Mucha testosterona ¿te ayuda o pone en riesgo?

Mucha testosterona ¿te ayuda o pone en riesgo?
| Foto: SHUTTERSTOCK

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) de EE.UU., la próstata es una glándula que produce el líquido que transporta los espermatozoides durante la eyaculación. Dicha glándula rodea la uretra, el conducto a través del cual la orina sale del cuerpo. A medida que los hombres envejecen, la próstata se va agrandando. Pero si se agranda demasiado, puede causar problemas. Esta afección también se conoce como hiperplasia prostática benigna.

Sus síntomas pueden comenzar después de los 50 años y pueden incluir: ganas de orinar urgentes y frecuentes, sobre todo a la noche; problemas para comenzar a orinar o hacer sólo unas gotas, un flujo de orina que es débil, lento o termina y comienza varias veces; ir otra vez al baño aunque haya ido recientemente y pequeñas cantidades de sangre en la orina.

Basándose en el estudio de los Tsimane, una población indígena aislada del centro de Bolivia, los investigadores examinaron la prevalencia de la hiperplasia prostática benigna entre un grupo de aproximadamente 350 hombres adultos. Descubrieron que los casos eran prácticamente inexistentes y que niveles relativamente bajos de testosterona se mantenían constantes a lo largo de sus vidas.

Para los autores del trabajo publicado en la revista Gerontology: Medical Sciences, sus hallazgos tiene implicaciones importantes para los millones de hombres que usan suplementos de testosterona para contrarrestar la testosterona baja, ya que se pueden estar poniendo en riesgo de agrandamiento de la próstata.

"Es probable que haya una razón por la que su cuerpo está produciendo menos testosterona que antes, y si tratas de engañarlo y llenarlo con suplementos de testosterona, es posible ver algunos efectos beneficiosos, pero ¿a qué precio?”, señaló el profesor Michael Gurven, autor principal de la investigación en información difundida por la institución académica.

"Tal vez, incluso si supieran los costos, aún tomarían la decisión de usar la terapia de reemplazo de testosterona y descontar los riesgos relativos a las ganancias potenciales, pero la comprensión de estos riesgos es vital para poder tomar una decisión informada", añadió.

Los investigadores también analizaron los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c), una medida que sirve para indicar el promedio de glucosa en la sangre. Hallaron que los hombres con mayor HbA1c tenían próstatas más grandes. "Entre los hombres con bajos niveles de testosterona y de bajo riesgo de diabetes, los que tenían niveles relativamente más altos de testosterona o HbA1c estaban en mayor riesgo de agrandamiento de la próstata", puntualizó Gurven.

Cabe recordar que en el mes de abril, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en ingles) de Estados Unidos, emitió una alerta de seguridad sobre el uso de fármacos de testosterona. En el comunicado se advierte que de acuerdo a la evidencia disponible de estudios y expertos del Comité Asesor de la FDA, la terapia de testosterona puede tener graves consecuencias para la salud del corazón e incrementar el riesgo de ataque al corazón, accidente cerebrovascular o muerte asociada con el tratamiento.

Comparte tu opinión