SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Omega 3 reduce convulsiones epilépticas

Por -
Omega 3 reduce convulsiones epilépticas
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Un nuevo estudio realizado por científicos de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), mostró que las bondades de los ácidos grasos Omega 3 no se limitan a proteger el corazón. Las personas con epilepsia podrían reducir la frecuencia de las convulsiones hasta en una tercera parte con el consumo de bajas dosis de omega-3 de aceite de pescado todos los días.

Según el trabajo publicado en Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry, los ácidos grasos Omega 3 son capaces de cruzar del torrente sanguíneo hasta el sistema nervioso central, donde reducen la excitabilidad de las células del cerebro que desencadenan las crisis epilépticas.

El equipo de investigación, dirigido por el profesor Christopher DeGiorgio realizó un estudio con 24 personas cuya epilepsia ya no era sensible a los fármacos. A los participantes se les administraron 3 tratamientos separados por un periodo de 6 semanas y con una duración de 10 semanas en las que se suministraban diferentes cantidades de ácidos Omega 3. Estos consistieron en: tres cápsulas al día (dosis baja) de ácidos grasos Omega 3, más tres cápsulas de aceite de maíz (placebo); seis cápsulas de aceite de pescado al día y tres cápsulas de aceite de maíz dos veces al día.

Los resultados mostraron que el número medio de convulsiones entre los que tomaban aceite de pescado en bajas dosis fue de alrededor de 12 en un mes, en comparación con poco más de 17 ataques mensuales en el caso de la dosis alta, y poco más de 18 para quienes tomaron el placebo, lo que equivale a una caída de un tercio (33.6%) en el número de convulsiones cuando la dosis es baja.

Dos personas del grupo de la dosis baja estuvieron completamente libres de crisis durante las 10 semanas de la prueba pero ninguno de los participantes que tomaban la alta dosis o el placebo se libró de tener convulsiones. Las dosis más bajas de aceite de pescado también se relacionaron con una modesta caída en la presión arterial de 1.95 mm Hg durante las 10 semanas, a diferencia del aceite de pescado en alta dosis que se asoció con un aumento promedio de 1.84 mm Hg.

Los autores de la investigación consideran que sus hallazgos podrían ser particularmente útil para los pacientes con epilepsia que no responden a la medicación y destacan que el aceite de pescado en dosis bajas es una intervención segura y de bajo costo que puede reducir los ataques y mejorar la salud cardiovascular en las personas con epilepsia.

La Asociación Americana del Corazón (AHA) recomienda comer pescado (especialmente pescados grasos) por lo menos dos veces por semana. Algunos pescados grasos son la caballa, la trucha de lago, el arenque, las sardinas, la albacora (o atún blanco) y el salmón. Estos pescados son ricos en dos clases de ácidos grasos omega-3: ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA).

Convulsiones y epilepsia

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que la epilepsia es un trastorno cerebral que hace que las personas tengan convulsiones recurrentes. Las convulsiones ocurren cuando los grupos de células nerviosas (neuronas) del cerebro envían señales erróneas. Las personas pueden tener sensaciones y emociones extrañas o comportarse de una manera rara. Pueden tener espasmos musculares violentos o perder el conocimiento.

La epilepsia tiene muchas causas posibles, que incluyen las enfermedades, lesiones cerebrales y el desarrollo cerebral anormal. A pesar de eso, en muchos casos se desconoce la causa.

En Estados Unidos aproximadamente a 2.5 millones de personas tienen epilepsia, entre los afectados se incluyen tanto niños como niñas y personas de todas las razas. Cada año se diagnostica epilepsia a más de 180,000 personas. Las crisis convulsivas pueden empezar a cualquier edad, pero suelen iniciar antes de los 15 años o después de los 65.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad