SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vitamina A (retinol)

Vitamina A (retinol)

Resumen:

La vitamina A es una vitamina liposoluble que se deriva de dos fuentes: los retinoides preformados y los carotenoides provitamina. Los retinoides como retinal y los ácidos retinoicos se encuentran en fuentes animales como el hígado, riñones, huevos y productos lácteos. Los carotenoides como el betacaroteno (que tiene la actividad de vitamina A más alta) se encuentran en plantas como vegetales amarillos u oscuros y zanahorias.

Los retinoides naturales están presentes en todos los organismos vivos, ya sea como vitamina A preformada o como carotenoides y se necesitan para un vasto número de procesos biológicos como la vista y el crecimiento celular. Una función biológica importante de la vitamina A (como el metabolito retinal) se encuentra en el ciclo visual. La investigación indica también que la vitamina A puede reducir la tasa de mortalidad por sarampión, evitar algunos tipos de cáncer, ayudar al crecimiento y al desarrollo y mejorar la función inmunológica.

El Institute for Medicine de la National Academy of Sciences de EE.UU. ha establecido los niveles de la asignación diaria recomendada (RDA, en inglés) para la ingestión oral de la vitamina A con el fin de evitar las deficiencias de vitamina A. En las dosis recomendadas, se considera que la vitamina A no es tóxica en términos generales. Una dosificación en exceso puede producir una toxicidad crónica o aguda.

La deficiencia de vitamina A es poco común en naciones industrializadas, pero sigue siendo una preocupación en los países en vías de desarrollo, particularmente en áreas donde la desnutrición es común. Una deficiencia prolongada puede llevar a la xeroftalmia (ojo seco) y, en última instancia, a la ceguera nocturna o la ceguera total como también a trastornos de la piel, infecciones (como el sarampión), diarrea y trastornos respiratorios.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Envejecimiento, anemia, rinitis alérgica, asma, displasia broncopulmonar en infantes prematuros, quemaduras, candidiasis, sensibilidades químicas (protección de contaminantes), conjuntivitis, enfermedad de Crohn, fibrosis quística, ensordecimiento, deficiencia (proteína), diabetes, eczema, enfermedad fibroquística del seno, glaucoma, dolor de cabeza (persistente), cardiopatía, herpes (herpes labial), hipertiroidismo, mayor conteo de esperma, desarrollo del cerebro y ojos (infantil), infecciones, cálculos renales, leucoplaquia, liquen plano pigmentoso, enfermedad del hígado, menorragia (menstruación abundante), trastornos metabólicos (síndrome de Hurler), enfermedades neurodegenerativas, suplemento nutricional, pancreatitis, enfermedad periodontal, pitiriasis rubra pilaris, síndrome premenstrual, soriasis, trastornos respiratorios, rinitis, quistes sebáceos, sinusitis, trastornos de la piel (ictiosis, enfermedad de Darier), dormir (reglamento), quemaduras por el sol, tinitos, úlceras (úlceras por estrés en pacientes hospitalizados gravemente enfermos), infecciones en el tracto urinario, atrofia vaginal, vaginitis, visión mejorada (miopía, visión borrosa), verrugas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Deficiencia de vitamina A (A)

    La deficiencia de vitamina A puede ocurrir después de una carencia crónica de las cantidades adecuadas de vitamina A o betacaroteno. La vitamina A es necesaria para la vista y una señal temprana de deficiencia de vitamina A es la queratomalacia (ceguera nocturna). La deficiencia prolongada puede llevar a la xeroftalmia (ojo seco) y a manchas de Bitot o la acumulación de desechos de queratina en la conjuntiva. Finalmente, la ceguera puede ocurrir debido al daño de la retina y la córnea. La vitamina A es necesaria para el crecimiento y el desarrollo sanos y se debe asegurar la asignación diaria recomendada (RDA), particularmente en los niños.

  • Acné (A)

    Los derivados de la vitamina A, los retinoides, se usan para tratar trastornos de la piel como el acné. Los medicamentos orales y tópicos por prescripción, como la tretinoina (Avita®, Renova®, Retina-A®, Retin-A Micro®) y la isotretinoina (Accutane®), están disponibles para el tratamiento. La isotretinoina puede causar graves efectos secundarios y se debe usar únicamente para el acné resistente. La isotretinoina no se debe usar en mujeres embarazadas, que piensan quedar en embarazo o que probablemente estén embarazadas por un riesgo de graves defectos congénitos. Estos medicamentos los debe prescribir y coordinar un profesional de la salud calificado. Los suplementos de vitamina A no se deben usar en forma simultánea debido a un riesgo de mayor toxicidad.

  • Leucemia promielocítica aguda (ácidos all-trans-retinoicos) (A)

    La droga por prescripción, ácido all-trans-retinoico (ATRA, Vesanoid®) es un derivado de la vitamina A que es un tratamiento establecido para la leucemia promielocitica aguda y mejora la media proporcional de supervivencia de esta enfermedad. El tratamiento se debe administrar bajo estricta supervisión médica. Los suplementos de vitamina A no se deben usar en forma simultánea con ATRA debido a un riesgo de mayor toxicidad.

  • Trastornos del ojo (manchas de Bitot) (A)

    La deficiencia de la vitamina A puede causar manchas de Bitot, o la acumulación de restos de queratina en la conjuntiva. Las manchas de Bitot son una señal de xeroftalmia, y puede tratarse con suplementación de vitamina A.

  • Sarampión (agente de apoyo) (A)

    La vitamina A se debe administrar a los niños a quienes se les ha diagnosticado sarampión en áreas donde puede haber deficiencia de vitamina A. El sarampión es una enfermedad viral que puede llevar a complicaciones serias como diarrea, neumonía y encefalitis. Se ha mostrado que la suplementación de vitamina A en niños con sarampión es benéfica ya que disminuye la duración y el impacto de la enfermedad. Con el uso de la vitamina A se han reducido los efectos secundarios como la diarrea, la neumonía y la muerte. El tratamiento del sarampión debe ser bajo estricta supervisión médica.

  • Xeroftalmia (ojo seco) (A)

    La vitamina A por vía oral es el tratamiento de opción para la xeroftalmia debido a una prolongada deficiencia de vitamina A y se debe administrar inmediatamente que se haya establecido el trastorno.

  • Malaria (agente de apoyo) (B)

    La investigación limitada indica que la vitamina A puede reducir la fiebre, la morbilidad y los niveles sanguíneos de parásitos en pacientes con malaria (infección Plasmodium falciparum). Sin embargo, no existen evidencias de que la vitamina A sea equivalente o superior a las terapias de drogas bien establecidas que se usan para la prevención o el tratamiento de la malaria. Los pacientes con malaria o que viven/viajan en áreas endémicas deben consultar con un médico acerca de las medidas apropiadas.

  • Retinitis pigmentosa (B)

    La retinitis pigmentosa es un trastorno genético que afecta la visión nocturna. Los primeros síntomas incluyen la ceguera nocturna y la pérdida progresiva de la vista a través del tiempo. Con base en descubrimientos recientes, se han recomendado vitamina A en forma de palmitato en pacientes con retinitis pigmentosa.

  • Antioxidante (C)

    No están claros los beneficios de una potencial actividad antioxidante en los seres humanos.

  • Cáncer de seno (C)

    Los resultados de las investigaciones no están claros en lo que respecta a que si la vitamina A es benéfica en el tratamiento o en la prevención del cáncer de seno. Los pacientes que reciben quimioterapia o terapia de radiación para el cáncer deben consultar con el(los) médico(s) antes de tomar antioxidantes como la vitamina A durante el tratamiento por una posible interferencia.

  • Prevención de cataratas (C)

    Se ha indicado que la vitamina A evita la formación de cataratas. Los carotenoides como el betacaroteno, luteína y zeaxantina pueden disminuir el riesgo de cataratas agudas. No existen suficientes evidencias para formar una clara conclusión en este momento.

  • Diarrea (C)

    La vitamina A puede reducir la gravedad y la duración de los episodios diarreicos en niños desnutridos, pero no en niños bien nutridos. Dado que la diarrea es una causa principal de morbilidad y mortalidad en países en vías de desarrollo, el suplemento de vitamina A se puede recomendar en niños desnutridos con diarrea.

  • Infección del VIH (C)

    El papel de la vitamina A en la prevención, transmisión o tratamiento del VIH es controversial y no está bien establecido. No se puede formar una conclusión clara con base en la investigación científica disponible.

  • Función inmunológica (C)

    La deficiencia de vitamina A puede comprometer la inmunidad, pero no existen evidencias claras de que la suplementación de vitamina A adicional sea benéfica para la función inmunológica en pacientes que no presentan deficiencia de vitamina A.

  • Mortalidad infantil (C)

    Existe una cantidad limitada de investigación en esta área con resultados diversos. Algunas evidencias indican una posible disminución en la morbilidad infantil con la suplementación de vitamina A, mientras que otras investigaciones no reportan beneficios. No se puede formar una conclusión clara con base en la investigación científica disponible.

  • Anemia por deficiencia de hierro (C)

    La suplementación de vitamina A en combinación con el hierro puede tener efectos benéficos en pacientes con anemia por deficiencia de hierro, incluso niños y mujeres embarazadas. No es claro si existen beneficios en personas que no presentan deficiencia de vitamina A. Esta área sigue siendo controversial y se necesita mayor evidencia antes de llegar a una conclusión clara.

  • Cáncer pancreático (C)

    No se ha demostrado que la suplementación con la vitamina A mejore la respuesta a la gemcitabina en el cáncer pancreático. No es claro si la vitamina A puede ofrecer algún beneficio a pacientes con cáncer pancreático. Se necesita más investigación en esta área.

  • Infección de parásitos (infección de ascaris) (C)

    Después de la desparasitación, los niños que reciben suplementación de vitamina A podrían tener menos tendencia a la reinfección parasitaria de ascaris. Estos beneficios podrían ser menores para los niños con crecimiento atrofiado.

  • Queratectomía fotorreactiva (C)

    La queratectomía fotorreactiva es un tipo de cirugía del ojo con láser que se usa para corregir la miopía. Se ha indicado una alta dosis de suplementación de vitamina A además de vitamina E para ayudar a mejorar la cicatrización ocular después de la cirugía y para mejorar la acuosidad visual, aunque se necesitan evidencias adicionales antes de llegar a una conclusión definitiva.

  • Neumonía (en niños) (C)

    Un estudio no encontró efectos de una dosis moderada de suplementación de vitamina A en la duración de neumonía sin complicación en niños con bajo peso o peso normal de edad inferior a los cinco años. Sin embargo, se observó un efecto benéfico en niños con altas concentraciones de retinol sérico basal.

  • Complicaciones relacionadas con el embarazo (C)

    La deficiencia de vitamina A maternal es común en los países en vías de desarrollo. El betacaroteno puede reducir las complicaciones relacionadas con el embarazo y la mortalidad en estas personas. Sin embargo, se ha informado que la ingestión excesiva de vitamina A aumenta los riesgos de algunos defectos congénitos. Por tanto, no se recomienda el suplemento de vitamina A por encima de la RDA en el embarazo.

  • Envejecimiento de la piel (mejoramiento del aspecto de la piel) (C)

    Algunos estudios indican que la vitamina A tópica podría mejorar el aspecto y la integridad de la piel que se envejece.

  • Prevención del cáncer de piel (C)

    No está claro si la vitamina A o el betacaroteno, ya sea que se administre vía oral o que se use en la piel con bloqueador solar, sea benéfica en la prevención o el tratamiento de cánceres de piel o de arrugas.

  • El cáncer de estómago (prevención) (C)

    Investigaciones han propuesto que la administración de suplementos de vitamina puede reducir la tasa de cáncer de estómago. Sin embargo, hay evidencia que sugiere que la vitamina A no reduce las tasas de cáncer gástrico o lesiones gástricas precancerosas. Se necesita más investigación para determinar si la vitamina A tiene efectos sobre el cáncer de estómago.

  • Tumores (prevención de pólipos) (C)

    El alfacaroteno y la vitamina A pueden proteger contra la recurrencia de pólipos y adenoma en personas que no fuman y que no toman bebidas alcohólicas o ser un indicador de conformidad u otro factor de estilo de vida sano que reduce el riesgo. Se necesita mayor investigación antes de llegar a una conclusión

  • Infección viral (infección por Norovirus) (C)

    Se ha indicado que la suplementación con vitamina A ayuda a evitar la infección por NoV en niños y a reducir los síntomas asociados con las infecciones por NoV.

  • Pérdida de peso (C)

    Se ha indicado el uso diario de vitamina A con calcio para la pérdida de peso y en un estudio se reportó una pérdida de peso promedio de 2 libras después de dos años de suplementación en mujeres jóvenes.

  • Cicatrización de heridas (C)

    En estudios preliminares, el retinol palmitato redujo significativamente los síntomas rectales de la proctopatía por radiación, quizás debido a los efectos de cicatrización de heridas. Se necesita una mayor investigación para confirmar estos resultados.

  • Cáncer de pulmón (D)

    Se ha estudiado la vitamina A como un posible tratamiento para el cáncer de pulmón sin ninguna evidencia de los beneficios. La evidencia disponible indica que una alta dosis de vitamina A y betacaroteno puede efectivamente aumentar el riesgo de efectos adversos, especialmente entre los consumidores de alcohol y los fumadores.

  • Efectos adversos de la quimioterapia (D)

    La suplementación de vitamina A no parece mejorar los efectos secundarios relacionados con la quimioterapia, incluidos las náuseas, vómito, diarrea o úlceras bucales.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Se debe evitar en individuios con hipersensibilidad conocida/alergia a la vitamina A.

Efectos secundarios y advertencias

La toxicidad de la vitamina A o hipervitaminosis A es poco común en la población general. La toxicidad de la vitamina A puede ocurrir con cantidades excesivas de vitamina A que se toma por poco o mucho tiempo. Por consiguiente, la toxicidad puede ser aguda o crónica. Un infante con toxicidad aguda puede desarrollar una protuberancia frontal (punto de blandura en la cabeza) y los síntomas son similares a un tumor en el cerebro. Los adultos experimentan síntomas menos específicos como dolores de cabeza, mareo, fatiga, malestar, visión borrosa, dolor en los huesos e inflamación, náuseas y/o vómito. La toxicidad aguda por vitamina A también podría conducir a una mayor presión intracraneal, prurito o picazón y problemas óseos. La toxicidad aguda puede resultar en daño en los ojos, altos niveles de calcio y daños en el hígado. Las personas con enfermedad en el hígado y alto consumo de alcohol pueden estar en riesgo de hepatotoxicidad por la suplementación de vitamina A. Los fumadores que consumen alcohol y betacaroteno pueden estar en un mayor riesgo de cáncer de pulmón o enfermedad cardiovascular.

La toxicidad por vitamina A puede conducir a colestasis intrahepática, una afección en la cual la bilis no puede fluir desde el hígado hacia los intestinos. El tratamiento con ácido ursodeoxicólico ha mostrado que mejora en gran medida los síntomas de la colestasis.

Embarazo y lactancia

La vitamina A se debe usar únicamente dentro de la asignación dietética recomendada porque el exceso de vitamina A como también la deficiencia de la misma se han asociado con defectos congénitos. Las dosis excesivas de vitamina A se han asociado con deformaciones del sistema nervioso.

La vitamina A se excreta en la leche materna humana. No se han establecido claramente los beneficios o los peligros para los infantes lactantes.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Los suplementos de la vitamina A no se deben tomar de forma simultánea con acitretina (Soriatane®), anticoagulantes (adelgazantes de la sangre) como warfarina (Coumadin®), bexaroteno (Targentin®), ácido All-Trans-Retinoic (ATRA, Vesanoid®), etretinato (Tegison®) isotretinoina (Accutane®, Amnesteen®), o tretinoina (Vesabiod®, Avita®, Renova®, Retin-A®, Retin-A® Micro, Altican®) debido a un mayor riesgo de toxicidad por vitamina A.

La colestiramina (Questran®) y el colestipol (Colestid®) pueden disminuir la efectividad de la vitamina A al reducir la absorción de esta vitamina liposoluble. La neomicina puede interferir con la absorción de la vitamina A, no obstante no se ha encontrado que esta interacción sea significante en términos clínicos. Los anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas) aumentan los niveles de vitamina A en el plasma.

La vitamina A puede reducir los índices de seroconversión del virus/vacuna del sarampión, lo que causa que la vacuna sea menos efectiva.Otras vacunas podrían mejorarse con la vitamina A, entre ellas la vacuna Haemophilus infuenzae tipo b y la vacuna de la difteria. Otras vacunas no han demostrado verse afectadas por la suplementación con vitamina A, entre ellas la vacuna oral de la polio (OPV), las vacunas de toxoide tetánico, pertusis y hepatitis B. La vitamina A también podría alterar la respuesta inmunológica a la vacuna Bacille Calmette-Guérin (BCG), pero la interacción no es clara.

Se ha informado que el aceite mineral reduce la absorción de todas las vitaminas liposolubles. Con uso ocasional, el efecto en los niveles de la vitamina A no parece ser significativo. Alcohol, en particular uso crónico, puede inducir a la deficiencia de vitamina A.

El orlistat (medicamento para la obesidad) disminuye la absorción de las vitaminas liposolubles, aunque los estudios indican que la vitamina A no se ve muy afectada por el orlistat como otras vitaminas liposolubles. No obstante, el fabricante del orlistat recomienda que todos los pacientes tomen un suplemento de multivitamina que contenga todas las vitaminas liposolubles (incluso las vitaminas A, D, E y K a menos que se contraindique de otra manera), separando el tiempo de la dosis por al menos 2 horas del orlistat.

Los pacientes que toman tetraciclinas, especialmente minociclina (Minocin®), más la vitamina A, están en riesgo de desarrollar hipertensión intracraneal benigna (pseudotumor cerebri), la cual puede ocurrir con las tetraciclinas y la intoxicación por vitamina A. Por lo tanto, se deben evitar altas dosis de vitamina A en personas que toman tetraciclinas crómicas. Otros ejemplos de tetraciclinas incluyen demeclociclina (Declomycin®) y tetraciclina (Achromycin®).

Aumento de la toxicidad con el uso concomitante de vitamina A y la quimioterapia pueden ocurrir.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El algarrobo puede aumentar el riesgo de toxicidad de vitamina A.

La deficiencia de cinc puede alterar el estado de la vitamina A, aunque no está claro el mecanismo.

La vitamina A puede mejorar la anemia en personas que presentan deficiencias de hierro y vitamina A. Al parecer no hay beneficios en las personas que no presentan deficiencia de vitamina A.

Dosificación:

The below doses are based on scientific research, publications, traditional use, or expert opinion. Many herbs and supplements have not been thoroughly tested, and safety and effectiveness may not be proven. Brands may be made differently, with variable ingredients, even within the same brand. The below doses may not apply to all products. You should read product labels, and discuss doses with a qualified healthcare professional before starting therapy.

Fuentes de vitamina A: La vitamina A se encuentra en los productos lácteos, pescado, frutas y verduras de colores oscuros. El consumo de 5 porciones de frutas y vegetales por día proporciona de 5 a 6 miligramos por día de carotenoides de provitamina A, lo cual brinda alrededor del 50-65% de la RDA de vitamina A para adultos.

Adultos (18 años y mayores)

La vitamina A se encuentra en la mayoría de las multivitaminas, a menudo en dosis de 5,000 UI como cápsulas blandas, cápsulas, tabletas o en líquido. La asignación diaria recomendada de EE.UU. (RDA) para adultos ha sido establecida por el Institute of Medicine de la Nacional Academy of Sciences de EE.UU. Las recomendaciones son: 900 microgramos diarios (3,000 UI) para hombres y 700 microgramos diarios (2,300 UI) para mujeres. Para mujeres embarazadas de 19 años y más, se recomiendan 770 microgramos diarios (2,600 UI). Para mujeres lactantes de 19 años y más, se recomiendan 1,300 microgramos diarios (4,300 UI).

Para la deficiencia de vitamina A que no involucre xeroftalmia, se han usado 100,000 UI por vía oral o con administración intramuscular diaria por 3 días, después de 50,000 UI por día durante 2 semanas. Se ha recomendado una dosis de mantenimiento de 10,000 a 20,000 UI por día durante 2 meses.

El cuidado de apoyo posterior a la quimioterapia podría incluir inyecciones semanales de 100,000 IU de vitamina A. Los pacientes que reciben vitamina A deben tener cuidado con la toxicidad del hígado.

Las inyecciones siempre deben estar a cargo de un proveedor de la salud debidamente licenciado.

Niños (menores de 18 años)

El Institute of Medicine de la National Academy of Sciences de EE.UU. ha establecido la RDA. Las recomendaciones son las siguientes: para niños entre 1-3 años, 300 microgramos diarios (1,000 UI); para niños entre 4-8 años, 400 microgramos diarios (1,300 UI); para niños entre 9-13 años, 600 microgramos diarios (2,000 UI). Para mujeres embarazadas entre 14-18 años, se recomiendan 750 microgramos diarios (2,500 UI); para mujeres lactantes entre 14-18 años, se recomiendan 1,200 microgramos diarios(4,000 UI).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido las pautas de dosificación para niños entre 6-11 meses en 100,000 UI de vitamina A. Esto aumenta a 200,000 UI cada seis meses de 12 a 59 meses de edad.

Referencias:

 

  • Becker P, Maurer B, Schirmacher P, et al. Vitamin A-induced cholestatic hepatitis: a case report. Z Gastroenterol 2007 Oct;45(10):1063-6.
  • Bjelakovic G, Nikolova D, Simonetti RG, et al. Antioxidant supplements for preventing gastrointestinal cancers. Cochrane Database Syst Rev 2008 Jul 16;(3):CD004183.
  • Block KI, Koch AC, Mead MN, et al. Impact of antioxidant supplementation on chemotherapeutic toxicity: a systematic review of the evidence from randomized controlled trials. Int J Cancer 2008 Sep 15;123(6):1227-39.
  • Cooney TM, Johnson CS, Elner VM. Keratomalacia caused by psychiatric-induced dietary restrictions. Cornea 2007 Sep;26(8):995-7.
  • Cox SE, Arthur P, Kirkwood BR, et al. Vitamin A supplementation increases ratios of proinflammatory to anti-inflammatory cytokine responses in pregnancy and lactation. Clin Exp Immunol 2006 Jun;144(3):392-400.
  • Darboe MK, Thurnham DI, Morgan G, et al. Effectiveness of an early supplementation scheme of high-dose vitamin A versus standard WHO protocol in Gambian mothers and infants: a randomised controlled trial. Lancet 2007 Jun 23;369(9579):2088-96.
  • Diness BR, Fisker AB, Roth A, et al. Effect of high-dose vitamin A supplementation on the immune response to Bacille Calmette-Guerin vaccine. Am J Clin Nutr 2007 Oct;86(4):1152-9.
  • Kafi R, Kwak HS, Schumacher WE, et al. Improvement of naturally aged skin with vitamin A (retinol). Arch Dermatol 2007 May;143(5):606-12.
  • Klemm RD, Labrique AB, Christian P, et al. Newborn vitamin A supplementation reduced infant mortality in rural Bangladesh. Pediatrics 2008 Jul;122(1):e242-50.
  • Long KZ, Rosado JL, DuPont HL, et al. Supplementation with vitamin A reduces watery diarrhoea and respiratory infections in Mexican children. Br J Nutr 2007 Feb;97(2):337-43.
  • Newton S, Owusu-Agyei S, Ampofo W, et al. Vitamin A supplementation enhances infants' immune responses to hepatitis B vaccine but does not affect responses to Haemophilus influenzae type b vaccine. J Nutr 2007 May;137(5):1272-7.
  • Payne LG, Koski KG, Ortega-Barria E, et al. Benefit of vitamin A supplementation on ascaris reinfection is less evident in stunted children. J Nutr 2007 Jun;137(6):1455-9.
  • Saltzman MD, King EC. Central physeal arrests as a manifestation of hypervitaminosis A. J Pediatr Orthop 2007 Apr-May;27(3):351-3.
  • Swami HM, Thakur JS, Bhatia SP. Impact of mass supplementation of vitamin A. Indian J Pediatr. 2007 May;74(5):443-7.
  • Tielsch JM, Rahmathullah L, Katz J, et al. Maternal night blindness during pregnancy is associated with low birthweight, morbidity, and poor growth in South India J Nutr 2008 Apr;138(4):787-92.

 

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad