SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cúrcuma (Cúrcuma longa Linn.) y Curcumín

Cúrcuma (Cúrcuma longa Linn.) y Curcumín

Resumen:

La rizoma (raíz) de cúrcuma (Cúrcuma longa Linn.) Se ha usado por mucho tiempo en la medicina asiática tradicional para tratar malestares gastrointestinales, dolor de artritis y energías bajas. Investigaciones en animales y en laboratorio han demostrado propiedades contra el cáncer, antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma y su constituyente, curcumín. La evidencia preliminar en humanos, a pesar de la mala calidad de la misma, indica una posible eficacia en el tratamiento de la dispepsia (acidez gástrica), la hiperlipidemia (colesterol alto) y la sarna (si se usa en la piel).

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Hinchazón abdominal, enfermedad de Alzheimer, antibacteriano, antimicótico, antimicrobiano, antiespasmódico, antiveneno, estimulante del apetito, asma, diviesos, estimulante de leche materna, morados, cataratas, quimioprotector, cólico, constipación, contracepción, tos, fibrosis quística, diabetes, diarrea, mareos, dispepsia, epilepsia, fiebre, agente saborizante, gas, gonorrea, daño en el corazón por doxorrubicina (Adriamycin®, Doxil®), infección por Helicobacter pylori, hepatitis, hipertensión, tintura histológica, virus del papiloma humano, agente hipoglucémico (reductor del azúcar en la sangre), infecciones (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina), picaduras de insectos, repelente de insectos, gusanos intestinales, ictericia, enfermedad del riñón, cálculos renales, lepra, daño al riñón por toxinas/drogas, fertilidad masculina, dolor menstrual, problemas en el período menstrual/ausencia del período menstrual, resistencia a múltiples drogas, dolor de musculas, apoyo nutricional, trastornos neurodegenerativos, dolor, parásitos, enfermedades reumáticas, tiña, goteo nasal, cicatrización, esclerodermia, sepsis, trastornos del piel, prevención de apoplejía, toxicidad, trastornos urinarios, reducción de peso, cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Antioxidante (C)

    El estrés oxidativo se ha resultado en la funciona anormal de células que cubren la superficie interna de las arterias y venas. Dado el potencial de los efectos antioxidantes de cúrcuma, un ensayo clínico examinó los efectos de NCB-02, una preparación de curcuminoides, sobre el funcionamiento de estas células en los pacientes con diabetes tipo 2 y demostró resultados positivos. Más ensayos clínicos bien diseñados son necesarios antes de hacer una conclusión firme.

  • Prevención de coágulos sanguíneos (C)

    La investigación preliminar indica que la cúrcuma podría evitar la prevención de coágulos sanguíneos. Sin embargo, se necesita más información antes de poder recomendar la cúrcuma para estas afecciones.

  • Cáncer (C)

    Varios estudios anteriores en laboratorio y en animales reportan propiedades del curcumín contra el cáncer (cáncer de colón, de piel y de seno). Se han considerado muchos mecanismos, entre los que se incluyen la actividad antioxidante, anti-angiogenesis (prevención de crecimiento de nuevos vasos sanguíneos) y efectos directos en las células cancerígenas. Actualmente, no está claro aún si la cúrcuma o el curcumín tienen un papel en la prevención o en el tratamiento de los cánceres humanos. Existen varios estudios en curso en esta área.

  • Función cognitiva (C)

    Se ha mostrado que el curcumín tiene propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias y que reduce la carga beta-amiloide y de placa en estudios de laboratorio. Sin embargo, actualmente no existe evidencia que indique el uso del curcumín para el desempeño cognitivo.

  • Dispepsia (acidez gástrica) (C)

    La cúrcuma se ha usado tradicionalmente para tratar problemas estomacales (como la indigestión causada por una comida grasosa). Existen evidencias preliminares de que la cúrcuma puede dar un poco de alivio a estos problemas estomacales. Sin embargo, en altas dosis o uso prolongado, la cúrcuma puede efectivamente irritar o provocar malestar estomacal. Se necesita de una investigación confiable en humanos antes de hacer una recomendación.

  • Prevención de cálculos biliares/estimulante del flujo biliar (C)

    Se ha dicho que en la India hay menos personas con cálculos biliares, lo cual algunas veces se acredita a la cúrcuma en la dieta. Los primeros estudios reportan que el curcumín, un químico de la cúrcuma, puede disminuir la aparición de cálculos biliares. Sin embargo, hacen falta estudios confiables en humanos en esta área. El uso de cúrcuma puede ser contraindicado en pacientes con cálculos biliares activos.

  • Colesterol alto (C)

    Los primeros estudios indican que la cúrcuma puede bajar los niveles de la lipoproteína de baja densidad ("colesterol malo") y el colesterol total en la sangre. Se necesitan mejores estudios en humanos antes de hacer una recomendación.

  • VIH/SIDA (C)

    Varios estudios en laboratorio indican que el curcumín, un componente de la cúrcuma, puede tener actividad contra el VIH. Sin embargo, hacen falta estudios confiables en humanos en esta área.

  • Inflamación (C)

    Estudios en animales y en laboratorio muestran una actividad antiinflamatoria de la cúrcuma y su constituyente curcumín. Hace falta una investigación confiable en humanos.

  • Síndrome de intestino irritable (C)

    El síndrome de intestino irritable es un trastorno funcional común para el cual no hay un tratamiento médico confiable. Un estudio investigó los efectos de la Curcuma xanthorriza para este síndrome y encontró que el tratamiento no mostró ningún beneficio terapéutico superior al del placebo. Se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos.

  • Protección del hígado (C)

    En la medicina ayurvédica tradicional de la India, la cúrcuma se ha usado para tonificar el hígado. La investigación preliminar indica que la cúrcuma podría tener un efecto protector en el hígado, pero se necesita más investigación antes de emitir recomendaciones.

  • Leucoplaquia oral (C)

    Los resultados de laboratorio y de estudios en animales indican que la cúrcuma podría tener efectos anticancerígenos. Se necesitan estudios de gran escala y bien diseñados antes de emitir una recomendación.

  • Osteoartritis (C)

    La cúrcuma se ha usado históricamente para tratar afecciones reumáticas. Estudios en animales y en laboratorio indican una actividad anti-inflamatoria de la cúrcuma y su constituyente curcumín, el cual puede ser benéfico para personas con osteoartritis. Hace falta una investigación confiable en humanos.

  • Enfermedad de la úlcera péptica (úlcera estomacal) (C)

    La cúrcuma se ha usado históricamente para tratar úlceras en el estómago y en el duodeno. Sin embargo, en altas dosis o uso prolongado, la cúrcuma puede efectivamente irritar más o provocar malestar estomacal. Actualmente, no existen evidencias en humanos suficientes para llegar a una conclusión firme.

  • Artritis reumatoide (C)

    La cúrcuma se ha usado históricamente para tratar afecciones reumáticas y con base en investigación en animales se puede reducir la inflamación. Se necesita de estudios confiables en humanos antes de hacer una recomendación en esta área.

  • Sarna (C)

    Históricamente, la cúrcuma se ha usado en la piel para tratar úlceras crónicas en la piel y sarna. También se ha usado en combinación con las hojas de la hierba Azadirachta indica, ADR o neem. Se necesita de mayor investigación antes hacer una recomendación firme.

  • Uveítis (inflamación del ojo) (C)

    Estudios en animales y en laboratorio muestran una actividad anti-inflamatoria de la cúrcuma y su constituyente curcumín. Un estudio en humanos con diseño deficiente indica un posible beneficio del curcumín en el tratamiento de la uveítis. Se necesita de una investigación confiable en humanos antes de llegar a una conclusión firme.

  • Infección viral (C)

    La evidencia indica que la cúrcuma podría ayudar a tratar las infecciones virales. Sin embargo, no existe suficiente evidencia en esta área. Se necesitan estudios bien diseñados para determinar si estas afirmaciones son verdaderas.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Pueden ocurrir reacciones alérgicas a la cúrcuma, entre las que se incluyen dermatitis por contacto (brote con picor) por la exposición del cuero cabelludo o la piel. Las personas que son alérgicas a las plantas del género de las cúrcumas tienen mayor tendencia a una reacción alérgica. Use con precaución en pacientes alérgicos a la cúrcuma o a cualquiera de sus constituyentes (incluso el curcumin), a alimentos de color amarillo o a plantas de la familia de las Zingiberáceas (jengibre).

Efectos secundarios y advertencias

La cúrcuma puede causar malestar estomacal, especialmente en altas dosis o si se administra por mucho tiempo. Se ha reportado acidez gástrica en pacientes tratados por úlceras en el estómago. Dado que la cúrcuma se usa algunas veces en el tratamiento de la acidez gástrica o úlceras, puede ser necesario tomar precauciones en algunos pacientes. También se han reportado náuseas y diarrea.

Con base en estudios en animales y en laboratorio, la cúrcuma puede aumentar el riesgo de sangrado. Se aconseja tomar precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman drogas que puedan aumentar el riesgo de sangrado. Puede ser necesario hacer ajustes en la dosificación. Se debe descontinuar la cúrcuma antes de una cirugía programada.

Estudios limitados en animales muestran que un componente de la cúrcuma, el curcumín, puede aumentar las pruebas de la función hepática. Sin embargo, un estudio en humanos informa que la cúrcuma no tiene efecto en estas pruebas. La cúrcuma o curcumín pueden causar contracción de la vesicular biliar y podría ser poco recomendable en pacientes con cálculos biliares. En estudios en animales, se ha reportado la pérdida de cabello (alopecia) y disminución de la presión arterial. En teoría, la cúrcuma puede debilitar el sistema inmunológico y se debe usar con precaución en pacientes con deficiencias en el sistema inmunológico.

Se debe usar la cúrcuma con precaución en las personas con diabetes o hipoglucemia o las personas que toman medicamentos o suplementos que reducen el azúcar en la sangre.

Cúrcuma puede aumentar el riesgo de formación de cálculos renales en personas con un mayor riesgo.

Embarazo y lactancia

Históricamente, se ha considerado que la cúrcuma es segura si se usa como una especia en alimentos durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, se ha descubierto que la cúrcuma causa estimulación uterina y estimula el flujo menstrual y por tanto, se exige precaución durante el embarazo. En los estudios en animales no se ha descubierto que la cúrcuma que se administre vía oral cause desarrollo anormal del feto.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Con base en estudios en laboratorio y en animales, la cúrcuma puede inhibir plaquetas en la sangre y aumentar el riesgo de sangrado que es causado por otras drogas. Dentro de algunos ejemplos se incluyen la aspirina, anticoagulantes ("adelgazadores de la sangre") como la warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetas como clopidogrel (Plavix®) y drogas antiinflamatorias no esteroideas como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Con base en datos de animales, la cúrcuma puede reducir el azúcar en la sangre y por tanto podría tener efectos aditivos con los medicamentos para la diabetes.

En los animales, la cúrcuma protege contra las úlceras en el estómago que causan las drogas antiinflamatorias no esteroideas (NSAID en inglés), tales como la indometacina (Indocin®) y contra el daño en el corazón que causa la droga de quimioterapia, doxorubicina (Adriamycin®).

La cúrcuma puede reducir los niveles de presión arterial y podría tener un efecto aditivo si se toma con medicamentos que también reducen la presión arterial.

La cúrcuma podría reducir los niveles sanguíneos de la lipoproteína de baja densidad (LDL o "mal" colesterol) y aumentar los efectos de los medicamentos que reducen el colesterol como la lovastatina (Mecavor®) o la atorvastatina (Lipitor®).

Con base en estudios en animales, la cúrcuma puede interferir con la forma en que el cuerpo procesa ciertos medicamentos usando el sistema enzimático del hígado, el "citocromo P450". Como resultado, los niveles de estos medicamentos podrían aumentar en la sangre, y podrían causar mayores efectos o reacciones adversas potencialmente serias. Los pacientes que usan cualquier medicamento deben revisar el inserto del paquete y hablar con un profesional de la salud o farmaceuta acerca de posibles interacciones.

Cuando se tome con indometacina o reserpina, la cúrcuma puede ayudar a reducir el número de úlceras estomacales e intestinales causadas por estos medicamentos. Sin embargo, cuando se toma en grandes dosis o cuando se usa por periodos prolongados, la cúrcuma por sí sola puede causar úlceras.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Con base en estudios en animales, la cúrcuma puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas y suplementos que se supone aumentan el riesgo de sangrado. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, algunos casos con ajo y pocos casos con la palma enana americana.

Con base en los datos de animales, la cúrcuma puede reducir el azúcar en la sangre. Los individuos que toman otras hierbas o suplementos o medicamentos para la diabetes deben consultar con un profesional de la salud antes de iniciar el consumo de cúrcuma.

La cúrcuma puede reducir los niveles en la sangre de la lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol "malo") y aumentar la lipoproteína de alta densidad (HDL o colesterol "bueno"). Además, la cúrcuma puede aumentar los efectos de hierbas y suplementos que reducen el colesterol como el aceite de pescado, ajo, guggul o niacina.

Con base en estudios en animales, la cúrcuma puede interferir en la forma en que el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos al usar el sistema enzimático citocromo P450 del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos pueden volverse muy altos en la sangre. Esto también puede alterar los efectos que otras hierbas o suplementos posiblemente tengan en el sistema P450.

La cúrcuma puede reducir la presión arterial y por tanto tener un efecto aditivo si se toma con hierbas que también reducen la presión arterial.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Las dosis usadas oscilaron entre 450 miligramos de cápsulas de curcumín a 3 gramos diarios de raíz de cúrcuma, divididas en varias dosis por vía oral. En forma de té, de 1 a 1.5 gramos de raíces secas se pueden sumergir en 150 mililitros de agua por 15 minutos y tomarse dos veces al día. Una ingestión dietética promedio de cúrcuma en la población india puede oscilar entre 2 y 2.5 gramos, que corresponden de 60 a 200 miligramos diarios de curcumín. Una dosis de 0.6 mililitros de aceite de cúrcuma se ha tomado tres veces al día por un mes, y una dosis de 1 mililitro en tres dosis dividas se ha tomado por dos meses.

Un método que se reportó para tratar la sarna es cubrir las áreas afectadas una vez al día con una pasta que consiste en una mezcla de 4:1 de Azadirachta indica ADR (neem) y cúrcuma por un máximo de 15 días. La sarna se debe tratar bajo supervisión de un proveedor médico calificado.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis medicinal de cúrcuma segura o que se haya probado en niños.

Referencias:

  • Aggarwal BB, Kunnumakkara AB, Harikumar KB, et al. Potential of spice-derived phytochemicals for cancer prevention. Planta Med 2008 Oct;74(13):1560-9.
  • Aggarwal BB, Kumar A, Bharti AC. Anticancer potential of curcumin: preclinical and clinical studies. Anticancer Res 2003;23(1A):363-398.
  • Adhvaryu MR, Reddy NM, Vakharia BC. Prevention of hepatotoxicity due to anti tuberculosis treatment: a novel integrative approach. World J Gastroenterol 2008 Aug 14;14(30):4753-62.
  • Brinkhaus B, Hentschel C, Von Keudell C, et al. Herbal medicine with curcuma and fumitory in the treatment of irritable bowel syndrome: a randomized, placebo-controlled, double-blind clinical trial. Scand J Gastroenterol 2005 Aug;40(8):936-43.
  • Deodhar SD, Sethi R, Srimal RC. Preliminary study on antirheumatic activity of curcumin (diferuloyl methane). Indian J Med Res 1980;71:632-634.
  • Egan ME, Pearson M, Weiner S, et al. Curcumin, a major constituent of turmeric, corrects cystic fibrosis defects. Science 4-23-2004;304(5670):600-602.
  • Kositchaiwat C, Kositchaiwat S, Havanondha J. Curcuma longa Linn. in the treatment of gastric ulcer comparison to liquid antacid: a controlled clinical trial. J Med Assoc Thai 1993;76(11):601-605.
  • Limtrakul P, Anuchapreeda S, Buddhasukh D. Modulation of human multidrug-resistance MDR-1 gene by natural curcuminoids. BMC Cancer 4-17-2004;4(1):13.
  • López-Lázaro M. Anticancer and carcinogenic properties of curcumin: considerations for its clinical development as a cancer chemopreventive and chemotherapeutic agent. Mol Nutr Food Res 2008 Jun;52 Suppl 1:S103-27.
  • Prusty BK, Das BC. Constitutive activation of transcription factor AP-1 in cervical cancer and suppression of human papillomavirus (HPV) transcription and AP-1 activity in HeLa cells by curcumin. Int J Cancer 3-1-2005;113(6):951-960.
  • Rithaporn T, Monga M, Rajasekaran M. Curcumin: a potential vaginal contraceptive. Contraception 2003;68(3):219-223.
  • Strimpakos AS, Sharma RA. Curcumin: preventive and therapeutic properties in laboratory studies and clinical trials. Antioxid Redox Signal 2008 Mar;10(3):511-45.
  • Taher MM, Lammering G, Hershey C, et al. Curcumin inhibits ultraviolet light induced human immunodeficiency virus gene expression. Mol Cell Biochem 2003;254(1-2):289-297.
  • Tilak JC, Banerjee M, Mohan H, et al. Antioxidant availability of turmeric in relation to its medicinal and culinary uses. Phytother.Res 2004;18(10):798-804.
  • Usharani P, Mateen AA, Naidu MU, et al. Effect of NCB-02, atorvastatin and placebo on endothelial function, oxidative stress and inflammatory markers in patients with type 2 diabetes mellitus: a randomized, parallel-group, placebo-controlled, 8-week study. Drugs R D 2008;9(4):243-50.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad