SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las Américas están libres de rubéola

Por -
Las Américas están libres de rubéola
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Un Comité de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) declaró oficialmente a las Américas libre de la transmisión endémica de rubéola y el síndrome congénito de la rubéola. Ambas enfermedades se convierten así en la tercera y cuarta en ser suprimidas de la región, luego de la viruela que se eliminó en 1971 y la poliomielitis en 1994.

La región de las Américas es la primera del mundo en erradicar las cuatro enfermedades, gracias a los esfuerzos masivos de inmunización coordinados por la OPS y la Organización Mundial de la Salud (OMS) con los ministerios de Salud y la colaboración de otros socios claves, como los Centros para el Control y Prevención de enfermedades (CDC, por su siglas en inglés) de Estados Unidos y la UNICEF. En el año 2004, se declaró que la rubéola había sido eliminada oficialmente en los Estados Unidos.

"La eliminación de la rubéola de las Américas es un logro histórico que refleja la voluntad colectiva de los países de nuestra región de trabajar juntos para lograr metas ambiciosas de salud pública", dijo Carissa Etienne, directora de la OPS/OMS. 

"Las Américas fue la primera región en erradicar la viruela, la primera en eliminar la poliomielitis, y ahora es la primera en eliminar la rubéola y el síndrome de rubéola congénita. Estos logros prueban el valor de la vacunación y cuán importante es hacer que las vacunas estén disponibles aún en los rincones más remotos de nuestro continente", subrayó.

La rubéola es una enfermedad contagiosa causada por un virus. También es conocida como el sarampión alemán o el sarampión de los tres días. No existe tratamiento específico y la manera más segura y eficaz de prevenirla es la vacunación. La vacuna está incluida en la combinación triple, conocida como MMR, que también protege contra el sarampión y las paperas.

El virus de la rubéola se puede encontrar en las secreciones de la nariz y la garganta de las personas infectadas, como la saliva, el esputo o el moco nasal y los síntomas aparecen usualmente a segunda o tercera semanas después de la exposición.

En los niños pequeños, la rubéola por lo general es leve, con pocos síntomas evidentes. Puede ser que tengan fiebre y que les duela la garganta. Los adultos, por su parte, es más probable que tengan dolores de cabeza, conjuntivitis y malestar general 1 a 5 días antes de que aparezca el sarpullido. Los adultos también tienden a tener más complicaciones, incluidos dolores e hinchazón en las articulaciones y, con menor frecuencia, artritis, especialmente en las mujeres. Una infección cerebral llamada encefalitis es una complicación rara, pero grave, que puede afectar a los adultos con rubéola. Sin embargo, la consecuencia más grave de una infección por rubéola es el daño que puede causar al bebé en gestación de una mujer embarazada.

Las mujeres embarazadas que se infectan con el virus de la rubéola también exponen a sus bebés. Esto puede causar defectos de nacimiento graves como problemas cardiacos, pérdida de la audición y la vista, discapacidad mental o daños en el bazo o el hígado. Los defectos de nacimiento graves son más frecuentes si la mujer se infecta al comienzo del embarazo, especialmente durante las 12 primeras semanas. Contraer la infección de la rubéola durante el embarazo también puede ocasionar un aborto espontáneo o parto prematuro.

Seguir el calendario de vacunación recomendado es la mejor manera de proteger de la rubéola a su hijo y a otras personas, incluidas las mujeres embarazadas y los bebés en gestación.

En los Estados Unidos, se recomienda que los niños reciban 2 dosis: la primera entre los 12 y 15 meses de edad, y la segunda dosis antes de comenzar la escuela, entre los 4 y 6 años. A las mujeres en edad de procrear se les puede hacer un examen de sangre para ver si tienen inmunidad contra la rubéola. Si no están inmunes, las mujeres deben evitar quedar en embarazo durante 28 días después de recibir la vacuna.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad