SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Seguro médico: la nueva ley en siete puntos

Por Consumer Reports -
Seguro médico: la nueva ley en siete puntos
CRÉDITO: THINKSTOCK

Ahora que la Corte Suprema de los EE. UU. ha dictado una sentencia que confirma la constitucionalidad de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado Asequible (ACA, por sus siglas en inglés),muchos estadounidenses se están preguntando cómo la reforma del sistema de salud los afectará una vez que esté totalmente implementada en enero de 2014.

Entre las preguntas típicas se incluyen: Si obtengo mi seguro de salud por medio de mi empleador o por medio de Medicare, ¿qué cambiará, si acaso hay cambios? Si no tengo seguro de salud o si pierdo el que tengo, ¿cómo puedo encontrar una póliza que pueda pagar? Además, ¿quién se ve afectado por el requisito (conocido como el “mandato”) de que todos se inscriban en un seguro de salud?

La reforma del sistema de salud afectará a todos los estadounidenses, debido a que la ACA establece nuevas protecciones y responsabilidades para los consumidores. La ley está diseñada para mantener vigente el sistema actual de seguro privado basado en el trabajo y el sistema Medicare para las personas mayores de 65 años o que tienen una discapacidad permanente. Lo que es más importante, proporciona nuevas maneras de obtener un seguro para las personas que están fuera del mercado debido a afecciones preexistentes o a la incapacidad de pagar el seguro.
Incluso si hoy en día usted tiene un buen seguro, es muy posible que esto los afecte a usted o a sus familiares en algún momento en su vida.

Esta publicación es su guía para comprender esta ley. No podemos cubrir todas las situaciones o detalles posibles, pero resaltamos los principales cambios que los consumidores necesitan conocer para aprovechar todos los beneficios de la reforma del sistema de salud a partir del 1º de enero de 2014.

1. Nuevas protecciones y beneficios

Independientemente de si su seguro de salud es adquirido por usted o por su empleador, la ACA ya ha declarado la ilegalidad de prácticas que han dejado a personas sin seguro de salud cuando más lo necesitaban. Estas protecciones incluyen: 

Controles para cancelar pólizas. Las aseguradoras ya no pueden cancelar su póliza si usted se enferma, que es una práctica conocida como “rescisión”. No pueden cancelar su cobertura si comete un error involuntario en su solicitud.

Apelaciones rápidas. Los consumidores pueden apelar las decisiones de las compañías de seguros ante un revisor independiente y recibir una respuesta en 72 horas para situaciones médicas urgentes.

Prohibición a los límites de por vida. Las enfermedades graves o de largo plazo pueden acumular gastos médicos considerables. Las pólizas de seguro de salud solían establecer “límites de por vida” respecto de cuánto pagarían por las facturas médicas de una persona. Ahora estos límites son ilegales, lo que significa que las personas con seguro no tendrán que endeudarse debido a que su cobertura se acabó.

Los límites monetarios anuales van de salida. Aunque las compañías de seguros aún pueden establecer límites respecto de cuánto pagan por los gastos médicos de una persona por año, la ley estipula que, a partir del 23 de septiembre de 2012, este límite no debe ser inferior a $2 millones. En enero de 2014, los límites se eliminarán por completo. Excepciones: Las aseguradoras aún pueden establecer otro tipo de límites respecto de los beneficios, como límites a las visitas al médico, límites a los medicamentos de venta con receta o límites a los días de estadía en el hospital.

Mejores beneficios 

Atención preventiva y controles de salud anuales 
gratuitos.
La ley se concentra en la prevención y la atención primaria para ayudar a las personas a mantenerse sanas y a tratar las afecciones médicas crónicas antes de que se tornen más complejas y costosas en cuanto a su tratamiento. Los nuevos planes de salud privados deben cubrir y eliminar los costos compartidos (copagos, coseguros o deducibles) por las medidas preventivas comprobadas, como vacunas y exámenes de detección de cáncer. En agosto de 2012, entraron en vigencia medidas preventivas adicionales, entre las que se incluyen visitas para el bienestar de la mujer, examen de detección de diabetes gestacional, examen de detección de violencia en el hogar, suministros para la lactancia y anticoncepción, todo sin costos compartidos.Excepciones: Los lugares de trabajo administrados por organizaciones religiosas que no están de acuerdo con el uso de anticonceptivos no tienen la obligación de pagarlos, pero las aseguradoras deben cubrir el costo. Los planes existentes que no hayan cambiado en forma ignificativa desde la aprobación de la ley pueden continuar cobrando la atención preventiva hasta enero de 2014.

Reembolsos de primas si las aseguradoras gastan
menos en atención.
La ACA estipula que la mayoría de las aseguradoras deben gastar, como mínimo, el 80% (85% para las aseguradoras que cubran a empleadores grandes) de las primas que usted paga en atención médica y mejoras de la calidad. Si las aseguradoras gastan demasiado en salarios, bonos o costos administrativos en lugar de la atención médica, deben efectuar reembolsos de primas a los consumidores todos los veranos.

Formularios de divulgación estándares. A partir del 23 de septiembre de 2012, todos los planes de salud deben utilizar un formulario estandarizado para resumir los beneficios y la cobertura, que incluya información sobre copagos, deducibles y límites de gastos de su bolsillo. Las aseguradoras deben destacar todos los servicios excluidos en un lugar. Las aseguradoras también deben calcular e informar los típicos costos de gastos de su bolsillo para dos situaciones médicas: tener un bebé y tratar la diabetes tipo 2.
Los próximos años incluirán más ejemplos de cobertura.

Ampliación de la cobertura

La ley hace que ahora sea más fácil para muchos estadounidenses no asegurados encontrar seguros de salud asequible:

Los adultos jóvenes pueden permanecer en el plan de sus padres hasta los 26 años. Los planes de salud deben permitir a los adultos jóvenes permanecer como dependientes en la póliza de sus padres hasta que cumplan 26 años, ndependientemente de que vivan o no en el hogar, asistan a una universidad o estén casados. 
Excepción: Algunos planes de salud no tienen la obligación de extender los beneficios a los adultos jóvenes si estos pueden obtener cobertura en el trabajo; esta excepción queda sin efecto en enero de 2014.

Desmantelando las exclusiones por afecciones preexistentes. En 2014 las aseguradoras no podrán denegar la cobertura a las personas con afecciones preexistentes o cobrarles más por sus primas. Mientras tanto, la ley de salud ofrece cierto alivio temporal:
Adultos con afecciones preexistentes que no han
tenido cobertura durante seis meses como mínimo, pueden ser elegibles para obtener una cobertura subsidiada por medio del Plan de Seguro por Afecciones Preexistentes temporal en su estado. (Visite PCIP.gov para obtener información).
A los menores de 19 años con afecciones preexistentes la mayoría de las aseguradoras no pueden denegarles cobertura. Sin embargo hasta el 2014, las aseguradoras pueden cobrar más por las primas que lo que cobran por alguien sin dichas afecciones. Excepción: Algunos planes individuales aún pueden negarle cobertura a un menor. Esta excepción queda sin efecto en enero de 2014.

2. Lo que sigue en 2014 - Aspectos generales

Algunos de los cambios más considerables de la ley de atención médica entran en vigencia el 1º de enero de 2014 con el objetivo de poner a disposición de todos los estadounidenses atención médica asequible, independientemente de sus antecedentes médicos o de su capacidad de pago. 

La mayoría de los estadounidenses deberán tener seguro de salud. A partir el 1º de enero de 2014, se requerirá que los estadounidenses que pueden pagar una cobertura adquieran un seguro de salud o paguen un impuesto.

No más denegaciones por afecciones preexistentes. 
A partir de enero del 2014, las aseguradoras no pueden denegar cobertura a nadie, independientemente de sus afecciones preexistentes. Y tampoco pueden cobrarle más por razón de sexo o más de lo que le cobrarían a una persona sana de su misma edad. Esto implica que usted puede adquirir un seguro de salud aun si está gravemente enfermo.

Mercados de seguros en línea: A partir del 1º de enero de 2014, las personas individuales, las familias y los titulares de pequeñas empresas podrán adquirir seguros en mercados , similares a los sitios web de turismo. Estos mercados, también llamados “bolsas” (permitirán comparar y adquirir con facilidad un seguro privado, y determinarán si usted califica para ayuda financiera. Los mercados abrirán el 1º de octubre de 2013 y venderán coberturas que comienzan a partir del 1º de enero de 2014.

Usted podría calificar para recibir descuentos que le ayuden a pagar las primas si sus ingresos se ubican entre los $15,302 y los $46,021 para una persona individual, y entre los $31,155 y los $93,700 para una familia de cuatro integrantes. También podrá determinar si reúne los requisitos para obtener subsidios adicionales que lo ayuden con los costos de su bolsillo o para programas gubernamentales como Medicare, Medicaid y el Plan de Seguro de Salud para Niños. 

Más médicos de atención primaria, atención coordinada. Con más millones de estadounidenses asegurados próximamente, la escasez nacional de médicos de atención primaria en la actualidad representa un desafío constante para acceder al sistema de atención médica. La ley de salud ha comenzado a financiar capacitación para más médicos de atención primaria y ha aumentado los recursos para los centros de salud comunitarios. También promueve una mejor atención coordinada y un aumento de las tarifas de pago para médicos de atención primaria que acepten Medicaid o que trabajen en áreas rurales.

Beneficios esenciales que ofrecen un mínimo nivel 
de cobertura.
Los planes deben contar con un mínimo nivel de cobertura, conocido como beneficios esenciales, en vigencia a partir del 1º de enero de 2014. Los planes de salud individuales y los planes vendidos a pequeñas empresas, independientemente de su venta en las bolsas de seguros de salud o fuera de estas, deben ofrecer un paquete integral de beneficios esenciales 

La ampliación de Medicaid asiste a estadounidenses 
con bajos ingresos.
Hasta 17 millones de estadounidenses podrían ser elegibles para Medicaid. A partir del 1º de enero de 2014, los estados que elijan ampliar sus programas de Medicaid a residentes legales menores de 65 años cuyos ingresos no superen los $15,302 para una persona individual y los $31,155 para una familia de cuatro integrantes. Los estados que quieran participar obtendrán financiamiento federal para cubrir el 100% de los costos durante los primeros tres años y el 90% en adelante.
Excepción: La ampliación de Medicaid fue la única parte de la ley que cambió en forma significativa con el dictamen de la Suprema Corte de EE.UU. el 28 de junio de 2012. Los jueces de la Corte declararon que los estados pueden rechazar la ampliación de Medicaid a todos los adultos con bajos ingresos sin temor de perder toda la financiación federal para los programas de Medicaid existentes. Si un estado decide en contra, esto puede dejar a algunos de sus residentes más pobres sin cobertura.

3. Cómo lo afectará el "mandato"

La decisión de la Suprema Corte confirmó una de las partes más controvertidas de la ley de atención médica, el “mandato individual”, que requiere que la mayoría de los estadounidenses adquieran un seguro de salud a partir del 1º de enero de 2014 o paguen un impuesto si no cumplen con este requisito.

A pesar del alboroto que se generó alrededor del mandato, este probablemente afecte a solo, aproximadamente, 7.3 millones de estadounidenses o al 2% de la población. Esto se debe a que la mayoría de los estadounidenses ya tienen un seguro, están exentos de acuerdo con la ley, reunirían los requisitos para Medicaid utilizarían créditos fiscales para adquirir pólizas en las bolsas de seguros, de acuerdo con un análisis de Urban Institute, un grupo de expertos de Washington.

¿A qué se debe el mandato? Piénselo de este modo: Usted no puede adquirir un seguro para la vivienda cuando su casa se está incendiando ni un seguro de auto que cubra daños que ya se produjeron. Requerir que las aseguradoras acepten a cualquier persona que desea un seguro independientemente de las afecciones preexistentes sin requerir a todas las personas que adquieran un seguro llevaría el costo de cobertura a niveles incluso menos asequibles.

Usted está exento del impuesto del mandato si:

• Tiene un seguro por medio de su empleador o adquiere un seguro individual por su cuenta.

• Tiene un seguro por medio de Medicare, Medicaid, el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés), la Administración de Veteranos y/o Tricare para militares en servicio activo y retirados, Servicios de Salud para los Indígenas o un ministerio que ofrece esquemas de costos compartidos para la atención médica.

• Tendría que gastar más del 8% de sus ingresos del hogar en el plan de seguro de salud más económico que califique, incluso después de créditos fiscales y subsidios.

• Sus ingresos se encuentran por debajo del umbral para presentar la declaración fiscal federal.

• Vive fuera de EE. UU.

4. Nuevas maneras de adquirir y
pagar seguros

A partir del 1º de enero de 2014, habrá una nueva manera de adquirir seguros. Aún podrá adquirir un seguro por su cuenta en forma directa de una compañía de seguros o por medio de un agente. Pero, también podrá utilizar los nuevos mercados
de seguros de salud en los estados, también llamados bolsas de seguros (exchanges). Utilizar el mercado de seguros en línea tiene dos grandes ventajas. Primero, usted puede realizar comparaciones parejas de todos los planes disponibles que sean semejantes entre sí y utilizar una calculadora en línea para encontrar la opción más conveniente para usted. Segundo,
usted puede reunir los requisitos para obtener un crédito fiscal por adelantado que le ayude con el pago de sus primas, y también podría obtener ayuda con los costos de su bolsillo.

Cualquier persona que no tiene un seguro a través de su trabajo puede adquirir un seguro de salud privado de las aseguradoras que participen en la bolsa de su estado. Además, también puede utilizar la bolsa si la cobertura de su trabajo le cuesta más del 9.5% de sus ingresos o si el plan de su empleador no cumple con los estándares mínimos de la ley.

Las bolsas abrirán el 1º de octubre de 2013 ofreciendo coberturas que comiencen a partir del 1º de enero de 2014. Los estados deben decidir si desarrollar su propia bolsa o asociarse con el gobierno federal. Algunos estados terminarán 
dejando que el gobierno federal administre sus mercados de seguros en línea.

Cómo funcionan las bolsas de
seguros en línea

• Usted podrá comparar fácilmente y adquirir planes de salud
ofrecidos por aseguradoras privadas y, en algunos estados, cooperativas de médicos y organizaciones sin fines de lucro que cumplan con las reglamentaciones de seguros estatales. Usted podrá elegir entre los planes con deducibles más altos o más bajos y los copagos, también entre primas más altas y más bajas.

• Un proceso integral simplificado le permitirá llenar una solicitud para averiguar si reúne los requisitos para créditos fiscales de primas, subsidios para gastos de su bolsillo o cobertura bajo los a programas gubernamentales como Medicare o Medicaid.

• En muchos casos, en una única sesión, usted podrá recibir una determinación de elegibilidad e inscribirse en un 
plan de seguro de salud adecuado para usted o su familia.

• También podrá actualizar cualquier cambio que pudiera 
afectar su elegibilidad (como el matrimonio, un divorcio o un
cambio de trabajo) y mantener su cobertura de un año a otro
por medio de la bolsa de seguros.

5. Ayuda para pagar el
seguro de salud

Probablemente, la mayor preocupación para los estadounidenses sea la siguiente: si tengo que adquirir un seguro de salud, ¿podré pagarlo? Desde créditos fiscales y subsidios hasta planes diseñados especialmente para adultos jóvenes, la ley de atención médica proporciona muchas medidas para ayudar a que el seguro sea más asequible para las personas con ingresos bajos y moderados.

Descuentos

Si gana entre $11,505 y $46,021 para una persona 
individual o entre $23,425 y $93,700 para una familia de cuatro integrantes, y no tiene cobertura de su empleador, puede reunir los requisitos para un crédito fiscal por adelantado si adquiere un seguro de salud en las bolsas. 

Usted proporcionará información relevante a la bolsa y esta determinará cuánto crédito fiscal puede obtener si es que puede obtener algún tipo de crédito. El crédito en sí está vinculado con sus ingresos familiares, el tamaño de su 
familia y el costo de un plan estándar en la bolsa. El crédito fiscal se enviará directamente a la aseguradora que usted elija para ayudarle a pagar toda la prima por adelantado.

Subsidios por gastos de su bolsillo

Si gana menos de $34,516 para una persona individual o de $70,275 para una familia de cuatro integrantes y adquiere su póliza en la bolsa, también puede obtener subsidios para disminuir los costos de su bolsillo, como deducibles y copagos.

Medicaid para las personas con ingresos limitados

Si gana menos de $15,302 para una persona 
individual y de $31,155 para una familia de cuatro integrantes, usted reunirá los requisitos para Medicaid en 2014, pero únicamente en los estados que decidan respaldar la ampliación federal del programa. En los estados que no amplíen Medicaid, a los hogares con ingresos entre el 100% y el 133% del nivel de pobreza ($11,505 para personas individuales y $23,425 para una familia de cuatro) se les permitirá adquirir seguros en la bolsa y recibir créditos fiscales, pero es posible que no haya una opción de cobertura para los adultos que ganen menos que el nivel de la pobreza.

Varias opciones para adultos jóvenes

Ahora, usted puede incorporarse a los planes de seguro de salud de sus padres o permanecer en estos hasta los 26 años, independientemente de que viva con ellos, tenga un trabajo, esté casado o asista a una universidad.
A partir de 2014, tendrá opciones adicionales. Puede adquirir un seguro privado subsidiado en las bolsas basadas en los estados si sus ingresos individuales se ubican entre los
$11,505 y los $46,021. Si gana menos de $15,302 como persona individual, puede reunir los requisitos para Medicaid si su estado amplía Medicaid.

Los adultos que tengan menos de 30 años pueden adquirir un plan de salud para catástrofes que cubra los beneficios de salud esenciales y tres visitas de atención primaria por año.
Probablemente, estos planes tendrán primas más bajas, pero gastos de costos compartidos más altos en comparación con otros planes de las bolsas. Los servicios preventivos y las tres visitas de atención primaria por año se excluyen de los costos compartidos. Las personas de más de 30 años que no pueden encontrar un plan con una prima que constituya el 8% o menos de sus ingresos también podrían adquirir el plan para catástrofes.

6. Cambios para empleadores
grandes y pequeños

La ley federal se basa en el sistema actual de seguros privados basado en los empleadores, que proporciona cobertura a, aproximadamente, 160 millones de estadounidenses.
Además, las reformas ayudan a que las pequeñas empresas puedan ofrecer seguros de salud buenos a sus empleados. 

La mayoría de los empleadores, grandes y pequeños, afirman que su objetivo no es reducir los beneficios de salud, dado que reconocen la importancia que tienen para atraer y retener buenos empleados, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso. No obstante, las empresas pueden cambiar el precio y los términos de sus planes basados en los empleadores, como muchas lo han hecho en los últimos años,
pasando a los empleados una proporción mayor del costo de las primas y otros gastos.

Nuevas responsabilidades del empleador

La ley no exige que los empleadores ofrezcan un seguro de salud a los empleados. Pero es posible que las empresas con 50 empleados o más que no ofrecen cobertura o que ofrecen seguros demasiado caros o que no cumplen con los estándares mínimos, tengan que pagar multas.

Únicamente un pequeño porcentaje de empresas se enfrenta a estas posibles multas.
Más del 96% de las empresas nacionales con 50 empleados o más ya ofrecen seguro de salud a sus trabajadores.

¿Qué ocurre con las empresas
pequeñas?
Las compañías con menos de 50 empleados no enfrentarán ninguna multa si no ofrecen cobertura a los empleados. Estos empleadores pequeños representan alrededor del 75% de todas las empresas de los Estados Unidos y emplean a, aproximadamente, 34 millones de personas. Si una compañía no ofrecen cobertura, sus empleados pueden comprar seguros en las bolsas en línea.

Existen créditos fiscales para pequeñas empresas

En la actualidad, se encuentra vigente una exención impositiva para que ofrecer un seguro de salud a los empleados sea más asequible para las pequeñas empresas y para las organizaciones sin fines de lucro. Hoy en día, las empresas con fines de lucro con 25 empleados o menos pueden solicitar créditos fiscales para cubrir hasta el 35% del costo de las primas para sus empleados. Para reunir los requisitos, las empresas deben pagar, como mínimo, el 50% de las primas de sus empleados y los salarios anuales de los trabajadores no deben ser superiores a un promedio de $50,000. Puede usar la calculadora en smallbusinessmajority.org/tax-credit-calculator/ para ver lo que sería el crédito fiscal para su pequeño negocio.

El crédito fiscal aumentará al 50% en 2014 para los empleadores pequeños que adquieran planes en las bolsas de seguros de salud basadas en los estados. Hoy en día, las organizaciones sin fines de lucro pueden solicitar créditos fiscales de hasta un 25% para ayudar a pagar las primas de los empleados; en 2014, el porcentaje ascenderá hasta el 35%.

Las pequeñas empresas también pueden utilizar la 
bolsa. 

Los empleadores pequeños con hasta 100 empleados (50 o menos en algunos estados) podrán comparar y adquirir planes de seguro de salud para sus empleados.

7. Más personas serán elegibles para Medicaid

Medicaid es un programa federal conjunto y financiado por los estados. Actualmente, proporciona atención médica a 60 millones de estadounidenses con bajos ingresos, en su
mayoría niños, mujeres embarazadas, personas con discapacidades y personas de la tercera edad que necesitan ayuda en el hogar o que viven en hogares de ancianos. Aunque las normas de elegibilidad de los estados difieren bastante, la mayoría de los adultos menores de 65 años con bajos ingresos no pueden recibir Medicaid.

La ley de salud aprobada en 2010 requería que los estados cubrieran a todas las personas con muy bajos ingresos con sus programas de Medicaid, incluidos los adultos sin hijos dependientes, con el 90% al 100% de los costos cubiertos con fondos federales. Si un estado se negara a ampliar la cobertura, perdería todos los fondos federales de Medicaid. Se esperaba que esto motivaría a todos los estados a asentir.

La Corte Suprema de los EE.UU. anuló dicho requisito alegando que cada estado puede decidir ampliar sus programas de Medicaid o no hacerlo, sin perder los fondos federales de Medicaid actuales.

Se esperaba que hasta 17 millones de estadounidenses obtuvieran la cobertura de Medicaid bajo la nueva ley de salud, pero ahora, es posible que no sea suficiente. Los
estados que decidan no optar por la expansión pueden dejar a muchos de sus ciudadanos más pobres sin ninguna forma de conseguir seguro para 2014.

¿Quién es elegible conforme a la ampliación de Medicaid?

Reunir los requisitos para Medicaid dependerá de sus ingresos y de dónde viva. A partir del 1º de enero de 2014, todos los residentes legales que ganen menos de $15,302 para una persona individual y de $31,155 para una familia de cuatro integrantes pueden recibir Medicaid. Los nuevos estándares federales de elegibilidad incluyen a personas previamente no elegibles, como:

• Adultos con bajos ingresos con o sin hijos dependientes.

• Menores con bajos ingresos que pierden sus beneficios de Medicaid cuando se les reclasifica como adultos a los 19 años.

• Adultos con bajos ingresos con discapacidades que no cumplen con los requisitos de elegibilidad para el Seguro por Discapacidad Suplementario del Seguro Social (SSDI, por sus siglas en inglés) ni para el Seguro de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés).

Por qué es importante

El objetivo de la ACA era que la mitad de los estadounidenses recientemente asegurados obtuvieran cobertura por medio de Medicaid. Si un estado decide no realizar la ampliación, entonces los residentes de muy bajos ingresos no tendrán otras opciones para obtener un seguro bajo la nueva ley. Tal como lo estipula la ley actualmente, si los ingresos del hogar son inferiores al nivel de pobreza, dichos residentes no pueden obtener un crédito fiscal para adquirir un seguro en los mercados de seguros en línea. 

Si los estados no proporcionan cobertura para sus residentes más pobres, los hospitales y otros proveedores de atención médica tendrán que proporcionar más atención sin compensación que lo anticipado, y es posible que se trasladen los costos a las personas que sí tienen cobertura. O se tendrán que encontrar otras maneras de cubrir estos costos, como aumentar los impuestos locales sobre la propiedad.

¿Qué viene después?

Los estados están en el proceso de decidir si amplían Medicaid. Entre tanto, el gobierno federal está fomentando el financiamiento a centros de salud comunitarios y aumentando las tarifas pagadas a médicos de atención primaria que aceptan Medicaid como parte de los preparativos para la creciente cantidad de nuevas personas aseguradas que buscarán atención.
Para obtener más información sobre el programa de Medicaid en su estado, visite Medicaid.gov.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad