SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Mycoplasma genitalium, la nueva infección sexual

Por -
Mycoplasma genitalium, la nueva infección sexual
CRÉDITO: THINKSTOCK

Se la considera una nueva infección sexual y se está diseminando muy rápido, indica un nuevo estudio de científicos británicos. Lo preocupante es que en muchos casos el mycoplasma genitalium no presenta síntomas.

Los científicos descubrieron una nueva bacteria que se clasifica dentro de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Se llama Mycoplasma genitalium (MG) y puede producir dolor testicular, dolor pélvico y sangrado después del sexo en las mujeres, aunque la mayoría de las personas no tienen síntomas en absoluto.

Un grupo de investigadores británicos publicó un estudio en Journal of Epidemiology, donde concluyen que la tasa de infección de MG fue mayor de lo esperado. ''MG es una bacteria que está presente en alrededor del 1% de la población general de 16 a 44 años” dice el artículo.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH) la bacteria (foto ilustrativa abajo) fue identificada por primera vez en 1980, pero es ahora cuando está en un momento de explosición epidemiológica. 

En los hombres la MG produce uretritis (inflamación de la uretra) y prostatitis (inflamación de la próstata), y se desconoce si puede llevar a la infertilidad masculina.

En las mujeres, la MG se puede encontrar en la vagina, el cuello uterino y el endometrio y, al igual que las infecciones por clamidia y gonococo, es generalmente asintomática. Aunque en algunos casos, provoca dolor y sangrado tras las relaciones sexuales. Y se cree que la bacteria juega un papel importante en la enfermedad inflamatoria pélvica, infertilidad y embarazo ectópico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad? M. genitalium es un organismo de crecimiento lento, el aislamiento y cultivo puede tardar hasta 6 meses, y sólo unos pocos laboratorios en el mundo son capaces de hacerlo. Por lo tanto, se diagnostica mediante pruebas de la orina, la uretra, la vagina, frotis cervicales y por medio de biopsias endometriales tradicionales.

En el país, no hay ninguna prueba de diagnóstico para la MG aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). En ausencia de ésta, la MG debe sospecharse en casos de uretritis persistente o recurrente (en hombres) y en casos persistentes o recurrentes de cervicitis o enfermedad inflamatoria pélvica en mujeres.

Mientras tanto, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).informan que se están haciendo estudios para medir la relación de la enfermedad con la infertilidad en las mujeres.

Prevención y tratamiento

En cuanto a la cura de la MG, la evidencia actual apoya el uso del antibiótico azitromicina como tratamiento de primera línea.

Para prevenir esta ETS, los científicos británicos autores del estudio mencionado arriba,  recomiendan las mismas medidas de prevención que para cualquier otra infección sexual, el uso de preservativos y una reducción de los comportamientos sexuales de riesgo, que pueden “desempeñar un papel importante en los esfuerzos para controlar la MG'' señalan.

Te puede interesar

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Sexualidad a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad