SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Trébol rojo (Trifolium pratense)

Trébol rojo (Trifolium pratense)

Resumen:

El trébol rojo es una legumbre que al igual que la soya, contiene "fitoestrógenos" (substancias químicas de las plantas que son similares a los estrógenos y que pueden actuar en el cuerpo de manera similar a los estrógenos, o que pueden realmente bloquear los efectos de los estrógenos). El trébol rojo se utilizaba tradicionalmente para el tratamiento del asma, pertusis (tos ferina), cáncer y gota. En los últimos tiempos, los extractos de isoflavona del trébol rojo se utilizan más a menudo para tratar los síntomas de la menopausia, como una alternativa a la terapia de reemplazo hormonal, contra el colesterol alto o para prevenir la osteoporosis. Sin embargo, actualmente no existen estudios de calidad en seres humanos que apoyen el uso del trébol rojo para el tratamiento de cualquier afección médica.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, SIDA, antibacterial, antioxidante, antiespasmódico, inhibidor del apetito, artritis, asma, purificador de la sangre, bronquitis, quemaduras, úlceras bucales, enfermedades crónicas de la piel, tos, diurético (incremento del flujo de orina), eczema, trastornos oculares (ojos adoloridos), gota, presión arterial alta, indigestión, mastalgia (dolor en el seno), osteosarcoma (cáncer de huesos), síndrome premenstrual, soriasis, enfermedades de transmisión sexual, úlceras/llagas cutáneas, tuberculosis, tos ferina (pertusis) , cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Hiperplasia benigna de la próstata (C)

    Existe solamente un estudio del trébol rojo en el tratamiento de la hipertrofia prostática benigna (agrandamiento de la próstata). Se requiere de mayor investigación antes de que se pueda llegar a alguna conclusión firme.

  • Cáncer (C)

    Isoflavonas del trébol rojo pueden tener propiedades como estrógeno en el cuerpo, y se han propuesto como una posible terapia en el cáncer de próstata y relacionados con los sofocos. Algunas isoflavonas también se han demostrado propiedades anti-cáncer en estudios de laboratorio. Debido a que hay una falta de investigación en humanos que es bien diseñada en esta área, no se puede hacer una conclusión firme.

  • Cardiovascular - flujo sanguíneo (C)

    Se ha indicado que el trébol rojo mejora el flujo sanguíneo a través de las arterias y venas. Sin embargo, los estudios en esta área son limitados; se requiere de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Función cognitiva (C)

    La evidencia preliminar indica que el suplemento con isoflavonas no pueden tener efectos importantes a corto plazo sobre la función cognitiva en mujeres postmenopáusicas. Más estudios de alta calidad son necesarios para determinar el efecto, en su caso, en esta población de pacientes.

  • Diabetes (C)

    Se ha estudiado el trébol rojo en el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2 a fin de determinar los beneficios potenciales con respecto a complicaciones de la diabetes tales como hipertensión y estrechez de las arterias y las venas. Se requiere de investigación adicional antes de que se pueda hacer una conclusión firme.

  • Terapia de reemplazo hormonal (C)

    Investigaciones de laboratorio indican que las isoflavonas del trébol rojo tienen actividad similar a los estrógenos. Sin embargo, no hay evidencia clara de que las isoflavonas compartan los posibles efectos benéficos de los estrógenos (por ejemplo los efectos en la densidad ósea). Además, la terapia de reemplazo hormonal en sí es un tema de controversia del que se reporta recientemente que sus daños potenciales pueden superar sus beneficios.

  • Hipercolesterolemia (C)

    El trébol rojo no ha demostrado tener efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol en la sangre. Debido a los resultados contradictorios, se necesita más investigación en esta área antes de se puede hacer una conclusión.

  • Síntomas de menopausia (C)

    Se propone que las isoflavonas del trébol rojo reducen los síntomas de la menopausia (tales como las oleadas de calor) y este uso es bastante popular. También podrían disminuir la presión arterial y los niveles de los triglicéridos. Sin embargo, la mayoría de los estudios disponibles en seres humanos tienen diseño deficiente, además de ser de corta duración (tratamientos por menos de 12 semanas). Dado que los resultados de los estudios publicados están en conflicto entre sí, se requiere de mayor investigación antes de que se pueda llegar a una conclusión firme.

  • Osteoporosis (C)

    No existe claridad acerca de los efectos benéficos de las isoflavonas del trébol rojo sobre la densidad ósea. La mayoría de los estudios de isoflavonas en esta área se concentran en la soya, la cual contiene diferentes cantidades de isoflavonas, así como otros ingredientes sin isoflavonas. Se requiere de mayor investigación antes de que se pueda hacer una conclusión.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Las personas que tengan alergias reconocidas o reaccionen a productos que contengan trébol rojo o isoflavonas deben evitar ingerir trébol rojo.

Efectos secundarios y advertencias

Unos pocos estudios en seres humanos reportaron buena tolerancia al uso de extractos de trébol rojo, sin efectos secundarios serios, por períodos de tratamiento de hasta un año. En teoría y con base en la acción similar a los estrógenos que se ha observado en pruebas de laboratorio para el trébol rojo, dentro de los efectos secundarios se incluyen aumento de peso o dolor en los senos, aunque esto no se ha reportado con claridad en seres humanos. En teoría, pueden ocurrir cambios en la menstruación e incremento del crecimiento en las células del útero (hiperplasia del endometrio), aunque investigaciones preliminares de corto plazo (menos de seis meses) no han encontrado incrementos en el grosor de la pared del útero (endometrial) relacionados con el tratamiento de trébol rojo. El trébol rojo puede afectar los niveles hormonales de la liberación de gonadotropina (GrH), de la hormona estimulante de folículos (FSH) y de la hormona luteinizante (LH), aunque en estudios preliminares no se han encontrado cambios significativos en los niveles de FSH o LH.

En teoría, el trébol rojo puede incrementar el riesgo de sangrado. Sin embargo, no existen estudios confiables que reporten sangrado relacionado con el trébol rojo en seres humanos. Se recomienda precaución en pacientes que tenga trastornos de sangrado que estén tomando drogas que puedan incrementar el riesgo de sangrado, o que se someterán a alguna cirugía. Puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

Se ha estudiado el efecto del trébol rojo en la disminución de los niveles de azúcar en la sangre, sin resultados concluyentes. Se recomienda precaución con su uso, hasta que exista mayor investigación disponible.

Debe usarse con precaución en pacientes que toman terapia de reemplazo hormonal (TRH) o pastillas anticonceptivas.

Debe usarse con precaución en pacientes con presión arterial baja o en aquellos que toman medicamentos que disminuyen la presión sanguínea, como el trébol rojo puede reducir la presión arterial y puede causar presión arterial añadido un efecto hipotensor.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del trébol rojo durante el embarazo o la lactancia debido a su actividad similar a aquella de los estrógenos. El trébol rojo se ha reportado como una causa posible de infertilidad y aborto en ganado de crianza.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El trébol rojo puede interferir con la manera como el hígado procesa ciertas drogas usando la enzima conocida como citocromo P450 3A4. Como resultado de ello, los niveles de estas drogas pueden incrementarse en la sangre y pueden causar efectos incrementados o reacciones adversas potencialmente graves. Los pacientes que estén usando cualquier medicamento, deben revisar el inserto en el paquete y consultar con un médico o farmaceuta acerca de las posibles interacciones.

En teoría, el trébol rojo puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma en conjunto con otras drogas que tengan ese mismo riesgo. Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes ("adelgazante de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetarias tales como clopidogrel (Plavix®) y drogas antiinflamatorias y sin esteroides tales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®). Dado que el trébol rojo contiene químicos similares a aquellos de los estrógenos, puede alterar los efectos de drogas con estrógenos o con propiedades similares a los estrógenos. Ejemplos de ellas son las píldoras anticonceptivas o terapias de reemplazo hormonal como Premarin® y Provera®.

Se han estudiado los efectos del trébol rojo en la disminución de los niveles de azúcar en la sangre, con resultados no concluyentes. Se recomienda precaución a las personas diabéticas o que estén tomando otros medicamentos que puedan alterar el nivel de azúcar en la sangre, hasta que se tenga mayor información científica disponible.

En teoría, el trébol rojo puede interactuar con otros medicamentos que contienen estrógenos. El trébol rojo contiene fitoestrógenos, los cuales son químicos de origen vegetal que son similares al estrógeno y pueden interactuar en el cuerpo como el estrógeno o incluso, pueden bloquear sus efectos. El trébol rojo también puede alterar los efectos de los andrógenos (hormonas sexuales masculinas).

El trébol rojo puede bajar presión arterial. Se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos que bajan la presión arterial.

El trébol rojo puede tener efectos acumulativos con antilipémicos (fármacos que reducen el colesterol) y antineoplásicos (fármacos anti-cáncer).

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El trébol rojo puede interferir con la manera en que el hígado procesa ciertas drogas usando una enzima conocida como citocromo P450 3A4. Como resultado de ello, el trébol rojo puede causar que los niveles de otras hierbas o suplementos en la sangre sean muy altos. También puede alterar los efectos posibles que otras hierbas o suplementos causen en el sistema P450.

En teoría, el trébol rojo puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma en conjunto con otras hierbas o suplementos que tengan el mismo riesgo. Se han reportado múltiples casos con el uso de Ginkgo biloba y menos casos con ajo y palma enana americana. Otros numerosos agentes en teoría podrían incrementar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

Dado que el trébol rojo contiene propiedades químicas similares a las de los estrógenos, se considera que los efectos de otros agentes que tienen propiedades similares podrían alterarse.

Se ha estudiado el uso del trébol rojo para disminuir los niveles de azúcar en la sangre, sin resultados concluyentes. Se recomienda precaución a las personas diabéticas o que tomen otras hierbas o suplementos que puedan alterar el azúcar en la sangre, hasta que se tenga disponibilidad de mayor evidencia.

El trébol rojo puede bajar presión arterial. Se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos que bajan la presión arterial.

El trébol rojo puede tener efectos acumulativos con antilipémicos (hierbas y suplementos que reducen el colesterol) y antineoplásicos (hierbas y suplementos anti-cáncer).

Referencias:

 

  • Atkinson C, Compston JE, Day NE, et al. The effects of phytoestrogen isoflavones on bone density in women: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Am J Clin Nutr 2004;79(2):326-333.
  • Atkinson C, Warren RM, Sala E, et al. Red-clover-derived isoflavones and mammographic breast density: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial [ISRCTN42940165]. Breast Cancer Res 2004;6(3):R170-R179.
  • Baber RJ, Templeman C, Morton T, et al. Randomized placebo-controlled trial of an isoflavone supplement and menopausal symptoms in women. Climacteric 1999;2:85-92.
  • Beck V, Unterrieder E, Krenn L, et al. Comparison of hormonal activity (estrogen, androgen and progestin) of standardized plant extracts for large scale use in hormone replacement therapy. J Steroid Biochem Mol Biol 2003;84(2-3):259-268.
  • Coon JT, Pittler MH, Ernst E. Trifolium pratense isoflavones in the treatment of menopausal hot flushes: a systematic review and meta-analysis. Phytomedicine 2007 Feb;14(2-3):153-9.
  • Howes J, Waring M, Huang L, et al. Long-term pharmacokinetics of an extract of isoflavones from red clover (Trifolium pratense). J Altern Complement Med 2002;8(2):135-142.
  • Howes JB, Sullivan D, Lai N, et al. The effects of dietary supplementation with isoflavones from red clover on the lipoprotein profiles of post menopausal women with mild to moderate hypercholesterolaemia. Atherosclerosis 2000;152(1):143-147.
  • Howes JB, Tran D, Brillante D, et al. Effects of dietary supplementation with isoflavones from red clover on ambulatory blood pressure and endothelial function in postmenopausal type 2 diabetes. Diabetes Obes.Metab 2003;5(5):325-332.
  • Nelson HD, Vesco KK, Haney E, et al. Nonhormonal therapies for menopausal hot flashes: systematic review and meta-analysis. JAMA 2006 May 3;295(17):2057-71.
  • Rossouw JE, Anderson GL, Prentice RL, et al. Risks and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women: principal results From the Women's Health Initiative randomized controlled trial. JAMA 7-17-2002;288(3):321-333.
  • Rotem C, Kaplan B. Phyto-Female Complex for the relief of hot flushes, night sweats and quality of sleep: randomized, controlled, double-blind pilot study. Gynecol Endocrinol 2007 Feb;23(2):117-22.
  • Teede HJ, McGrath BP, DeSilva L, et al. Isoflavones reduce arterial stiffness: a placebo-controlled study in men and postmenopausal women. Arterioscler Thromb Vasc Biol 6-1-2003;23(6):1066-1071.
  • Tempfer CB, Bentz EK, Leodolter S, et al. Phytoestrogens in clinical practice: a review of the literature. Fertil Steril 2007 Jun;87(6):1243-9.
  • Tice JA, Ettinger B, Ensrud K, et al. Phytoestrogen supplements for the treatment of hot flashes: the Isoflavone Clover Extract (ICE) Study: a randomized controlled trial. JAMA 7-9-2003;290(2):207-214.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad