Así afecta tu sobrepeso a tu seguro de vida

Así afecta tu sobrepeso a tu seguro de vida

El exceso de peso es un verdadero problema de salud en Estados Unidos. Una buena parte de la población tiene sobrepeso, lo que pone en peligro su salud. Pero, además, pone en peligro sus opciones de conseguir un seguro de vida en buenas condiciones.

En este artículo HolaDoctor analiza cómo te perjudica el sobrepeso a la hora de contratar un seguro de vida. Sigue leyendo para saber en qué medida las libras de más afectan a tus opciones de contar con un seguro de vida. Y también para descubrir qué puedes hacer si tienes más peso de la cuenta y necesitas una póliza de vida.

Sobrepeso y seguro de vida: Qué vas a encontrar en este artículo

¿Por qué te perjudica el sobrepeso al contratar un seguro de vida?

El sobrepeso es la gran epidemia de nuestros días. En Estados Unidos, según datos gubernamentales, hay más de 93 millones de personas con obesidad. Eso quiere decir que la un 39,8% de los adultos sufren obesidad. Pero también los jóvenes lo padecen: hay cerca de 80 millones de adolescentes obesos en el país y entre los niños también aumenta el número de obesos o, al menos, de personas con exceso de peso.

Este problema es más acusado entre minorías como la hispana: las personas de este origen son más propensas a sufrir obesidad, según los datos que maneja el Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

Por tanto, el sobrepesoes un verdadero problema de salud pública, porque las libras de más están detrás de muchas enfermedades. En concreto, se considera que pesar más de lo debido incrementa el riesgo de sufrir fallos coronarios, colesterol, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

Además, es responsable de diversas patologías hepáticas, ginecológicas y circulatorias, como la hipertensión. También genera problemas respiratorios, dolencias en las articulaciones e incluso trastornos del sueño. En resumen, el sobrepeso es una amenaza para la condición médica de cualquier persona.

Ante esta situación, es comprensible que las compañías de seguro quieran saber cuánto pesas: si tu índice de masa corporal está desequilibrado e indica que sufres sobrepeso, pondrán reparos a tu solicitud de seguro de vida. De hecho, el exceso de peso es una de las principales causas de rechazo en los procesos de calificaciónpara lograr una póliza de seguro de vida.

Vistos los graves problemas de salud que puede producir la obesidad, no es de extrañar que las aseguradoras tomen sus precauciones y consideren este valor como uno de los principales factores para decidir si otorgan un seguro de vida y a qué precio.

Para muchas personas, un peso descontrolado es sinónimo de rechazo en la calificación y, por tanto, constituye una barrera importante a la hora de conseguir una cobertura. O, más frecuentemente, el peso supondrá un incremento en las primas que se paguen por el seguro de vida, o una reducción en las prestaciones y en la indemnización consignada en la póliza.

¿Qué es el índice de masa corporal y cómo lo utilizan las aseguradoras?

Para evaluar el problema del sobrepeso no se utiliza el valor absoluto de una persona, sino que se aplica un cálculo que tiene en cuenta su altura y su peso. El resultado de ese cálculo es el denominado índice de masa corporal, IMC, que indica si la persona pesa más de lo que conveniente, o si pesa menos, que también por falta de peso puede haber problemas de

salud.

El ICM se considera dentro de lo normal cuando el cálculo da un valor entre 18,5 y 24,9. Si está por debajo de 18,5, se considera que la persona está demasiado delgada. Si está entre 25 y 29,9, hablamos de sobrepeso. Del 30 al 39,9, la persona tendría un problema de obesidad. Y si está por encima de 40, hablaríamos de obesidad extrema o de alto riesgo.

Cuando inicias la calificación, la compañía de seguros calculará este índice. Si tus valores están fuera de los rangos normales, te aplicará una penalización en forma de primas más elevadas. Pero si estás muy lejos de lo aconsejable, muchas compañías podrían simplemente rechazar tu solicitud.

Para tomar esta decisión, las compañías tienen unas tablas de índice de masa corporal y van calificando a las personas solicitantes en función de esos valores, que pueden ser, por ejemplo, estándar, por debajo del estándar, sobrepeso y obesidad. De acuerdo a esa clasificación, tu acceso al seguro de vida puede ser más caro o, directamente, imposible.

Esta forma de evaluar el riesgo de la persona que requiere un seguro plantea algunas dudas. Por ejemplo, dos personas con el mismo índice corporal pueden tener cuerpos muy diferentes. Una puede ser atlética y tener todo su peso en forma de músculo, mientras que otra puede tener más bien acumulaciones de grasa. Esto obliga a la aseguradora a ponderar su calificación con otros factores, como el estilo de vida, el historial médico, etc.

Pierde peso y tendrás un seguro de vida mejor

Si el peso es un problema para que accedas a un seguro de vida o para que te resulte más barato, deberías plantearte perder libras. Sabemos que no es fácil, pero haciendo ejercicio y siguiendo una dieta supervisada por un médico nutricionista lo conseguirás.

Una vez que hayas perdido una parte del peso que te sobra, podrás acudir de nuevo a la calificación y tratar de vencer esas barreras que encuentras en la calificación. Y si ya tienes un seguro de vida en vigor, puedes comunicar tu nuevo peso a la aseguradora y revisar tu póliza de vida para obtener mejores primas mensuales.

Sin embargo, ten en cuenta que la aseguradora quiere que te mantengas en un peso saludable, por eso muchas compañías te van a requerir que conserves ese nuevo peso al menos un año.

En todo caso, si te cuesta mucho perder peso, recuerda que hay alternativas. Una es recurrir a un seguros de vida temporal, cuya calificación es menos exigente. O puedes contratar seguros de vida sin examen médico, como los de aceptación garantizada, en los que no importa tu condición médica. Pagarás primas más elevadas y tendrás coberturas más bajas, pero tendrás un seguro de vida en vigor.

Incluso para las personas que se consideran inasegurables puede haber una salida y lograr una póliza. No permitas que el exceso de peso te impida disfrutar de un seguro de vida.

Comparte tu opinión