SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Jugar al fútbol afecta el cerebro

Por -
Jugar al fútbol afecta el cerebro
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Un estudio reveló que los deportistas que practican fútbol americano tienen más pequeña una zona del cerebro  relacionada con la memoria y las emociones. El estrés es otro de los factores que también inciden en estas tareas mentales.

Los buenos futbolistas de la universidad son los ídolos absolutos de compañeros y admiradoras. Pero no todas son ventajas: además de los aplausos y los premios muchas veces vienen las lesiones. Y en el caso de las contusiones, un estudio reciente determinó que afectan una zona del cerebro que incide en la memoria y las emociones. 

La investigación fue realizada por Patrick Bellgowan y equipo, del Instituto Laureate de Investigaciones Cerebrales de Tulsa, en Oklahoma. El trabajo fue publicado recientemente en el Journal de la Asociación Médica Americana y da la primera evidencia de que las lesiones de fútbol en jugadores jóvenes tienen efectos en el largo plazo. 

Los expertos dicen el impacto en la vida real de estas diferencias en el cerebro todavía no están del todo claras. Pero el estudio informado en la edición de mayo del Journal de la Asociación Médica americana ofrece la primera evidencia de que el fútbol americano tiene efectos a largo plazo en jugadores jóvenes.

Después de una contusión, muchos atletas jóvenes suelen tener problemas de memoria y dificultad en algunas tareas mentales. Según explica el profesor Bellgowan, hasta ahora solo se habían estudiado sus efectos residuales años después de culminada la carrera profesional de estos atletas. Por eso en este nuevo estudio se analizaron resonancias magnéticas de 50 jugadores universitarios "actuales" de fútbol americano, la mitad de ellos con antecedentes de contusiones, y de 25 no jugadores de la misma edad y nivel educativo. 

La investigación se basó en el análisis del hipocampo, una zona del cerebro donde se almacenan la memoria y se regulan las emociones. En promedio, los dos grupos de futbolistas resultaron tener un hipocampo menor que los no deportistas, pero se notó una diferencia más pronunciada en los jugadores con historial de contusiones. 

El volumen del hipocampo de los jugadores con historial de contusiones resultó ser ¼ más pequeño, aún en jugadores jóvenes de 20 años. ¿Qué significa esta reducción, en qué incide? Para tratar de determinarlo, se les dio a los atletas tests standard de memoria y tiempo de reacción, pero no hallaron relación entre el volumen del hipocampo y sus resultados. Según explica Bellgowan, es posible que primero vengan los cambios estructurales y luego los cognitivos, pero aún no lo pueden determinar.

Kenneth Codell, experto en contusiones del Centro Metodista de Contusiones de Houston, en Texas, declaró que estos hallazgos son importantes, pero todavía no están claras las implicancias. Y agrega que en el caso de los adultos mayores con síntomas de demencia, también hay un encogimiento del hipocampo.

Codell mencionó que hay una enfermedad que también causa encogimiento del cerebro y suele afectar a atletas profesionales con una vida deportiva con repetidas contusiones. Se trata de la encefalopatía traumática crónica, una declinación progresiva de la función de las células cerebrales, que causa problemas de memoria, movimiento y equilibrio. 

De todos modos, ambos profesionales coinciden en que aún hacen falta más investigaciones para determinar si la reducción en el hipocampo se debe a la práctica del deporte o a las contusiones en sí mismas, ya que en ambos casos se observó reducción de volumen, en especial en jugadores con  una carrera deportiva más extensa. 

Hay muchas causas que pueden afectar el tamaño del hipocampo entre ellas las genéticas, hormonales y la inteligencia general. Y el estrés es la causa número uno de atrofia o encogimiento del hipocampo, según informa Podell.

Mientras tanto, los jugadores, sus familiares y los entrenadores deben tomar en serio las contusiones, y poder reconocer los síntomas, entre ellos dolor de cabeza, confusión, mareos, pérdida de equilibrio, sensibilidad a la luz o el sonido y dificultades de concentración. En esos casos un profesional de la salud debe evaluar cuándo el jugador está en condiciones de volver a la práctica del deporte. 

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad