SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Muérdago, arma contra el hígado graso

Por -
Muérdago, arma contra el hígado graso
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Segurísimo que alguna vez escuchaste sobre la antigua tradición de darse un beso abajo del muérdago, una planta muy usada como adorno navideño en puertas y ventanas, sin embargo, además de la decoración y el simbolismo, el muérdago sería de mucha utilidad para combatir el hígado graso, una enfermedad caracterizada por la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas.

La investigación publicada en Journal of Agricultural and Food Chemistry, refiere que su substancia activa, la viscotoxina, afecta de forma positiva el metabolismo de los lípidos en el hígado, ayudando a reducir los niveles de saturación de las grasas, al menos así lo mostró el ensayo realizado en un modelo animal.

El estudio detalla cómo el peso del cuerpo y del hígado de ratones obesos tratados con el compuesto disminuyó, aunque aún no se sabe exactamente cómo funcionaría en células hepáticas humanas. 

Según los autores del estudio, el muérdago produce una serie de compuestos biológicamente activos, entre los que se incluyen esteroides y flavonoides, y sus extractos han mostrado efectos anti obesidad.

Enfermedades del hígado

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos refiere que el hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo y uno de los más importantes. Tiene varias funciones, incluyendo la transformación de los alimentos en energía y la eliminación del alcohol y las toxinas de la sangre. En el hígado también produce bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda a la digestión.

La enfermedad de hígado graso no alcohólica es el nombre que se da a un rango de desórdenes hepáticos asociados con la presencia de un exceso de grasa en el hígado. La esteatosis es una forma moderada de hígado graso. En algunos pacientes con esteatosis, puede ocurrir inflamación del hígado con hepatitis resultante, llamada esteatohepatitis no alcohólica (abreviada NASH en inglés). Esta condición puede llevar al daño del hígado con cicatrización y cirrosis.

El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en la normalización del peso y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el alcohol y medicamentos innecesarios.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad