SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Sulfato de condroitina

Sulfato de condroitina

Resumen:

La condroitina fue extraída y purificada por primera vez en los años 60s. Actualmente es manufacturada a partir de fuentes naturales (cartílago de tiburón/res o tráquea de bovino) o de fuentes sintéticas. El consenso en las opiniones de expertos y de la industria apoya el uso de la condroitina y su agente y compañero común, la glucosamina, para mejorar síntomas y evitar (o posiblemente revertir) el proceso degenerativo de la osteoartritis.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Envejecimiento, alergias, enfermedad de Alzheimer, analgésico, angina (dolor de pecho), anticoagulante (adelgazante de la sangre), antiinflamatorio, antioxidante, antitrombótico, arterioesclerosis, cicatrización de huesos, cáncer de seno, salud cardiovascular, úlceras venosas crónicas, defectos óseos profundos, gonartrosis, enfermedad de las encías, dolores de cabeza, ataques al corazón (tratamiento y prevención), colesterol alto, VIH/SIDA, hiperglicemia/diabetes, anemia por deficiencia de hierro, dolores articulares, problemas articulares (reparación de cartílagos, degeneración de discos, producción de fluidos sinoviales), cálculos en el riñón, leucemia, malaria, regeneración nerviosa, osteoporosis, prevención de parto prematuro, afecciones respiratorias, artritis reumatoide, ronquidos, lesiones del tejido blando (desgarro de ligamentos y tendones), lesiones de la médula espinal, lesiones deportivas, úlceras en venas de piernas, cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Osteoartritis (A)

    Múltiples pruebas clínicas controladas hechas desde los años 80 han examinado el uso de la condroitina oral en pacientes con osteoartritis de la rodilla y otras localizaciones (espina, caderas, articulaciones de los dedos). La mayoría de esos estudios han reportado beneficios significativos en cuanto a los síntomas (como el dolor), función (como la mobilidad), y se han reducido los requerimientos de medicamentos (como los antiinflamatorios). Sin embargo, la mayoría de los estudios ha sido breve (seis meses de duración) y ha tenido deficiencias metodológicas. A pesar de estas debilidades, y el potencial para parcialidad en los resultados disponibles, el peso de la evidencia científica señala un efecto beneficioso cuando se utiliza la condroitina durante 6 a 24 meses. Los efectos a largo plazo no son claros. También se han llevado a cabo estudios preliminares con condroitina aplicada a la piel. La condroitina es usada frecuentemente con glucosamina. Se ha demostrado que la glucosamina independientemente beneficia a los pacientes con osteoartritis (particularmente en la rodilla). No se ha aclarado si el beneficio agregado de los dos agentes es mejor que el de uno solo.

  • Control de la vejiga (B)

    Varias investigaciones son prometedoras en el uso de la condroitina para la cistitis intersticial, la cual es una inflamación crónica de la vejiga. El sulfato de condroitina también puede ayudar a los pacientes con vejiga hiperactiva o a controlar vejigas inestables. Se requiere evidencia adicional antes de poder emitir una conclusión firme.

  • Usos oftalmológicos (C)

    Algunas veces se usa la condroitina como componente de soluciones oftalmológicas para la queratoconjuntivitis, preservación de córneas y presión intraocular. Estas soluciones deben usarse solamente bajo la supervisión de un oftalmólogo. Se requieren investigaciones adicionales en esta área.

  • Enfermedad arterial coronaria (prevención secundaria) (C)

    Varios estudios al principio de los años 70 evaluaron el uso de la condroitina oral para la prevención de eventos coronarios subsecuentes en pacientes con historia de enfermedad cardiaca o ataque al corazón. Aunque se han reportado resultados favorables,. no se puede hacer una recomendación en esta área debido a deficiencias metodológicas en esta investigación y a la amplia disponibilidad actual de terapias con drogas que han sido probadas en mayor número para pacientes con estas características.

  • Cistitis intersticial (C)

    Hay investigación preliminar que estudia la administración de condroitina intravesicular en pacientes diagnosticados con cistitis intersticial. Es necesario tener evidencia adicional antes de poder llegar a una conclusión clara.

  • Mejoría en la absorción de hierro (C)

    Investigaciones preliminares indican que ingerir condroitina con hierro puede mejorar la absorción de hierro en personas sanas. No es claro si tomar condroitina ayuda a los pacientes con deficiencia de hierro a absorber más hierro. Se requiere más investigación en esta área antes de llegar a una recomendación firme.

  • Psoriasis (C)

    Hay estudios tempranos que sugieren que la condroitina puede ayudar en el tratamiento de psoriasis. Se necesitan pruebas clínicas bien diseñadas para confirmar estos resultados.

  • Dolor muscular (retardo de la aparición) (D)

    Se creía que la condroitina era beneficiosa para el retardo de la aparición del dolor muscular debido a que el sulfato de condroitina se usa a menudo como antiinflamatorio y para el alivio del dolor causado por la osteoartritis. Sin embargo, investigaciones preliminares no sustentan este uso. Se requiere más investigación en esta área para confirmar estos resultados.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe usarse con precaución si hay alergias o hipersensibilidad a los productos de sulfato de condroitina. Debe usarse son precaución en pacientes con alergia a los mariscos debido a la posibilidad de una reacción alérgica. Se han reportado urticaria, salpullido, sensibilidad cutánea al sol y empeoramiento de asma previamente bien controlada.

Efectos secundarios y advertencias

Parece ser que el sulfato de condroitina se tolera bien hasta por tres años.

Efectos adversos se han reportado rara vez y en teoría incluyen: dolor de cabeza, desasosiego motror, euforia, ronchas, erupciones, sensitividad a la luz, pérdida del cabello, dificultades para respirar, estrechez subjetiva de la garganta y del pecho, exacerbación de asma que estaba previamente controlada, dolor de pecho, presión sanguínea elevada, edema de extremidades inferiores, dolor/ dispepsia gastrointestinal, náusea diarrea, estreñimiento, transaminitis, aumento en el riesgo de sangrado (teóricamente), supresión de médula ósea (investigación en animales) y edema de los párpados.

Debe evitarse en personas con cáncer de próstata o en alto riesgo debido a que puede ocurrir aumento en la propagación o recurrencia del cáncer de próstata.

Embarazo y lactancia

Las mujeres embarazadas o con recién nacidos lactantes deben evitar el consumo de condroitina debido al desconocimiento de los efectos posibles y a que existe una similitud estructural con la heparina, un adelgazante de sangre contraindicado durante el embarazo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, la condroitina puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma junto con drogas que aumentan el riesgo de sangrado. Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes ("adelgazadores de la sangre") como warfarina (Coumadin®) o heparina, medicamentos contra plaquetas como clopidogrel (Plavix®), y drogas sin esteroides contra la inflamación como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Debe usarse con precaución con hialuronidasa o agentes con propiedades hidrofílicas (atracción al agua). Consulte a un profesional de la salud, incluso a un farmaceuta, para revisar las interacciones.

También debe usarse con precaución cuando se combina con otros agentes que pueden causar sensibilidad al sol ya que la condroitina puede aumentar la sensibilidad al sol.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

En teoría, la condroitina puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas o suplementos que se cree que aumentan el riesgo de sangrado. Múltiples casos de sangrado se han reportado con el uso de Ginkgo biloba, y menos casos con palma enana americana. Otros numerosos agentes pueden en teoría aumentar el riesgo de sangrado, aunque esto no ha sido probado en la mayoría de los casos.

En base a la información preliminar, la condroitina puede aumentar la absorción de hierro, También puede interactuar o alterar las concentraciones de calcio, alcanfor, glucosamina, manganeso, aceite de menta y cartílago de tiburón.

Debe usarse con precaución con hierbas o suplementos con propiedades hidrofílicas (atracción al agua). Consulte a un profesional de la salud, incluso a un farmaceuta, para revisar las interacciones. También debe usarse con precaución cuando se combina con otros agentes que pueden causar sensibilidad al sol ya que la condroitina puede aumentar la sensibilidad al sol.

Dosificación:

Adulto (18 años y mayores)

Se han estudiado dosis de 200 a 400 miligramos por vía oral de dos a tres veces diarias, o de 800 a 1,200 miligramos, una vez al día. Dosis más altas (hasta 2,000 miligramos) parecen tener un nivel de eficacia similar. En el tratamiento de osteoartritis, el efecto completo puede tardar varias semanas en ocurrir.

No está claro cuál es la dosis óptima cuando se usa en combinación con la glucosamina o si la combinación es tan efectiva o más efectiva que si se usara cada agente por separado.

Para la osteoartritis, se han usado 50 a 100 miligramos en una sola inyección o dicha dosis dividida en dos inyecciones diarias. Se recomienda supervision médica.

Niños (menores de 18 años)

No se ha probado una dosis efectiva de condroitina para niños.

Referencias:

 

  • Bjordal JM, Klovning A, Ljunggren AE, et al. Short-term efficacy of pharmacotherapeutic interventions in osteoarthritic knee pain: A meta-analysis of randomised placebo-controlled trials. Eur J Pain 2007;11(2):125-138.
  • Bourgeois P, Chales G, Dehais J, et al. Efficacy and tolerability of chondroitin sulfate 1200 mg/day vs chondroitin sulfate 3 x 400 mg/day vs placebo. Osteoarthritis Cartilage 1998;6 Suppl A:25-30.
  • Braun WA, Flynn MG, Armstrong WJ, et al. The effects of chondroitin sulfate supplementation on indices of muscle damage induced by eccentric arm exercise. J Sports Med Phys Fitness 2005;45(4):553-560.
  • Clegg DO, Reda DJ, Harris CL, et al. Glucosamine, chondroitin sulfate, and the two in combination for painful knee osteoarthritis. N Engl J Med 2-23-2006;354(8):795-808.
  • Cohen M, Wolfe R, Mai T, et al. A randomized, double blind, placebo controlled trial of a topical cream containing glucosamine sulfate, chondroitin sulfate, and camphor for osteoarthritis of the knee. J Rheumatol 2003;30(3):523-528.
  • Felson DT. Glucosamine and chondroitin sulfate in knee osteoarthritis: where now? Nat Clin Pract Rheumatol 2006;2(7):356-357.
  • Leffler CT, Philippi AF, Leffler SG, et al. Glucosamine, chondroitin, and manganese ascorbate for degenerative joint disease of the knee or low back: a randomized, double-blind, placebo-controlled pilot study. Mil Med 1999;164(2):85-91.
  • Mazieres B, Hucher M, Zaim M, et al. Effect of chondroitin sulphate in symptomatic knee osteoarthritis: a multicentre, randomised, double-blind, placebo-controlled study. Ann Rheum Dis 2007;66(5):639-645.
  • McAlindon TE, LaValley MP, Gulin JP, et al. Glucosamine and chondroitin for treatment of osteoarthritis: a systematic quality assessment and meta-analysis. JAMA 2000;283(11):1469-1475.
  • Michel BA, Stucki G, Frey D, et al. Chondroitins 4 and 6 sulfate in osteoarthritis of the knee: a randomized, controlled trial. Arthritis Rheum 2005 Mar;52(3):779-86.
  • Richy F, Bruyere O, Ethgen O, et al. Structural and symptomatic efficacy of glucosamine and chondroitin in knee osteoarthritis: a comprehensive meta-analysis. Arch Intern Med 2003;163(13):1514-1522.
  • Rozenfeld V, Crain JL, Callahan AK. Possible augmentation of warfarin effect by glucosamine-chondroitin. Am J Health Syst Pharm 2004;61(3):306-307.
  • Tallia AF, Cardone DA. Asthma exacerbation associated with glucosamine-chondroitin supplement. J Am Board Fam Pract 2002;15(6):481-484.
  • Towheed TE, Anastassiades TP. Glucosamine and chondroitin for treating symptoms of osteoarthritis: evidence is widely touted but incomplete. JAMA 2000;283(11):1483-1484.
  • Uebelhart D, Malaise M, Marcolongo R, et al. Intermittent treatment of knee osteoarthritis with oral chondroitin sulfate: a one-year, randomized, double-blind, multicenter study versus placebo. Osteoarthritis Cartilage 2004;12(4):269-276.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad