SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar
Regístrate y pregúntale al experto
Explica en pocas palabras tu situación o duda y luego llena tus datos para poder ayudarte mejor.
* Campo requerido
* ¿Como te gustaría ser contactado? (Elige una opción)
Telefono
GRACIAS por registrarte y enviar tu pregunta
Un experto se pondrá en contacto contigo en los próximos días.
¿Prefieres hablar directamente con un experto de Salud Univision y HolaDoctor?
Llama al 1-844 SEGURO3. Es gratis y confidencial.
* Solo para uso en Estados Unidos

Histoplasmosis

Por A.D.A.M. -

Definición

Es una infección que se presenta por respirar las esporas del hongo Histoplasma capsulatum.

Nombres alternativos

Infección micótica - histoplasmosis; Fiebre del valle del río Ohio; Mediastinitis fibrosante

Causas

La histoplasmosis se presenta en todo el mundo. En los Estados Unidos, es más común en los estados del sudeste, de la zona atlántica media y en los estados centrales, especialmente en los valles de Misisipi y del río Ohio.

El hongo histoplasma crece como un moho en el suelo. Usted puede enfermarse al inhalar esporas producidas por el hongo. El suelo que contiene excrementos de aves o de murciélagos puede tener mayores cantidades de este hongo. La amenaza es mayor después de demoler un edificio viejo o dentro de cuevas.

Esta infección puede presentarse en personas con sistemas inmunitarios saludables. Pero tener un sistema inmunitario debilitado incrementa el riesgo de contraer o reactivar esta enfermedad. Las personas muy jóvenes o muy ancianas, o aquellas con VIH/SIDA, cáncer o un trasplante de órganos tienen síntomas más graves.

Las personas con enfermedad pulmonar prolongada (crónica, como el enfisema o la bronquiectasia) también están en mayor riesgo de tener una infección más grave.

Síntomas

La mayoría de las personas no presenta síntomas o solo tiene una leve enfermedad similar a una gripe.

Si se presentan síntomas, pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos
  • Tos y dolor en el pecho que empeora al inhalar
  • Dolor en las articulaciones
  • Llagas en la boca
  • Protuberancias rojas, con mayor frecuencia en la parte inferior de las piernas

La infección puede estar activa durante un período corto de tiempo y luego los síntomas desaparecen. A veces, la infección pulmonar puede volverse crónica. Los síntomas incluyen:

  • Dolor en el pecho y dificultad para respirar
  • Tos, posiblemente con sangre
  • Fiebre y sudoración

En una pequeña cantidad de personas, especialmente en aquellas con un sistema inmunitario debilitado, la histoplasmosis se propaga por todo el cuerpo. En respuesta a la infección, se presenta irritación e hinchazón (inflamación). Esto se conoce como histoplasmosis diseminada. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor en el pecho por la inflamación en el revestimiento alrededor del corazón (pericarditis)
  • Dolor de cabeza y rigidez en el cuello por la inflamación en las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal (meningitis)
  • Fiebre alta

Pruebas y exámenes

La histoplasmosis se diagnostica a través de:

  • Una biopsia de pulmón, piel, hígado o médula ósea
  • Exámenes de sangre u orina para detectar anticuerpos o proteínas de histoplasmosis
  • Cultivos de sangre, orina o esputo (esta prueba ofrece el diagnóstico más claro de histoplasmosis, pero los resultados pueden tardar 6 semanas)

Para ayudar a diagnosticar esta afección, es posible que su proveedor de atención médica realice una:

  • Broncoscopia (prueba que usa un aparato para observar que se inserta en las vías pulmonares para buscar signos de infección)
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Radiografía del tórax
  • Punción raquídea para buscar signos de infección en el líquido cefalorraquídeo (LCR)

Tratamiento

En personas por lo demás saludables, la infección usualmente desaparece sin necesidad de tratamiento.

Si usted está enfermo durante más de 1 mes o tiene problemas para respirar, su proveedor puede recetarle medicamentos. El principal tratamiento para la histoplasmosis son los fármacos antimicóticos (contra hongos).

  • Es posible que los antimicóticos deban administrarse a través de una vena, según la forma o etapa de la enfermedad.
  • Algunos de estos medicamentos pueden tener efectos secundarios.
  • Se puede necesitar tratamiento a largo plazo con fármacos antimicóticos durante un máximo de 1 a 2 años.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de la magnitud de la infección y del estado general en el que se encuentra su salud. Algunas personas se recuperan sin tratamiento. Una infección activa normalmente desaparece con medicamentos antimicóticos. Pero la infección puede dejar cicatrices dentro del pulmón.

La tasa de mortalidad es más alta para personas con histoplasmosis diseminada que no reciben tratamiento y que tienen un sistema inmunitario debilitado.

Posibles complicaciones

La cicatrización en la cavidad torácica puede presionar las siguientes partes del cuerpo:

  • Los vasos sanguíneos mayores que llevan sangre hasta y desde el corazón
  • El corazón
  • El esófago (tubo digestivo)
  • Los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos agrandados en el tórax pueden presionar partes del cuerpo como el esófago y los vasos sanguíneos de los pulmones.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si vive en un área en donde la histoplasmosis es común y presenta:

  • Síntomas seudogripales
  • Dolor torácico
  • Tos
  • Dificultad para respirar

Si bien existen muchas otras enfermedades que tienen síntomas similares, es posible que sea necesario hacer exámenes en busca de histoplasmosis.

Prevención

La histoplasmosis se puede prevenir reduciendo la exposición al polvo en gallineros, cuevas de murciélagos y otros lugares de alto riesgo. Utilice máscaras y otros equipos de protección si entra o trabaja en estos ambientes.

Referencias

Deepe GS. Histoplasma capsulatum (histoplasmosis). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 265.

Kauffman CA. Histoplasmosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 332.

 

Publicidad