SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Abro

Abro

Resumen:

La abrina, un constituyente del abro (Abrus precatorius), es tóxica, y la ingesta de un grano podría ser fatal para un niño. Sin embargo, los residentes de las islas Andamán, en India, comen las semillas hervidas del Abrus precatorius L.; hervir las semillas desactiva las toxinas, supuestamente. Se está investigando la abrina para el tratamiento de cáncer experimental y se usa como un "sondeo molecular" para investigar la función celular.

En la medicina popular, el abro se utiliza oralmente para apresurar el parto, como un abortivo (induce el aborto), como anticonceptivo oral, para tratar diabetes y nefritis crónica (inflamación de los riñones), y como analgésico (alivio de dolor) en pacientes con enfermedades terminales. Se ha usado toda la planta en su conjunto para inflamaciones oftálmicas (del ojo).

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Dolor abdominal, abortivo (induce el aborto), abscesos, acné, alergias, mordeduras de animales, anodino (alivio de dolor), antihelmíntico (expulsa gusanos), antiespasmódico, anti-inflamatorio, antimicrobiano, agente antiplaquetas, antisupurativo (drena pus), antitumor, afrodisíaco, asma, blenorrea (descarga mucosa), diviesos, bronquitis, cáncer, resfriados, cólicos, conjuntivitis, anticonceptivo, convulsiones, tos, diabetes, diarrea, diurético, emético (induce el vómito), epilepsia, espíritus malignos, expectorante (induce la expulsión de mucosa), emoliente (suaviza y reconforta la piel), febrífugo (reductor de fiebre), fiebre, fracturas en animales, gastritis (estómago inflamado, gonorrea, canas, dolores de cabeza, hemostato, insecticida, ictericia, laxante, leucemia, leucoderma (pérdida de la pigmentación de la piel), malaria, nefritis (inflamación crónica de los riñones), ceguera nocturna, purgante (laxante fuerte), rabia (prevención), reumatismo, sedante, mordeduras de serpiente, llagas, espermatorrea (pérdida involuntaria de semen sin orgasmo), tétano, esquistosomiasis (enfermedad parasitaria urinaria tropical), tónico uterino.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

 

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergia o hipersensibilidad conocidas al abro y a plantas relacionadas en la familia de las Leguminosas.

Efectos secundarios y advertencias

La ingesta de semillas de abro tiene muchos efectos tóxicos secundarios, predominantemente vómito, diarrea (posiblemente con sangre), edema (hinchazón), síndrome de filtración vascular, coma, colapso circulatorio y muerte. La ingesta de semillas podría causar hipertensión (presión arterial alta), taquicardia (frecuencia cardiaca acelerada), coma o colapso circulatorio.

Las semillas que son chupadas, masticadas o ingeridas con las cáscaras agrietadas pueden causar retortijones estomacales y náuseas. El contacto de los ojos con el contenido de las semillas podría ocasionar conjuntivitis necrotizante (conjuntivitis, infección de los ojos). Las joyas hechas con las semillas pudieran producir dermatitis.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, el abro podría causar daño en los riñones o el hígado, disnea (dificultad para respirar), hemorragia pulmonar o enfisema.

El abro podría incrementar el riesgo de sangrado. Se aconseja precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman agentes que pueden aumentar este riesgo. Puede ser necesario ajustar las dosis.

Embarazo y lactancia

El abro no se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible. Se debe evitar consumir las semillas por vía oral ya que la toxina abrina está presente en cantidades potencialmente letales en las semillas.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, las semillas de abro pudieran aumentar el riesgo de sangrado cuando se ingieren con drogas que tienen este mismo efecto. Algunos ejemplos de ellas son la aspirina, los anticoagulantes ("adelgazantes de sangre") como la warfarina (Coumadin®) o la heparina, drogas anti-plaquetas como el clopidogrel (Plavix®), y drogas anti-inflamatorias no esteroides como el ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o el naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Las semillas de abro podrían causar necrosis de hepatocitos (muerte de las células del hígado) y tener efectos acumulativos con drogas hepatotóxicas (que dañan el hígado). Se recomienda precaución.

Las semillas de abro pudieran producir hipertensión (presión arterial alta), y podrían interactuar con agentes que alteran la presión arterial, tales como los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina o los beta-bloqueadores.

Las semillas de abro podrían causar necrosis (muerte) de los túbulos renales contorneados y tener efectos acumulativos con drogas nefrotóxicas (que dañan los riñones).

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, las semillas de abro podrían aumentar el riesgo de sangrado cuando se toman con hierbas y suplementos que se cree incrementan este riesgo. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, y otros pocos con ajo y palma enana americana. Numerosos agentes adicionales podrían acrecentar, en teoría, el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha comprobado en la mayoría de los casos.

Las semillas de abro podrían producir necrosis de hepatocitos (muerte de células del hígado) y tener efectos acumulativos con hierbas hepatotóxicas (que dañan los riñones). Se recomienda precaución.

Las semillas de abro podrían causar hipertensión (presión arterial alta) e interactuar con hierbas que alteran la presión arterial.

Las semillas de abro podrían causar necrosis (muerte) de los túbulos renales contorneados (riñón) y tener efectos acumulativos con hierbas nefrotóxicas (que dañan los riñones).

Dosificación:

Adultos (mayores de 18 años)

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva para el abro. La abrina, un componente de las semillas del Abrus precatorius, es tóxica y su ingesta puede ser fatal. Una dosis tradicional consiste en 5 gramos diarios de una pasta de la raíz de abro molido, la cual se ha usado para calambres, diarrea, espermatorrea (pérdida involuntaria de semen sin orgasmo), y dolor abdominal. Para expulsar gusanos (antihelmíntico), se ha tomado 1 cucharadita de semillas molidas secas de abro una vez al día por dos días por vía oral. También se han aplicado raíces molidas de Abrus precatorius y Curcumalonga a heridas.

Niños (menores de 18 años)

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de abro en niños.

Referencias:

 

  • Anam EM. Anti-inflammatory activity of compounds isolated from the aerial parts of Abrus precatorius (Fabaceae). Phytomedicine. 2001;8(1):24-27.
  • Dickers KJ, Bradberry SM, Rice P, et al. Abrin poisoning. Toxicol.Rev. 2003;22(3):137-142.
  • Fernando C. Poisoning due to Abrus precatorius (jequirity bean). Anaesthesia 2001;56(12):1178-1180.
  • Kuo SC, Chen SC, Chen LH, et al. Potent antiplatelet, anti-inflammatory and antiallergic isoflavanquinones from the roots of Abrus precatorius. Planta Med 1995;61(4):307-312.
  • Moshi MJ, Kagashe GA, Mbwambo ZH. Plants used to treat epilepsy by Tanzanian traditional healers. J Ethnopharmacol. 2-28-2005;97(2):327-336.
  • Nath D, Sethi N, Singh RK, et al. Commonly used Indian abortifacient plants with special reference to their teratologic effects in rats. J Ethnopharmacol. 1992;36(2):147-154.
  • Ndamba J, Nyazema N, Makaza N, et al. Traditional herbal remedies used for the treatment of urinary schistosomiasis in Zimbabwe. J.Ethnopharmacol. 1994;42(2):125-132.
  • Nwodo OF, Alumanah EO. Studies on Abrus precatorius seeds. II: Antidiarrhoeal activity. J Ethnopharmacol. 1991;31(3):395-398.
  • Ohba H, Moriwaki S, Bakalova R, et al. Plant-derived abrin-a induces apoptosis in cultured leukemic cell lines by different mechanisms. Toxicol.Appl.Pharmacol. 3-1-2004;195(2):182-193.
  • Ohba H, Toyokawa T, Yasuda S, et al. Spectroscopic analysis of the cytoagglutinating activity of abrin-b isolated from Abrus precatorius seeds against leukemic cells. Biosci.Biotechnol.Biochem. 1997;61(4):737-739.
  • Pillay VV, Bhagyanathan PV, Krishnaprasad R, et al. Poisoning due to white seed variety of Abrus precatorius. J Assoc Physicians India 2005;53:317-319.
  • Ramnath V, Kuttan G, Kuttan R. Immunopotentiating activity of abrin, a lectin from Abrus precatorius Linn. Indian J Exp Biol 2002;40(8):910-913.
  • Ramos MV, Sampaio AH, Cavada, BS, et al. Characterization of the sugar-binding specificity of the toxic lectins isolated from Abrus pulchellus seeds. Glycoconj.J 2001;18(5):391-400.
  • Ratnasooriya WD, Amarasekera AS, Perera NS, et al. Sperm antimotility properties of a seed extract of Abrus precatorius. J.Ethnopharmacol. 1991;33(1-2):85-90.
  • Zambenedetti P, Giordano R, Zatta P. Histochemical localization of glycoconjugates on microglial cells in Alzheimer's disease brain samples by using Abrus precatorius, Maackia amurensis, Momordica charantia, and Sambucus nigra lectins. Exp.Neurol. 1998;153(1):167-171.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad