SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Directrices para la angioplastia y los dilatadores no se siguen

Directrices para la angioplastia y los dilatadores no se siguen

Muchos pacientes cardiacos podrían someterse a un procedimiento innecesario y costoso, advierten expertos

LUNES, 11 de julio (HealthDay News / www.HolaDoctor.com) -- Muchos hospitales de EE. UU. no siguen las directrices recién revisadas para el uso adecuado de la angioplastia con balón y los dilatadores (stent) en pacientes que sufren de un bloqueo de la vena coronaria tras un ataque cardiaco, halla un estudio reciente.

Un estudio del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. llamado Ensayo de arterias obstruidas (OAT, por su sigla en inglés) publicado en 2006 halló que la angioplastia y los dilatadores (procedimientos conocidos como intervención coronaria percutánea o ICP) tenían poco efecto en pacientes con arterias coronarias bloqueadas que habían sido detectadas más de 24 horas tras un ataque cardiaco. Como resultado, la American Heart Association y el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) revisaron las directrices para la ICP en esas situaciones.

En este estudio, investigadores analizaron los datos de 28,780 consultas de pacientes en 896 hospitales de EE. UU. de 2005 a 2008 para determinar si la práctica clínica había cambiado tras la publicación de los hallazgos del estudio y las directrices actualizadas.

Se realizaron ICP en 11,083 pacientes antes de la publicación del estudio OAT, 7,838 entre la publicación del estudio y los cambios en las directrices, y 9,859 después de la revisión de las directrices, hallaron los investigadores.

Tras tomar en cuenta otras variables, los autores del estudio no encontraron una reducción general significativa en la tasa mensual de ICP realizadas para bloqueos coronarios después de la publicación de los resultados del OAT ni de la actualización de las directrices.

"En conclusión, en esta gran sesión cruzada de hospitales de EE. UU., hallamos solo evidencia modesta de que los resultados del OAT y su incorporación en las revisiones importantes de directrices hayan influido en la práctica de la cardiología y la cardiología de la intervención en los uno o dos años posteriores", escribieron el Dr. Marc W. Deyell, de la Universidad de Columbia Británica en Vancouver, Canadá, y colegas.

"La intervención coronaria percutánea de oclusiones totales identificadas más allá de las 24 horas después [de un ataque cardiaco] siguen siendo comunes a pesar de la poca evidencia que respalda su uso en pacientes estables y las nuevas directrices de práctica clínica que recomienda que no se use", reportaron los investigadores en la edición en línea del 11 de julio de la revista Archives of Internal Medicine.

Los hallazgos significan que tal vez muchos pacientes se estén sometiendo a un procedimiento costoso que no les ayude, explicaron los autores del estudio en un comunicado de prensa sobre el informe, que forma parte de la serie Less Is More (Menos es más) de la revista.

Varios factores, entre ellos dificultades para cambiar las creencias y conductas de médicos y pacientes, podrían tener que ver con la falta de cumplimiento de las directrices revisadas, apuntó en un comentario que acompaña al estudio el Dr. Mauro Moscucci, de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami.

Los hallazgos iluminan aún más el enfoque en procedimientos que aumentan los costos de atención de salud sin proveer un beneficio claro para los pacientes, señaló.

"Mientras continúa el debate sobre la reforma en atención de salud, los gastos en atención de salud de EE. UU. siguen subiendo. Necesitamos hacer caso a los llamados por responsabilidad profesional que buscan la eliminación de las pruebas y tratamientos que no resulten en ningún beneficio para nuestros pacientes, y para los cuales el efecto neto será costos añadidos, desperdicio y posiblemente daños", apuntó Moscucci.

El Dr. Barry Kaplan, vicepresidente de cardiología del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, y del Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York, señaló en un comentario sobre el estudio que "las directrices se actualizaron según los resultados de diciembre de 2007 del OAT. En todos los campos médicos, por lo general hay un retraso de uno a dos años entre los cambios en las recomendaciones hechos por agencias como la AHA y el ACC y la adopción y aceptación de esos cambios en las directrices por parte de los médicos practicantes. El estudio examinó las tendencias de 2005 a 2008, y tal vez lo haya hecho demasiado pronto para capturar un cambio en la práctica".

Además, "este estudio no toma en cuenta los avances tecnológicos de la ICP y otras pruebas cardiacas que ocurrieron en el periodo entre la inscripción de pacientes en OAT y el momento en que este estudio examinó los cambios en las tendencias", apuntó Kaplan, que no participó en el estudio. "Por ejemplo, tras 2004 el uso de dilatadores que liberan fármacos ha mejorado marcadamente la durabilidad del resultado de la ICP, lo que podría haber alterado favorablemente los resultados de los pacientes del [estudio] OAT".

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre de EE. UU. tiene más información acerca de la angioplastia coronaria.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad