SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Aislamiento temporal

Por A.D.A.M. -

Definición

El aislamiento temporal o "tiempo fuera" es una técnica que algunos padres y maestros utilizan cuando un niño se porta mal. Implica que el niño deje el ambiente y las actividades en las que ocurrió el comportamiento inapropiado y se vaya a un lugar específico durante un tiempo determinado. Durante el aislamiento temporal, se espera que el niño esté en silencio y piense sobre su comportamiento.

El aislamiento temporal es una técnica disciplinaria efectiva que no utiliza ningún castigo físico. Los profesionales reportan que NO castigar físicamente a los niños puede ayudarles a aprender que la violencia física o infligir dolor físico NO brinda los resultados deseados.

Los niños aprenden a evitar el aislamiento temporal deteniendo los comportamientos que dieron lugar a tal medida disciplinaria o a advertencias de un aislamiento temporal en el pasado.

Información

CÓMO UTILIZAR EL AISLAMIENTO TEMPORAL

1. Encuentre un lugar de la casa apropiado para el aislamiento temporal. Una silla en el corredor o una esquina servirán. Debe ser un lugar que no sea demasiado encerrado, oscuro ni atemorizante. También debe ser un lugar que no tenga ninguna posibilidad de distracción, como frente al televisor o en un área de juego.
2. Consiga un cronómetro que suene fuerte y establezca la cantidad de tiempo que el niño pasará en el aislamiento temporal. Por lo general, se recomienda 1 minuto por cantidad de años del niño, pero no más de 5 minutos.
3. Una vez que el niño muestre un comportamiento inapropiado, explique claramente cuál es el comportamiento que resulta inaceptable y pídale que deje de comportarse así. Adviértale sobre lo que sucederá si no detiene el comportamiento: sentarse en la silla para un aislamiento temporal. Esté listo para elogiar al niño si suspende el comportamiento.
4. Si el comportamiento no para, dígale a su hijo que vaya al aislamiento temporal. Explíquele el porqué y asegúrese de que comprenda las reglas. Dígalo sólo una vez y no pierda el control de su temperamento. Al gritar y regañar le está dando demasiada atención a su hijo (y al comportamiento). Usted puede guiar a su hijo hasta el lugar donde debe pasar el aislamiento temporal utilizando la fuerza física si es necesario (incluso levantándolo y ubicándolo en la silla). Nunca le dé nalgadas ni lastime físicamente a su hijo. Si no se queda sentado en la silla, sosténgalo desde atrás. No hable, ya que esto es prestarle atención.
5. Fije el tiempo en el cronómetro. Si su hijo hace ruido o no se comporta, vuelva a iniciar el cronómetro. Si se para de la silla del aislamiento temporal, llévelo nuevamente a la silla y fije el tiempo otra vez. El niño debe estar en silencio y comportarse hasta que el cronómetro suene.
6. Una vez que el cronómetro suene, su hijo se puede levantar y reanudar sus actividades. No guarde rencor y deje que las cosas sigan. Dado que el niño ya ha cumplido con el aislamiento temporal, no hay necesidad de seguir discutiendo acerca del mal comportamiento.

Referencias

Feigelman S. The preschool years. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 12.

Walter HJ, Rashid A, Moseley, LR, DeMaso DR. Disruptive, impulse-control, and conduct disorders. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JS, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 29.

 

Publicidad