Taichí

Taichí

¿Qué es?:

El taichí es un arte marcial chino que consiste en el ejercicio, la respiración y la meditación. El taichí es una forma específica de Qi gong.

El taichí se utiliza para mejorar la salud general, el equilibrio y la digestión; la prevención de caídas; el fortalecimiento y el acondicionamiento de los músculos, para mejorar la capacidad del ejercicio físico y para promover la relajación. También se utiliza para el tratamiento de la artrosis, la artritis reumatoidea, la fibromialgia, varios tipos de dolor, problemas para dormir, depresión, estrés y fatiga. El tai chi se usa para mejorar la salud física y mental de los ancianos, así como para tratar a los diabéticos, para tratar la presión arterial alta, el colesterol alto, la obesidad, los problemas pulmonares, la enfermedad de Parkinson, las lesiones cerebrales y la cirugía.

El taichí no es regulado de ninguna manera y no hay normas específicas de entrenamiento. Los practicantes de taichí no se consideran profesionales de la salud en América del Norte. Sin embargo, en China, el taichí se practica a menudo junto con la medicina moderna convencional.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Rendimiento físico. La práctica de taichí mejora los niveles de estado físico.
  • Prevención de caídas. Aunque existen ciertos resultados contradictorios, la mayoría de la investigación muestra que el taichí ayuda a prevenir caídas y ciertos adultos mayores. El estilo de taichí y la frecuencia de los ejercicios parecen influir n el efecto del taichí. El estilo taichí Yang parece prevenir levemente más caídas que el estilo taichí Sun en adultos mayores. Un tipo específico de tai chi llamado movimiento Tai Ji Quan para mejorar el equilibrio (TJQMMB) también parece prevenir las caídas en mejor medida que los ejercicios físicos, como el estiramiento. La práctica del taichí más de 3 veces por semana parece prevenir caídas en mayor medida que la práctica de taichí una sola vez por semana.
  • Insuficiencia cardiaca. La mayoría de la investigación muestra que la práctica del tai chi ayuda a las personas con insuficiencia cardiaca a caminar más.
  • Presión arterial alta. Cierta investigación muestra que la práctica de taichí durante 6-12 semanas puede reducir los niveles de la presión arterial de la misma manera que los ejercicios comunes en personas con presión arterial.
  • Lumbalgia. La investigación preliminar muestra que el tai chi puede disminuir la lumbalgia en una cantidad de leve a moderada. Ciertos doctores recomiendan que las personas con lumbalgia prolongada intentar hacer ejercicios como el tai chi para tratar de disminuir el dolor antes de tomar medicamentos.
  • Artrosis. Cierta investigación sugiere que la práctica del tai chi hasta 3 veces por semana mejora la función, la rigidez y posiblemente disminuye el dolor en personas con artrosis.
  • Rendimiento físico. La investigación muestra que el tai chi puede mejorar la manera en que los ancianos inactivos o débiles evalúan su función física. Esto incluye su capacidad de manejarse sin ayuda. La investigación también muestra que el that tai chi podría mejorar la fuerza de las piernas, el equilibrio y la flexibilidad en ancianos inactivos. Sin embargo, existen ciertos resultados contradictorios.

¿Cómo funciona?:

El tai chi es un ejercicio de intensidad leve a moderada que involucra la respiración, la meditación y los movimientos de los fluidos del cuerpo. No se conoce demasiado sobre el tai chi como para saber si podría funcionar para diversas afecciones médicas. Cierta información muestra que el taichí podría ayudar a prevenir caídas en ciertos ancianos porque disminuye el miedo a las caídas y mejora el equilibrio y la fuerza muscular.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

No hay preocupaciones de seguridad conocidas. Los efectos secundarios no se han descrito en estudios que evalúan el taichí.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: No hay suficiente información para saber si el taichí es seguro durante el embarazo y la lactancia. Si está embarazada, consulte con su médico antes de comenzar el taichí o cualquier otro programa de ejercicios.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

No se sabe si este tratamiento interactúa con algún medicamento.

Antes de usar este tratamiento, consulte a su professional de la salud si usted está tomando algún medicamento.

:

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

  • Prevención: El tai chi se ha practicado al menos 3 veces por semana durante 1-3 meses. El estilo taichí Yang parece funcionar mejor que el estilo taichí Sun.
  • Insuficiencia cardiaca: El tai chi se ha practicado 2-7 veces por semana durante 4-24 semanas.
  • Presión arterial alta: El tai chi se ha practicado durante 6-12 semanas.
  • Lumbalgia: El taichí se ha practicado por un máximo de 6 meses.
  • Artrosis: El tai chi se ha practicado 1-3 veces por semana durante 8-24 semanas.
  • Rendimiento físico: El tai chi se ha practicado 2-3 veces por semana durante 3-11 meses.

Otros nombres:

Art Martial Interne, Internal Martial Art, Méditation en Mouvement, Moving Meditation, Tai-Chi, Tai Chi Chih, Tai Chi Chuan, Tai Chi Martial Arts, Taichi Quan, Tai Ji Quan, Taichí, Taiji, Taijiquan, Tie Chee.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión