SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Jengibre (Zingiber officinale Roscoe)

Jengibre (Zingiber officinale Roscoe)

Resumen:

Los rizomas y los tallos del jengibre juegan un rol esencial en la medicina china, japonesa e hindú desde los años 1500. La óleoresina de jengibre está presente con gran frecuencia como ingrediente de compuestos digestivos, contra la tos, antiflatulencias, laxantes y antiácidos.

Existe evidencia a partir de una prueba clínica controlada, que apoya el hecho de que el jengibre reduce la gravedad y duración de la náusea/emesis inducida por la quimioterapia. Aparentemente, se crean efectos de adicción a la proclorperazina (Compazine®). Tampoco hay claridad acerca de la dosis óptima ni de los efectos del jengibre en otras clases de náusea/vómitos, tales como la náusea postoperatoria o mareo inducido por movimiento.

El jengibre se usa de manera oral, tópica e intramuscular para el tratamiento de una amplia gama de afecciones, sin que haya evidencia científica acerca de sus beneficios.

El jengibre puede inhibir la concentración plaquetaria/ disminuir la producción del tromboxano en las plaquetas, lo cual en teoría, incrementa el riesgo de sangrado.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Disentería bacteriana aguda, abandono del alcohol, alergias, enfermedad de Alzheimer, analgesia, anestesia, antiácido, antihelmíntico, antibacteriano, antiinflamatorio, antioxidante, antiséptico, antiespasmódico, antiviral, afrodisíaco, asma, arterosclerosis (endurecimiento de las arterias), pie de atleta, calvicie, problemas con secreciones biliares, sangrado, circulación sanguínea, adelgazante de la sangre, bronquitis, quemaduras (aplicado sobre la piel), cáncer, cólera, resfriados, cólico, estreñimiento, enfermedades coronarias, supresión de la tos, calambres, enfermedad de Crohn, demencia, depresión, diabetes, diarrea, ayuda digestiva, pérdida del apetito, diuresis, disentería, dispepsia, metabolismo de energía, infecciones fungales, flatulencias (gases), gripe, sabor para alimentos, enfermedades de la vesícula biliar, motilidad gastrointestinal, dolor de cabeza, enfermedad cardiaca, infección por Helicobacter pylori, hepatitis, hipertensión, nivel alto de azúcar en la sangre, trastornos del sistema inmunológico (enfermedad de Kawasaki), estimulación del sistema inmunológico, impotencia, absorción incrementada de drogas, insecticida, parásitos intestinales, síndrome del intestino irritable, enfermedad renal, toxicidad renal, laxante, leucemia, enfermedad del hígado, toxicidad del hígado, presión arterial baja, azúcar bajo en sangre, malabsorción, malaria, menopausia, sofocos, dolores musculares, neuroblastoma, trastornos neurológicos, orquitis (dolor de testículos o testículos hinchados), alivio del dolor, mordidas de serpientes venenosas, promotor de la menstruación, soriasis (aplicado sobre la piel), radioprotección, infecciones respiratorias, disminución gradual o suspensión de inhibidores selectivos de recaptación de serotonina, hipotermia por inducción con serotonina, excitación sexual, dolor de garganta, estimulante, úlceras de estómago, dolor del estómago, transpiración, trombosis (trombosis del viajero), tónico, dolor de dientes, colitis ulcerosa, úlceras, trastornos urinarios, vómitos (en general), arrugas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Náusea y vómito por embarazo (hiperemesis gravídica) (B)

    Estudios preliminares indican que el uso del jengibre es seguro y efectivo contra la náusea y vómito por embarazo cuando se usa en las dosis recomendadas, durante cortos períodos de tiempo. Algunos estudios publicados no recomiendan el uso de grandes dosis de jengibre durante el embarazo debido a dudas acerca de efectos mutantes en el feto y de abortos. Se requiere de investigación adicional a fin de determinar su seguridad y efectividad durante el embarazo, antes de que se pueda dar una recomendación de uso por períodos de tiempo mayores.

  • Agente antiplaquetario (C)

    Un estudio indicó que el jengibre puede tener un efecto sinérgico en la conglomeración antiplaquetaria en pacientes hipertensos cuando se usa en combinación con nifedipina. Se requieren más estudios en esta área.

  • Disminución de las células blancas de la sangre inducida por la quimioterapia (C)

    La evidencia preliminar sugiere que moxibustión con jengibre puede tener beneficios sobre la disminución anormal de las células blancas de la sangre debido a la quimioterapia. Si bien los resultados son prometedores, el papel de jengibre es poco claro y se requieren más estudios en esta área para hacer una conclusión firme.

  • Recuperación del ejercicio (C)

    Basado en estudio limitado, el jengibre no afectó al dolor muscular, índice de esfuerzo percibido (RPE), o la recuperación del consumo de oxígeno durante y después de ejercicio en bicicleta de moderada intensidad (Negro, 2008, 19164834). Más ensayos bien diseñados son necesarios antes de se puede hacer una conclusión firme.

  • Gástrica arritmia (debido al bajo nivel de azúcar) (C)

    Un ensayo en humanos indica que el jengibre puede tener efectos antiarrítmicos al disminuir la producción de prostaglandinas. Se necesita investigación adicional en esta área antes de se puede hacer una conclusión firme.

  • Hemorragia (tracto digestivo superior) (C)

    Basado en un ensayo abierto, la combinación de Codonopsis pilosulae, Atractylodes macrocephala, Poria cocos, Glycyrrhiza uralensis, Zingiber officinale, Os sepiae, Halloysitum rubrum, y Astragalus membranaceus puede beneficiar a pacientes con hemorragia del tracto digestivo superior; sin embargo, los efectos del jengibre solo no es clara y se necesitan estudios adicionales.

  • Colesterol alto (C)

    El jengibre puede reducir los niveles de colesterol. Se necesitan más estudios antes de se puede hacer una conclusión firme.

  • Dolor de rodilla (C)

    No hay suficiente evidencia científica disponible en este ámbito.

  • Migraña (C)

    No existe suficiente evidencia científica en esta área.

  • Mareo por movimiento / mal de mar (C)

    Existe evidencia ambivalente en esta área, ya que algunos estudios reportan que el jengibre no tiene efectos sobre el mal de mar, mientras que otras investigaciones reportan que puede reducir el vómito (pero no la náusea). Se necesita investigación adicional que compare el jengibre con otras drogas, antes de que se pueda dar alguna recomendación al respecto.

  • Náusea (debido a la quimioterapia) (C)

    Estudios preliminares en seres humanos reportan que el jengibre puede reducir la severidad y duración de la náusea que sienten los pacientes después de la quimioterapia. Otros estudios no muestran efectos. Se requieren estudios adicionales para determinar la seguridad de su uso y la dosis óptima. Existen numerosas drogas de venta bajo prescripción que son altamente efectivas para el control de la náusea en pacientes con cáncer que están en tratamiento de quimioterapia. Debe consultarse con un médico oncólogo acerca de las numerosas opciones disponibles.

  • Náusea y vómito (posquirúrgico) (C)

    Algunos estudios en seres humanos reportan mejoría de la náusea y vómito posquirúrgico cuando los pacientes toman jengibre antes de la cirugía. Sin embargo, otros estudios no reportan diferencias. Se requieren estudios adicionales para dar una recomendación acerca del uso del jengibre administrado antes de una cirugía como ayuda para disminuir el vómito y la náusea.

  • Osteoartritis (C)

    Se ha estudiado el jengibre como un tratamiento posible de la osteoartritis. Sin embargo, los resultados de estos estudios son contradictorios. Se necesita más investigación en esta área.

  • Menstruación dolorosa (dismenorrea) (C)

    Basado en estudios preliminares, el jengibre puede ser tan eficaz como el ibuprofeno y ácido mefenámico para aliviar los síntomas asociados con la menstruación dolorosa; sin embargo, más estudios bien diseñados son necesarios antes de hacer una conclusión.

  • Artritis reumatoide (C)

    Existe evidencia científica limitada en esta área, por lo que no hay claridad acerca de los beneficios del jengibre.

  • Reducción del trabajo de parto (C)

    No existe suficiente evidencia científica en esta área.

  • Trastornos urinarios (después de una apoplejía) (C)

    No es claro si el jengibre puede ayudar en el tratamiento de trastornos urinarios de pacientes que se recuperan de apoplejías.

  • Pérdida de peso (C)

    Se ha sugerido el jengibre como una posible ayuda para perder peso, pero se necesitan más estudios para hacer una recomendación firme.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Los individuos que tengan reacciones alérgicas al jengibre, sus componentes u otros miembros de la familia de las Zingiberáceas, dentro de la cual se incluyen Alpinia formosana, Alpinia purpurata (jengibre rojo), Alpinia zerumbet (jengibre en concha), Costus barbatus, Costus malortieanus, Costus pictus, Costus productus, Dimerocostus strobilaceus o Elettaria cardamomum (cardamomo verde), deben evitar la utilización de suplementos de jengibre. Se han reportado brotes alérgicos por contacto, con probabilidad de ocurrencia mayor en personas que trabajan con jengibre y se lo aplicaron sobre la piel o en personas que han dado positivo en pruebas de alergias al bálsamo del Perú. También hay un reporte de un caso de reacción alérgica en los ojos.

Efectos secundarios y advertencias

Existen pocos efectos secundarios asociados a bajas dosis de jengibre. Faltan estudios que confirmen la seguridad en el uso de suplementos de jengibre por períodos de tiempo prolongados. Los efectos secundarios más comúnmente reportados con su uso afectan el estómago y los intestinos. Se han reportado irritaciones o mal sabor en la boca, acidez, eructos, abultamiento abdominal, gases y náusea especialmente con el jengibre en polvo. Varios reportes indican que cuando se traga el jengibre fresco sin masticarlo adecuadamente, puede producirse obstrucción intestinal. Las personas con úlceras, enfermedades de inflamación de los intestinos u obstrucción intestinal deben tomar suplementos de jengibre con precaución y deben evitar ingerir grandes cantidades de jengibre recién cortado. La misma recomendación se hace para aquellas personas con cálculos de la vesícula.

En teoría, el jengibre puede causar anormalidad en el ritmo cardiaco, aunque se carece de reportes en seres humanos. Algunas publicaciones indican que el jengibre puede aumentar o disminuir la presión arterial, aunque hay poca información científica disponible.

El jengibre puede reducir los niveles altos de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en pacientes con diabetes o hipoglucemia, y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Un profesional de la salud, incluyendo un farmacéutico, debe supervisar los niveles de glucosa en la sangre. Puede ser necesario ajustar la medicación.

Utilice con precaución con medicamentos que afectan al sistema de la serotonina, fármacos que afectan la función del sistema inmune, estrógenos, depresores del sistema nervioso, anticonvulsivos, antibióticos, metronidazol, nifedipina y ciclosporina.

Adicionalmente, el jengibre puede en teoría, evitar la coagulación sanguínea al prevenir la concentración plaquetaria. En un estudio se reportó que los compuestos de gingerol y sus derivados actuaron como agentes antiplaquetarios con mayor potencia que la aspirina. Este hallazgo hace pensar que las personas que son tratadas con medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre o que van a ser sometidas a una cirugía pueden tener un alto riesgo de sangrar excesivamente, si toman suplementos de jengibre. Se reportó en un estudio que dos de ocho participantes sintieron una intensa urgencia de orinar 30 minutos después de haber ingerido jengibre. El jengibre también se ha asociado con conjuntivitis, pero se considera como un episodio raro.

Grandes dosis de jengibre pueden causar depresión del sistema nervioso central. Somnolencia y sedación menor han sido reportados en humanos.

Embarazo y lactancia

Algunos autores indican que las mujeres en embarazo no deben tomar jengibre en cantidades mayores a las que se encuentran en los alimentos (o el equivalente a más de 1 gramo seco por día). Existen reportes de que el jengibre puede aumentar la descarga del útero en mujeres que están menstruando y posiblemente inducir al aborto, mutaciones del feto o incremento en el riesgo de sangrado. Sin embargo, otros reportes establecen que falta evidencia científica acerca de que el jengibre sea una amenaza para el embarazo. Existe poca evidencia científica disponible en esta área para apoyar cualquier punto de vista, aunque se han estudiado los efectos del jengibre en un número pequeño de mujeres en embarazo (a fin de determinar sus efectos en la náusea), sin que se hayan recibido reportes de hallazgos adversos. Existe controversia en esta área. El uso del jengibre durante el embarazo no se recomienda en la medicina china tradicional. Sin embargo, dosis más altas se usan, por lo general, en la medicina china.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Existe evidencia de que el jengibre puede incrementar la producción de ácido en el estómago. Como consecuencia de ello, y en teoría, podría contrarrestar los efectos de los antiácidos, sucralfatos (Carafate®) o medicamentos antireflujo, tales como ranitidina (Zantac®) y los bloqueadores H-2, o los inhibidores de la bomba de protones tales como lansoprazol (Prevacid®). En contraste, otras pruebas y estudios de laboratorio en animales reportan que el jengibre puede actuar protegiendo el estómago.

En teoría, el jengibre puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con adelgazantes de la sangre (aunque se carece de evidencia concluyente en seres humanos). Algunos ejemplos incluyen aspirina, anticoagulantes como la warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetarias como clopidogrel (Plavix®), y drogas antiinflamatorias y sin esteroides como el ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o el naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

En teoría, dosis grandes de jengibre pueden incrementar los efectos de los medicamentos que causan adormecimiento o disminuyen la capacidad de reacción, como las benzodiazepinas o depresores del SNC.

El jengibre también puede interferir con medicamentos que causan cambios en la contracción del corazón, tales como los betabloqueadores, digoxina y otros medicamentos para el corazón.

Dado que el jengibre puede en teoría disminuir los niveles de azúcar en la sangre, podría interferir con los efectos de la insulina o los medicamentos contra la diabetes ingeridos por vía oral.

El jengibre puede interactuar con drogas descompuestas por el hígado o la xantina oxidasa.

El jengibre también puede interactuar con drogas ingeridas para náuseas/vómito, artritis, trastornos de la sangre, tos, colesterol alto, presión arterial alta/baja, alergias (antihistamínico), cáncer, inflamación, vasodilatadores o pérdida de peso. Debe usarse con precaución con antibióticos, anticonvulsivos, antidepresivos, antifúngicos, antiparasitarios, antivirales, ciclosporina, medicamentos para la disfunción eréctil, estimulantes, y estrógenos. Se recomienda precaución cuando se ingiere jengibre con drogas que debilitan el sistema inmunológico, debido a posibles interacciones.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El jengibre puede aumentar la producción de ácido estomacal. Como resultado, en teoría puede actuar en contra de los efectos de los antiácidos.

En teoría, el jengibre puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas y suplementos que se considera que incrementan este riesgo (aunque se carece de evidencia concluyente al respecto en seres humanos). Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, y menos casos con ajo y palma enana americana. En teoría, otros numerosos agentes pueden incrementar el riesgo de sangrado, lo que no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

En teoría, el jengibre en conjunto con grandes cantidades de calcio puede incrementar el riesgo de anormalidad en el ritmo cardiaco. Los resultados de un estudio señalan que fitoquímicos de la dieta tales como capsaicina, curcumina y resveratrol tienen efectos inhibidores en la P-glicoproteína e incrementan las interacciones de los alimentos y las drogas.

El jengibre también puede en teoría, disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se use con hierbas y suplementos que puedan causar el mismo efecto.

El jengibre puede interactuar con hierbas descompuestas por el hígado o la xantina oxidasa.

El jengibre también puede interactuar con hierbas o suplementos que se toman para náusea/vómito, dolor, artritis, trastornos sanguíneos, colesterol alto, presión arterial alta/baja, alergias (antihistamínico), cáncer, inflamación, o pérdida de peso. Debe usarse con precaución con antibacterianos, anticonvulsivos, antidepresivos, antifúngicos, antiparasitarios, antivirales, fitoestrógenos, sedativos, y estimulantes. Se aconseja precaución cuando se toma jengibre con hierbas o suplementos que afectan el sistema inmunológico debido a posibles interacciones. El jengibre puede tener propiedades antioxidantes y su uso con otros antioxidantes puede llevar a efectos aditivos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Es común encontrar el jengibre en presentaciones tales como raíces frescas, raíces disecadas, tabletas, cápsulas, extracto líquido, tintura y té. Muchas publicaciones resaltan que la dosis máxima diaria recomendada de jengibre es 4 gramos. Se considera que la molestia estomacal de mediana intensidad que el jengibre ocasiona algunas veces se puede reducir tomándolo en cápsulas, en vez de polvo.

Muchos expertos y publicaciones indican que el jengibre en polvo, tabletas, cápsulas o recién cortado se puede utilizar en dosis de 1 a 4 gramos al día, por vía oral, dividida en dosis más pequeñas. Para dismenorrea (menstruación dolorosa), 250 miligramos cuatro veces al día durante tres días desde el inicio del período menstrual. Para la recuperación de ejercicio, 2 gramos de jengibre 30 minutos antes de ciclismo de intensidad moderada. Para náuseas y vómitos durante el embarazo, 50-1,950 miligramos por hasta tres semanas. Para cinetosis o mareo, 1-2 gramos de jengibre al día. Para náuseas y vómitos después de cirugía, de 0,5-1 gramos de jengibre una hora antes de la cirugía. Para artritis reumatoide, 1-2 gramos de jengibre en polvo.

Niños (menores de 18 años)

No existe suficiente evidencia para recomendar el uso del jengibre en niños.

Referencias:

  • Alizadeh-Navaei R, Roozbeh F, Saravi M, et al. Investigation of the effect of ginger on the lipid levels. A double blind controlled clinical trial. Saudi Med J 2008 Sep;29(9):1280-4.
  • Altman RD, Marcussen KC. Effects of a ginger extract on knee pain in patients with osteoarthritis. Arthritis Rheum 2001;44(11):2531-2538.
  • Apariman, S., Ratchanon, S., and Wiriyasirivej, B. Effectiveness of ginger for prevention of nausea and vomiting after gynecological laparoscopy. J Med Assoc.Thai. 2006;89(12):2003-2009.
  • Bean P. The use of alternative medicine in the treatment of hepatitis C. Am Clin Lab 2002;21(4):19-21.
  • Bliddal H, Rosetzsky A, Schlichting P, et al. A randomized, placebo-controlled, cross-over study of ginger extracts and ibuprofen in osteoarthritis. Osteoarthritis Cartilage 2000;8(1):9-12.
  • Chaiyakunapruk N, Kitikannakorn N, Nathisuwan S, et al. The efficacy of ginger for the prevention of postoperative nausea and vomiting: a meta-analysis. Am J Obstet Gynecol 2006 Jan;194(1):95-9.
  • Dupuis LL, Nathan PC. Options for the prevention and management of acute chemotherapy-induced nausea and vomiting in children. Paediatr Drugs 2003;5(9):597-613.
  • Eberhart LH, Mayer R, Betz O, et al. Ginger does not prevent postoperative nausea and vomiting after laparoscopic surgery. Anesth Analg 2003;96(4):995-8, table.
  • Jewell D, Young G. Interventions for nausea and vomiting in early pregnancy. Cochrane Database Syst Rev 2002;(1):CD000145.
  • Mahesh R, Perumal RV, Pandi PV. Cancer chemotherapy-induced nausea and vomiting: role of mediators, development of drugs and treatment methods. Pharmazie 2005;60(2):83-96.
  • Ozgoli, G., Goli, M., and Moattar, F. Comparison of Effects of Ginger, Mefenamic Acid, and Ibuprofen on Pain in Women with Primary Dysmenorrhea. J Altern.Complement Med 2-13-2009;
  • Ozgoli, G., Goli, M., and Simbar, M. Effects of ginger capsules on pregnancy, nausea, and vomiting. J Altern.Complement Med 2009;15(3):243-246.
  • Vutyavanich T, Kraisarin T, Ruangsri R. Ginger for nausea and vomiting in pregnancy: randomized, double-masked, placebo-controlled trial. Obstet.Gynecol 2001;97(4):577-582.
  • Wigler I, Grotto I, Caspi D, et al. The effects of Zintona EC (a ginger extract) on symptomatic gonarthritis. Osteoarthritis Cartilage 2003;11(11):783-789.
  • Zick, S. M., Ruffin, M. T., Lee, J., Normolle, D. P., Siden, R., Alrawi, S., and Brenner, D. E. Phase II trial of encapsulated ginger as a treatment for chemotherapy-induced nausea and vomiting. Support.Care Cancer 2009;17(5):563-572.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad