bien pedirle al médico que explique un poco más o que les ayude a entender mejor".

Con tantos diagnósticos errados por confundir infecciones virales y bacterianas, sería bueno que las familias no insistan con los antibióticos si al médico no le parece que sea necesario, recomendó Singhal.

El Dr. Daniel Neuspiel, coordinador del comité directivo de gestión y mejoramiento de la calidad de la Academia Estadounidense de Pediatría, dijo que los hallazgos no le parecían sorprendentes.

"Sabemos que hay infinidad de errores de todo tipo en la atención de la salud", reconoció Neuspiel, director de pediatría ambulatoria del Hospital Infantil Levine de Charlotte, Carolina del Norte. "El asunto no es la falta de conocimientos, sino que nuestros sistemas de atención de la salud están organizados de manera desactualizada, lo que permite que se produzcan fallos fácilmente. La manera como trabajamos, y hablo de mí mismo y de mi consultorio, depende demasiado de la memoria. La mayoría de las veces, me sale bien, pero no es algo fuera de que yo y otros pediatras bien intencionados cometamos errores".

Neuspiel sugirió que la profesión médica podría aprender de otros sectores en los que los errores pueden ser de vida o muerte, como las aerolíneas, los fabricantes de automóviles y la construcción. "Una cosa que han hecho, y me parece que el sector de la atención de la salud está comenzando a entender, es la importancia de tener más de un proceso estándar implementado", aseguró Neuspiel.

Eso incluye directrices de práctica clínica que ofrezcan métodos estandarizados basados en evidencia para resolver problemas, mayor confianza en listas de verificación para asegurar que se sigan los pasos correctos para formular un diagnóstico, registros electrónicos integrales que indiquen a los pediatras automáticamente si hay errores en las recetas (como dosis e interacciones) o les recuerden a los médicos que hay pruebas que se deben programar y a las que se debe dar seguimiento.

Más información

La Nemours Foundation ofrece consejos para que los padres puedan hablar efectivamente con el médico de su hijo.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad