SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo hablar con un niño sobre la enfermedad terminal de uno de sus padres

Por A.D.A.M. -

Descripción

Cuando el tratamiento para el cáncer de un padre ha dejado de funcionar, es posible que se pregunte cómo decírselo a su hijo. Hablar de manera abierta y honesta es una forma importante de ayudar a aliviar la ansiedad de su hijo.

Cómo hablar con su hijo

Es posible que se pregunte cuál es el momento correcto para hablar con su hijo sobre la muerte. En realidad, puede que no exista un momento perfecto. Usted puede darle a su hijo tiempo para absorber la noticia y hacer preguntas si habla con él poco después de enterarse de que su cáncer es terminal. Ser incluido en esta difícil transición puede ayudar a tranquilizar a su hijo. Saber que su familia pasará por esto junta puede ayudar.

La edad y las experiencias previas tienen mucho que ver con lo que los niños entienden sobre el cáncer. Si bien puede ser tentador usar eufemismos como "mamá se va a ir", las palabras muy vagas confunden a los niños. Es mejor ser claro sobre lo que va a suceder y abordar los miedos de su hijo.

  • Sea específico. Dígale a su hijo qué tipo de cáncer tiene. Si solo le dice que está enfermo, el niño podría preocuparse de cualquier persona que esté enferma fallecerá.
  • Hágale saber a su hijo que uno no puede contagiar de cáncer a alguien más. Su hijo no tiene que preocuparse de contraerlo por estar con usted o de contagiar a sus amigos.
  • Explique que esto no es culpa de su hijo. Si bien esto puede ser obvio para usted, los niños tienden a creer que ellos hacen que las cosas sucedan a través de lo que dicen o hacen.
  • Si su hijo es demasiado pequeño como para comprender la muerte, explíquelo en términos del funcionamiento del cuerpo. Le puede decir, "cuando papá muera, dejará de respirar. Ya no comerá ni hablará".
  • Dígale a su hijo lo que pasará posteriormente. Por ejemplo, "el tratamiento no curará mi cáncer, así que los médicos se van a asegurar de que esté cómodo".

Cómo podría reaccionar su hijo

Su hijo podría hacer preguntas de inmediato o quedarse callado y preferir hablar más tarde. Es posible que deba responder las mismas preguntas varias veces, mientras su hijo logra lidiar con la pérdida. Los niños a menudo quieren saber cosas como:

  • ¿Qué sucederá conmigo?
  • ¿Quién me va a cuidar?
  • ¿Tú (el otro padre) también vas a morir?

Intente tranquilizar al niño tanto como sea posible sin ocultar la verdad. Explique a su hijo que seguirá viviendo con el padre sobreviviente luego de que usted fallezca. El padre que no tiene cáncer puede decir, "yo no tengo cáncer. Planeo estar contigo por mucho tiempo".

Si su hijo hace preguntas que usted no puede responder, está bien decirle que no sabe la respuesta. Si cree que puede averiguarla, dígale a su hijo que intentará buscar la respuesta.

Conforme los niños crecen, se vuelven más conscientes de que la muerte es permanente. Su hijo podría vivir su duelo de forma intermitente hasta la adolescencia conforme la pérdida se vuelve más real. El duelo puede involucrar cualquiera de estas emociones:

  • Culpa. Los adultos y los niños pueden sentirse culpables luego de que un ser querido muere. Los niños pueden creer que la muerte es un castigo por algo que hicieron.
  • Enojo. A pesar de lo difícil que es escuchar expresiones de ira en contra de los muertos, esta es una parte normal del duelo.
  • Regresión. Los niños pueden volver a tener comportamientos correspondientes a un niño menor. Es posible que vuelvan a mojar la cama o necesiten más atención del padre que sobrevive. Intente ser paciente y recuerde que esto es temporal.
  • Depresión. La tristeza es una parte necesaria del duelo. Pero si la tristeza se vuelve tan intensa que su hijo ya no puede lidiar con la vida, debe buscar la ayuda de un profesional de la salud mental.

Cómo ayudar a su hijo

Puede que desee ser capaz de desaparecer el dolor de su hijo, pero tener la oportunidad de hablar sobre los sentimientos difíciles con usted puede ser el mejor consuelo. Explique que los sentimientos de su hijo, sin importar cuáles sean, son normales y que usted estará ahí para escuchar siempre que su hijo desee hablar.

En la medida de lo posible, mantenga a su hijo involucrado en rutinas normales. Dígale que está bien ir a la escuela, a sus actividades extraescolares y salir con sus amigos.

Algunos niños responden con mal comportamiento cuando enfrentan malas noticias. Su hijo podría tener problemas en la escuela o buscar pleitos con amigos. Algunos niños pueden volverse muy dependientes. Hable con los maestros o consejeros de orientación de su hijo e infórmeles lo que está sucediendo.

Puede ser buena idea hablar con los padres de los amigos cercanos de su hijo. Podría ayudar a su hijo el tener amigos con los que pueda hablar.

Mantenga a su hijo cerca

Es posible que se sienta tentado a enviar a su hijo a quedarse con un amigo o familiar para evitar que presencie el fallecimiento. La mayoría de los expertos considera que es más inquietante para ellos ser alejados. A su hijo probablemente le irá mejor si se queda cerca de usted, en casa.

Cuándo llamar al médico

Si su hijo es incapaz de volver a sus actividades normales luego de 6 meses o más de que haya fallecido un padre, o si está mostrando comportamientos peligrosos, llame a su proveedor de atención médica.

Referencias

American Cancer Society. Helping Children When a Family Member Has Cancer: Dealing With a Parent's Terminal Illness. www.cancer.org/treatment/childrenandcancer/helpingchildrenwhenafamilymemberhascancer/dealingwithaparentsterminalillness/dealing-with-a-parents-terminal-illiness-toc. Accessed August 28, 2015.

Hospice Net. Talking To Children About Death. www.hospicenet.org/html/talking.html. Accessed August 28, 2015.

National Cancer Institute. Coping with Advanced Cancer: Talking With the Special People in Your Life. www.cancer.gov/publications/patient-education/advanced-cancer. Accessed August 28, 2015.

National Institutes of Health. Talking to Children About Death. www.cc.nih.gov/ccc/patient_education/pepubs/childdeath.pdf. Accessed August 28, 2015.

 

Publicidad