SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

El 'yoga caliente' no es para todos

Por HealthDay -
El 'yoga caliente' no es para todos

Las altas temperaturas podrían ser peligrosas para las personas que sufren de ciertas afecciones médicas, advierte una experta

DOMINGO, 22 de enero (HealthDay News) -- Hacer yoga en una sala calentada a entre 90 y 105 grados Fahrenheit (entre 32 y 40 grados Celsius), lo que se conoce como "yoga caliente", es cada vez más popular, pero quizás no sea para todo el mundo, advierte una experta.

Esforzarse a altas temperaturas podría ser peligroso para las personas que sufren de ciertas afecciones de salud, señaló Diana Zotos, profesora de yoga y fisioterapeuta del departamento de rehabilitación del Hospital de Cirugías Especiales en la ciudad de Nueva York.

"Si tiene sensibilidad al calor, si alguna vez ha sufrido una insolación o tiende a cansarse, marearse o deshidratarse con rapidez, debe consultar al médico antes de comenzar con yoga caliente", advirtió Zotos en un comunicado de prensa del hospital. "Cualquiera que sufra de osteoartritis, artritis reumatoide, dolor muscular o articular, o que tenga cualquier lesión anterior, debe consultar al médico".

Zotos añadió que si una persona sufre de hipertensión, hipotensión o enfermedad cardiaca debe consultar a un cardiólogo antes de hacer yoga caliente.

Incluso si no tienen una afección subyacente, los principiantes, sobre todo los que tienen más de 40, deben tomar ciertas precauciones antes de probar el yoga caliente.

"Todos los tipos de yoga son físicamente desafiantes, y el ambiente caldeado del yoga caliente hace que la práctica sea particularmente demandante", apuntó Zotos. "El calor hace que las personas sientan que pueden estirarse en posturas más profundas, y puede darles un falso sentido de flexibilidad. Esto puede llevar a torceduras musculares o daño articular, incluso de los ligamentos y el cartílago".

Zotos recomendó que cualquiera que sea principiante de yoga caliente se familiarice con las 26 posturas usadas en las clases antes de comenzar.

"El factor del calor también hace que el corazón se esfuerce más, y desafía la resistencia. Dicho esto, las personas deben tener una buena salud cardiovascular; tener articulaciones sanas en las caderas, las rodillas, la columna y los hombros; deben estar libres de problemas con el equilibrio o neurológicos; y deben tener tolerancia al calor excesivo", anotó. Zotos también ofreció los siguientes consejos para los principiantes del yoga caliente:

  • Traiga una colchoneta, una toalla, y si es posible, un amigo.
  • Use pantalones cortos y una camiseta sin mangas.
  • Beba bastantes líquidos mucho antes de la clase (no café ni refrescos).
  • No consuma más de 200 calorías dos o tres horas antes de la clase.
  • Averigüe sobre el estudio de yoga y asegúrese de que el profesor de yoga caliente tenga la certificación y experiencia adecuadas.
  • Llegue temprano y conozca al profesor, póngase cómodo y ajústese a la temperatura.
  • Comience despacio. No intente hacer las posturas que sean demasiado avanzadas y no sostenga las posturas si se siente incómodo ni hasta que le duela.
  • Descanse cuando sea necesario.
  • No se desanime si no puede hacer todas las posturas.
  • Si es necesario, haga preguntas sobre cómo realizar ciertas posturas.
  • Deténgase a la primera señal de mareo, dolor de pecho, sentirse desvanecido o con demasiado calor. Si es necesario, busque ayuda médica.

Más información

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa de Estados Unidos tiene más información sobre el yoga.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad