Quantcast

Publicidad

Comentarios

Miel

Publicado -

0 Comentarios | Tamaño del texto:

Resumen:

La miel es un fluido dulce y viscoso producidos por las abejas mieleras (Apis melliflera) a partir del néctar de las flores. Aunque está clasificada dentro de la lista GRAS (generalmente reconocida como segura), existen numerosos reportes de que ciertos tipos de miel producidas a partir del néctar de plantas en floración del género Rhododendron y otros géneros tienen efectos tóxicos en humanos y animales.

El cuerpo absorbe y utiliza la miel de manera fácil. Ésta contiene 70-80% de azúcar y el resto de sus ingredientes son agua, minerales y trazas de proteínas, ácidos y otras sustancias. La miel se ha utilizado desde los tiempos de las antiguas civilizaciones egipcias, asirias, chinas, romanas y griegas como un remedio medicinal en el tratamiento de heridas, varias enfermedades gastrointestinales y afecciones cutáneas.

La importancia terapéutica de la miel como agente antibacteriano se reconoce desde 1892; las investigaciones modernas han evaluado el rol de la miel en el manejo de heridas crónicas así como otras indicaciones. Sin embargo, se carece de estudios de buena calidad por lo que se recomienda investigación adicional para establecer los efectos terapéuticos de la miel para cualquier indicación.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acidosis (acidez excesiva), antiácido, antienvejecimiento, anti-inflamatorio, antimicrobiano, antimicótico (antifúngico), antioxidante, antiparasitario, antitumoral, asma, dermatitis atópica, úlceras en el pecho, prevención de cáncer, cataratas, conjuntivitis, tos, caries dental, terapia adjunta para cirugía dental, diarrea, edema (inflamación), expectorante, infecciones e inflamaciones de los ojos, fiebre, infección por Helicobacter pylori, hiperglucemia (azúcar alta en la sangre), inmuno-estimulante, infecciones, lepra, rehidratación oral, dolor, opacidades post-herpéticas de la córnea, cuidados cutáneos, trastornos de la piel, llagas por presión, soriasis, infecciones respiratorias, septicemia, tiña corporis, tiña cruris, tiña faciei.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Quemaduras (C)

    La evidencia preliminar indica que la miel puede disminuir el tiempo de cicatrización de quemaduras. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Dermatitis (caspa) (C)

    La evidencia que apoya el uso de la miel en el tratamiento de la dermatitis y la caspa es limitada. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

  • Diabetes mellitus tipo 2 (C)

    La evidencia preliminar indica que la miel puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre en pacientes diabéticos. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Gangrena de Fournier (C)

    Actualmente, la evidencia disponible es insuficiente para el uso de la miel en el tratamiento de la gangrena de Fournier. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Gastroenteritis (infantil) (C)

    Actualmente, la evidencia en humanos en insuficiente para recomendar el uso de la miel para el tratamiento de la gastroenteritis infantil.

  • Herpes (C)

    La investigación preliminar encontró que la miel fue efectiva para el tratamiento del herpes labial, aunque no lo fue para el herpes genital. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

  • Hipercolesterolemia (colesterol alto) (C)

    En general, la evidencia que apoya el uso de la miel para tratar el colesterol alto es débil. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Hipertensión (presión arterial alta) (C)

    Actualmente, la evidencia preliminar indica que el uso de la miel en el tratamiento de la presión arterial alta es benéfico. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Úlceras en las piernas (C)

    Se han utilizado vendajes de miel en las úlceras de las piernas, sin que ofrezcan un beneficio clínico aparente. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Placa / gingivitis (C)

    Actualmente, existe evidencia limitada que demuestra un pequeño beneficio en el uso de la miel para el tratamiento de la placa gingival y la gingivitis. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Mucositis por radiación (C)

    Actualmente, la evidencia disponible es insuficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la miel para la mucositis por radiación.

  • Rinoconjuntivitis (C)

    Actualmente, la evidencia disponible en humanos es insuficiente para recomendar la miel en el tratamiento de la rinoconjuntivitis. La evidencia preliminar no indica beneficios.

  • Cicatrización de injertos cutáneos (de grosor dividido) (C)

    Actualmente, la evidencia disponible en humanos es insuficiente para recomendar el uso de la miel en el tratamiento de los injertos cutáneos de grosor dividido.

  • Cicatrización de heridas (C)

    Principalmente se ha estudiado el efecto terapéutico de la miel en el manejo de la cicatrización, particularmente en la promoción de la cicatrización rápida de heridas, desodorizante y remoción de tejido necrótico. El estudio incluye variadas heridas, muchas de ellas por úlceras crónicas, post-operatorias y quemaduras. Aunque la miel tiene efectos aparentemente antibacterianos, se requiere investigación adicional en humanos en esta área.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Se considera que los ingredientes en la miel responsables de las reacciones alérgicas, que varían desde tos hasta anafilaxis, son el polen, las secreciones glandulares y el material corporal de las abejas. Existe controversia en relación al concepto de que las alergias a la miel son causadas principalmente por las partículas de polen contenidas en la miel. Los pacientes con alergias polivalentes al polen o a los alimentos tales como apio o con alergias a otros alergenos relacionados con la miel deben evitar consumir miel.

Se han reportado casos de queilitis con prurito crónico (labios resecos y con picor), asma ocupacional, urticaria en las manos, bronquitis crónica, asma bronquial, angioedema (inflamación bajo la piel) con disfagia (dificultad para tragar), disfonía (voz anormal) y disnea (dificultad para respirar).

Efectos secundarios y advertencias

En general, la miel es bien tolerada en las dosis recomendadas para consumo diario. La miel está clasificada dentro de la lista GRAS (generalmente reconocida como segura) en Estados Unidos. Sin embargo, se han reportado casos de intoxicación de miel documentados en la literatura científica como un efecto adverso de consumir miel tóxica, conocida también como 'miel mala', la cual se produce a partir del néctar de ciertas plantas en floración tales como las del género Rhododendron. Los síntomas de la intoxicación por miel varían en cada caso y pueden incluir debilidad, sudoración, hipotensión (presión arterial baja), bradicardia (ritmo cardiaco disminuido), síndrome de Wolff Parkinson White, gastritis (inflamación del estómago), úlcera péptica, náuseas, vómito, desmayos, leucocitosis (conteos de células blancas anormalmente altos), parálisis leve, mareos, vértigo, visión borrosa, convulsiones y depresión del ritmo respiratorio. Debe evitarse el uso de la miel que se produce a partir del néctar de las plantas en floración del género Rhododendron.

Existe preocupación acerca del uso tópico de la miel en países subdesarrollados para el tratamiento de las úlceras leprosas profundas (por lepra) ya que puede aumentar el riesgo de infestación en la herida por gusanos de las moscas caseras y de los moscardones. La utilización tópica de la miel puede causar sequedad excesiva de las heridas, y por lo tanto, retrasar su cicatrización. Puede ser necesario aplicar paquetes salinos para el tratamiento de éstas.

La miel contiene más fructuosa que glucosa lo cual puede conllevar a la absorción incompleta de fructuosa relacionada con síntomas abdominales y diarrea.

Se han reportado muchos casos de botulismo infantil (enfermedad bacteriana) causados por el consumo de miel que contiene la espora de Clostridium botulinum. Estas esporas del Clostridium botulinum pueden proliferar en los intestinos de los infantes y causar envenenamiento por botulismo. No obstante, este riesgo potencial no se refiere a los niños más grandes o a los adultos. No debe utilizarse miel en infantes menores de 12 meses de edad. Otra de las preocupaciones en relación a la miel tiene que ver con su acidez debido a que puede causar erosión en el esmalte dental cuando se mantiene en la boca por períodos de tiempo prolongados.

Embarazo y lactancia

Existe alguna preocupación sobre el uso de la miel en mujeres embarazadas o lactantes, debido al riesgo potencial de contaminantes nocivos que se pueden encontrar en algunos tipos de miel, tales como la C. botulinum y las grayanotoxinas, las cuales pueden causar daño a las mujeres embarazadas y lactantes y al feto en crecimiento.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, el uso combinado de la miel y algunos antibióticos puede tener efectos acumulativos. Se recomienda precaución.

Aunque no se ha estudiado de manera adecuada en humanos, la miel puede interactuar con las carbamazepinas. Los pacientes que toman anticonvulsivos deben utilizar la miel con precaución.

La miel del Citrus sinensis Osbeck de Nigeria reduce los niveles pico de alcohol (etanol) en la sangre. Pueden existir interacciones con el alcohol y por ello los pacientes deben consultar con un profesional de la salud o farmaceuta.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

En teoría, el uso combinado de la miel y algunos antibióticos puede tener efectos acumulativos. Se recomienda precaución.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No existe una dosis medicinal comprobada como efectiva o segura para el uso de la miel en adultos. Existen varios preparados de miel en el comercio; la miel se administra comúnmente de manera oral o sobre la piel. Las dosis para el uso tópico a menudo no se especifican, aunque comúnmente se usan 15-30 mililitros para el tratamiento de la gangrena de Fournier, quemaduras, mucositis inducida por radiación, úlceras cutáneas y otras heridas. Se han estudiado varios tipos de miel y productos con miel, tales como la miel de flores silvestres, miel de la Camellia sinensis, vendajes de Medihoney, miel Manuka y Honey-Soft (vendajes medicados con miel).

Para la dermatitis y la caspa, se ha utilizado una solución diluida de miel y agua tibia que contiene 90% agua, la cual se frota suavemente en el cuero cabelludo durante 2-3 minutos y luego se deja reposar allí durante tres horas. Para la diabetes mellitus tipo 2 y la hipertensión (presión arterial alta), se han estudiado soluciones de 30-90 gramos de miel natural sin procesar, en 250 mililitros de agua.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como efectiva o segura para el uso de la miel en niños, por lo cual no se recomienda su uso. Sin embargo, se ha utilizado un producto comercial en dosis de 5-10 mililitros de miel sin procesar, sin pasteurizar y sin irradiar, aplicada localmente en las heridas y luego cubriéndolas con una gasa esterilizada para el tratamiento de heridas post-operatorias infectadas en neonatos. Los vendajes se cambiaron dos veces al día. No debe utilizarse miel en infantes menores de 12 meses de edad, debido al riesgo potencial de contaminación de la miel.

Referencias:

  • Abenavoli FM, Corelli R. Honey therapy. Ann.Plast.Surg. 2004;52(6):627.
  • Al Waili NS. Topical honey application vs. acyclovir for the treatment of recurrent herpes simplex lesions. Med.Sci.Monit. 2004;10(8):MT94-MT98.
  • Bose B. Honey or sugar in treatment of infected wounds? Lancet 4-24-1982;1(8278):963.
  • Hou YC, Ching H, Chao PD, et al. Effects of glucose, fructose and 5-hydroxymethyl-2-furaldehyde on the presystemic metabolism and absorption of glycyrrhizin in rabbits. J.Pharm.Pharmacol. 2005;57(2):247-251.
  • Kaufmann A, Kaenzig A. Contamination of honey by the herbicide asulam and its antibacterial active metabolite sulfanilamide. Food Addit.Contam 2004;21(6):564-571.
  • Keast-Butler J. Honey for necrotic malignant breast ulcers. Lancet 10-11-1980;2(8198):809.
  • Molan PC, Betts JA. Clinical usage of honey as a wound dressing: an update. J.Wound.Care 2004;13(9):353-356.
  • Postmes T, van den Bogaard AE, Hazen M. Honey for wounds, ulcers, and skin graft preservation. Lancet 3-20-1993;341(8847):756-757.
  • Schumacher HH. Use of medical honey in patients with chronic venous leg ulcers after split-skin grafting. J.Wound.Care 2004;13(10):451-452.
  • Staunton CJ, Halliday LC, Garcia KD. The use of honey as a topical dressing to treat a large, devitalized wound in a stumptail macaque (Macaca arctoides). Contemp.Top Lab Anim Sci. 2005;44(4):43-45.
  • Subrahmanyam M. A prospective randomised clinical and histological study of superficial burn wound healing with honey and silver sulfadiazine. Burns 1998;24(2):157-161.
  • Subrahmanyam M. Early tangential excision and skin grafting of moderate burns is superior to honey dressing: a prospective randomised trial. Burns 1999;25(8):729-731.
  • Subrahmanyam M. Honey dressing versus boiled potato peel in the treatment of burns: a prospective randomized study. Burns 1996;22(6):491-493.
  • Subrahmanyam M. Honey impregnated gauze versus polyurethane film (OpSite) in the treatment of burns--a prospective randomised study. Br.J.Plast.Surg. 1993;46(4):322-323.
  • Subrahmanyam M. Storage of skin grafts in honey. Lancet 1-2-1993;341(8836):63-64.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.


Compartir e Imprimir:

Comparte tu opinión

En favor
En contra
Por favor, escribe un comentario!
Este comentario ha sido reportado
Publicado
Responder
Reportar

Comentarios

Mostrando 0 - 0 de 0

Siguiente Anterior
Cerrar

Publicidad

http://s1.hdstatic.net/gridfs/holadoctor/