SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Anís (Pimpinella anisum)

Anís (Pimpinella anisum)

Resumen:

El anís es nativo de la región oriental mediterránea y es una de las especies de plantas más antiguas reconocidas con fines medicinales y como condimento en la cocina. Es miembro de la familia de las Apiáceas, la cual también incluye la zanahoria, el perejil, el eneldo, el hinojo, el culantro, el comino y la alcaravea.

Los nombres en griego (anison) y en latín (anisum) se derivaron del antiguo nombre árabe anysum; la evidencia indica que el anís se utilizaba en Egipto desde el principio de los años 1500 A.C. Los romanos utilizaban tortas condimentadas con anís como ayuda digestiva luego de comidas pesadas. Debido a su fuerte sabor a regaliz, el aceite de anís se mezcla con vino para lograr el licor anisete. También hace parte del raki, una bebida alcohólica turca y del ouzo, una bebida alcohólica griega.

El anís se utiliza mayormente como un condimento al cocinar. Médicamente, se le usa para promover la digestión e incrementar el flujo de orina. El aceite de anís también se usa para dar sabor de licor de manera artificial a dulces, tabletas contra la tos y jarabes.

En Europa, se utiliza el anís para el tratamiento del cáncer; en México, Turquía y China, se le usa como carminativo (promotor de la digestión) y galactagogo (estimulador de secreción de lactancia). En el resto del mundo se le usa como inductor de abortos y para el tratamiento de enfermedades respiratorias tales como asma, bronquitis y tos. El anís está clasificado en la lista GRAS (generalmente reconocido como seguro) de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abortifaciente (inductor de abortos), andropausia/andrenopausia (síntomas climactéricos masculinos), anemia, antibacteriano, anticonvulsivo, antidepresivo, antifúngico, anti-inflamatorio, antioxidante, antiparasitario, antiespasmódico, ansiedad, asma, bronquitis, broncodilatador, cáncer, carminativo (promotor de la digestión), catarro (inflamación de la membrana mucosa), catártico, inducción o facilitación del alumbramiento, diarrea crónica, resfriado común, tos, diaforético (promotor de sudoración), diurético (incrementa el flujo de orina), hidropesía (edema), dispepsia (molestia estomacal), efectos estrogénicos, expectorante (expulsor de flema), flatulencia (gas), saborizante, fragancia, galactagogo (estimulante de lactancia), trastornos vesiculares, enfermedad cardiaca, infección por Helicobacter pylori, hernia, hipo, influenza, insecticida (ácaros caseros), insecticida (mosquitos), insomnio, cólico intestinal, problemas renales, laxante, piojos, libido, síntomas de menopausia, estimulante del flujo menstrual (emenagogo), desempeño mental, repelente de mosquitos, dolores musculares, prevención de osteoporosis, dolor (ocular), alivio del dolor, soriasis (enfermedad crónica de la piel), trastornos respiratorios, trastornos reumáticos, sarna, sedante, dolor de garganta, problemas vasculares (disminución de la tensión de las paredes vasculares), tos ferina.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Los individuos con alergias conocidas o hipersensibilidad al anís (Pimpinella anisum) o a cualquiera de sus ingredientes, no deben tomar anís. Tampoco deben hacerlo aquellos con alergias reconocidas a cualquier miembro de la familia de las Apiáceas (anteriormente conocida como la familia de las Umbelíferas) debido a la sensibilidad cruzada entre estas especies. Se han reportado casos de urticaria.

Efectos secundarios y advertencias

El anís es generalmente seguro cuando se usa como agente saborizante en las dosis contenidas en los alimentos. Un episodio a nivel nacional de Salmonella serotipo Agona causado por un té de hierbas que contenía aniseed (semillas de anís) ocurrió durante el período de octubre de 2002 a julio de 2003 entre la población infantil en Alemania. Los consumidores deben seguir de manera estricta las instrucciones de preparación.

Se han reportado episodios de arrestos cardiorrespiratorios, hipertensión (presión arterial alta) y debilidad muscular posterior al consumo de una bebida no alcohólica saborizada con anís; no está claro si estos efectos secundarios se deben al anís saborizante o al ácido glicirricínico, ingrediente activo de la raíz del regaliz. Muchas bebidas saborizadas con anís contienen raíz de regaliz, la cual se relaciona con los efectos adversos descritos anteriormente. Muchas de las bebidas que contienen anís también contienen alcohol, lo cual puede causar náuseas y vómito cuando se toman con metronidazol (Flagyl®) o disulfiram (Antabuse®).

El anís puede incrementar la sensibilidad a la luz cuando se aplica en la piel, ya que contiene cumarina. El anís puede tener efectos antidiuréticos (disminución del flujo de orina), anticoagulante ("adelgazante" de la sangre), así como efectos en el azúcar de la sangre. El aceite de anís no se debe ingerir porque puede causar náuseas, edema pulmonar, convulsiones y vómito.

Se recomienda precaución en pacientes con endometriosis, diabetes o cánceres que dependan de estrógenos.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso del anís en mujeres embarazadas o lactantes dada la falta de evidencia científica sobre su uso. Tradicionalmente, se le ha usado para inducir los abortos aunque también como galactagogo (estimulación de la lactancia).

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El anís contiene cumarinas y puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con drogas que también incrementan este riesgo. Dentro de los ejemplos están la aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetarias tales como clopidogrel (Plavix®) y drogas anti-inflamatorias no esteroides (NSAIDS) tales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

El anís puede incrementar el flujo de orina (diurético) y puede tener efectos acumulativos con medicamentos que incrementan el flujo de orina. Los pacientes que toman cualquier medicamento diurético deben consultar con un profesional de la salud o farmaceuta.

El aceite de aniseed (semillas de anís) ha demostrado incrementar la absorción de glucosa. Se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que pueden disminuir el azúcar en la sangre. Los pacientes que toman insulina o drogas para la diabetes por vía oral deben ser vigilados estrictamente por un profesional de la salud. Puede ser necesario hacer ajustes a los medicamentos.

Muchas bebidas que contienen anís también contienen alcohol y pueden causar náuseas o vómito cuando se toman con metronidazol (Flagyl®) o disulfiram (Antabuse®).

El anís puede incrementar la sensibilidad a la luz cuando se aplica sobre la piel, dado que contienen cumarina. Se recomienda precaución cuando se toma con otros medicamentos que incrementan la sensibilidad a la luz.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El anís contiene cumarinas y puede incrementar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas o suplementos que incrementan el riesgo de sangrado. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba y dos casos con palma enana americana. Otros numerosos agentes pueden, en teoría, incrementar el riesgo de sangrado aunque no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

El anís puede incrementar el flujo de orina (diurético) y tener efectos acumulativos con hierbas y suplementos que incrementan el flujo de orina. Los pacientes que tomen cualquier clase de hierbas o suplementos diuréticos deben consultar con un profesional de la salud o farmaceuta.

El aceite de aniseed (semillas de anís) ha demostrado que incrementa la absorción de glucosa. Se recomienda precaución cuando se toma con hierbas o suplementos que pueden disminuir el azúcar en la sangre.

El anís puede incrementar la sensibilidad a la luz cuando se aplica sobre la piel dado que contiene cumarina. Se recomienda precaución cuando se utiliza con otras hierbas y suplementos que incrementan la sensibilidad a la luz.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Con base en la evidencia científica disponible, no existen dosificaciones comprobadas como seguras o efectivas para el anís. Para los cólicos, se han utilizado 10-30 granos de las semillas semi-molidas o pulverizadas de anís, remojadas en agua caliente destilada, en dosis correspondientes a un "copa de vino". También se han utilizado 4-20 gotas de aceite esencial de anís mezcladas con azúcar. Como ayuda digestiva, se ha utilizado una esencia de aniseed (semillas de anís) en agua caliente, al momento de ir a dormir.

Niños (menores de 18 años)

Con base en la evidencia científica disponible, no existen dosificaciones comprobadas como seguras o efectivas para el anís en niños. Para el tratamiento de la nariz mocosa se han utilizado dos cucharaditas de semilla de anís semi-molidas, endulzadas y disueltas en un litro de agua hirviendo y para el resfriado recurrente se han utilizado dosis de 1-3 cucharaditas.

Referencias:

  • Chang KS, Ahn YJ. Fumigant activity of (E)-anethole identified in Illicium verum fruit against Blattella germanica. Pest.Manag.Sci 2002;58(2):161-166.
  • De M, De AK, Sen P, et al. Antimicrobial properties of star anise (Illicium verum Hook f). Phytother Res 2002;16(1):94-95.
  • Garzo Fernandez C, Gomez Pintado P, Barrasa Blanco A, et al. [Cases of neurological symptoms associated with star anise consumption used as a carminative]. An.Esp.Pediatr. 2002;57(4):290-294.
  • Gil Campos M, Perez Navero JL, Ibarra De La Rosa I. [Convulsive status secondary to star anise poisoning in a neonate]. An.Esp.Pediatr. 2002;57(4):366-368.
  • Iauk L, Lo Bue AM, Milazzo I, et al. Antibacterial activity of medicinal plant extracts against periodontopathic bacteria. Phytother Res 2003;17(6):599-604.
  • Ize-Ludlow D, Ragone S, Bernstein JN, et al. Chemical composition of Chinese star anise (Illicium verum) and neurotoxicity in infants. JAMA 2-4-2004;291(5):562-563.
  • Ize-Ludlow D, Ragone S, Bruck IS, et al. Neurotoxicities in infants seen with the consumption of star anise tea. Pediatrics 2004;114(5):e653-e656.
  • Johanns ES, van der Kolk LE, van Gemert HM, et al. [An epidemic of epileptic seizures after consumption of herbal tea]. Ned.Tijdschr.Geneeskd. 4-27-2002;146(17):813-816.
  • Lee SW, Li G, Lee KS, et al. Preventive agents against sepsis and new phenylpropanoid glucosides from the fruits of Illicium verum. Planta Med 2003;69(9):861-864.
  • Lee SW, Li G, Lee KS, et al. A new phenylpropanoid glucoside from the fruits of Illicium verum. Arch Pharm Res 2003;26(8):591-593.
  • Minodier P, Pommier P, Moulene E, et al. [Star anise poisoning in infants]. Arch Pediatr. 2003;10(7):619-621.
  • Nam NH, Kim HM, Bae KH, et al. Inhibitory effects of Vietnamese medicinal plants on tube-like formation of human umbilical venous cells. Phytother Res 2003;17(2):107-111.
  • Park IK, Shin SC. Fumigant activity of plant essential oils and components from garlic (Allium sativum) and clove bud (Eugenia caryophyllata) oils against the Japanese termite (Reticulitermes speratus Kolbe). J Agric.Food Chem 6-1-2005;53(11):4388-4392.
  • Sy LK, Brown GD. Novel phenylpropanoids and lignans from Illicium verum. J Nat Prod 1998;61(8):987-992.
  • Zhou J, Lu G, Zhong X, et al. [Quantitative determination of anethole in the fruit of Illicium verum from various places of Guangxi province]. Zhong Yao Cai 2005;28(2):106-107.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad