SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La FDA también opina sobre el auge de la leche materna compartida

Por Maureen Salamon, Reportero de Healthday -
La FDA también opina sobre el auge de la leche materna compartida

Las opiniones sobre los beneficios y los riesgos de los bancos de leche y las fuentes en línea varían

VIERNES, 10 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- La leche humana se ha considerado por mucho tiempo la nutrición natural ideal para los bebés.

Pero algunos expertos y defensores de lactancia no están de acuerdo en si los bancos de leche materna, sujetos al reciente escrutinio de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de EE. UU., deberían permanecer sin regulación o si las madres lactantes deberían estar compartiendo su leche con los bebés que la necesiten.

Un panel de expertos de la FDA aseguró hace algunos días que, luego de más estudios, los bancos de leche del país deberían poder continuar sin regulación. Eso significa que operaciones principalmente sin fines de lucro pueden continuar operando sin la intervención del gobierno, ofreciendo millones de litros de leche evaluada y procesada cada año a bebés enfermos y prematuros.

"Me parece maravilloso que la FDA está contemplando los bancos de leche", aseguró la Dra. Ruth Lawrence, profesora de pediatría de la Facultad de medicina y odontología de la Universidad de Rochester y ex presidenta inmediatamente anterior de la sección del comité ejecutivo sobre lactancia de la Academia Estadounidense de Pediatría.

"Estamos hablando de un fluido corporal precioso que puede salvar las vidas de los bebés", dijo. "Necesitamos regularlo".

No todo el mundo está accediendo a leche materna donada a través de bancos de leche que tienen procesos de evaluación implementados. Algunos, en cambio, están acudiendo a internet. La semana pasada, la FDA enfureció a los defensores de estas redes más informales basadas en internet por compartir leche materna al emitir una advertencia contra "alimentar a su bebé con leche materna adquirida directamente de individuos o a través de internet" por el riesgo de enfermedad o contaminación por drogas, gérmenes o sustancias químicas.

Para los fundadores de Eats on Feets, un sitio para la creación de redes humanas globales que ya tiene cinco semanas y facilita compartir leche por medio de las páginas de capítulos regionales en Facebook, la amonestación del gobierno estadounidense fue percibida no solo como invasiva sino además degradante.

Al anotar que existe la antiquísima tradición de las nodrizas, mujeres que reemplazan madres que no pueden amamantar a sus propios bebés, las organizadoras aseguraron que las madres de hoy son lo suficientemente inteligentes para determinar si la leche de otra mujer es adecuada para sus bebés.

Muchísimas razones señalan la necesidad de la leche materna donada, como la prematuridad de un bebé, la enfermedad o la ausencia de la madre, o la incapacidad para producir suficiente leche.

"Las mujeres quieren hacer lo mejor para sus bebés. Sugerir otra cosa es patriarcal", opinó Emma Kwasnica, madre de tres niños de Montreal que se unió a Shell Walker de Phoenix, Arizona, para fundar Eats on Feets. "¿Cuál es el problema? Las mujeres [donantes] ya están alimentando a su propio bebé. Nadie se mete en esto sin pensarlo bien".

"No se trata de un asunto de salud", agregó Kwasnica, cuyos hijos tienen catorce meses, tres años y siete años. "Francamente, a mí me parece que es un asunto político".

El papel de la internet en la compartición de leche parece sospechoso para algunos, sin embargo, sobre todo para las generaciones mayores que no se sienten tan cómodas con la tecnología y la asocian con el peligro que implican los extraños.

"Es como si pensaran que estamos traficando drogas o haciendo una locura", dijo. "En Norteamérica le tenemos mucho temor a los fluidos corporales. Pero la leche materna es una cosa completamente distinta. No es semen ni sangre. Es un alimento".

Kwasnica y Walker señalaron que las madres recientes que donan su leche materna se han sometido recientemente a evaluaciones médicas rigurosas, como pruebas de sangre, durante el embarazo y el parto. Quienes consideren usar esta leche pueden determinar fácilmente si las donantes están sanas, dijeron.

"Yo preguntaría de dónde cree la gente que los bancos de leche están obteniendo la leche", aseguró Walker. "Están obteniendo su leche en la internet, lo mismo que nosotras, y les funciona bien". Walker tiene cuatro hijos de 19, 18, 9 y 8.

Aseguró que hay campo para los bancos de leche como para las redes para compartir leche y "la FDA puede dejarlos en paz a ambos".

Kwasnica aseguró que la leche materna comprada a través de Eats on Feets cuesta en general unos dos dólares por cada 30 ml (1 onza).

Sin embargo, Lawrence, de la asociación de pediatría, no está convencida. Considera que no hay suficientes salvaguardas en las redes de compartición a través de internet para prevenir problemas, sobre todo las infecciones transmitidas por la leche.

"Hay oportunidades para el desastre", dijo. "Es arriesgado. Si se trata de sus mejores amigas, tienen buena salud y no tienen enfermedades subyacentes, pues no hay problema. Yo apoyaría mucho más este concepto de [hacerlo por internet] si no tuviéramos tantos bancos de leche tan maravillosos".

Sin embargo, los bancos de leche materna no cuentan con suficientes existencias para atender todas las solicitudes actuales, mucho menos para los bebés que podrían necesitar alimentación durante la enfermedad o la ausencia de su madre, aseguraron las fundadoras de Eats on Feets, que dijeron que su grupo representa a mujeres de más de 28 países.

Además, "no se puede regular lo que una mujer haga con su cuerpo", agregó Kwasnica. "No se puede detener a las mujeres que quieran ayudar a otras mujeres que necesiten ayuda para sus bebés".

Más información

La Administración de Alimentos y Drogas de EE. UU. tiene más información sobre el uso de la leche materna donada.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad