Gasta $30,000 para parecerse a Kim

Gasta $30,000 para parecerse a Kim
Getty Images/facebook

Tal es el caso de Claire Leeson, una chica residente de Londres, Inglaterra que ha gastado $30,000 en cirugías plásticas y tratamientos con el único fin de parecerse lo más posible a la socialité Kim Kardashian.

Según declaró la joven al medio This Morning, su obsesión por lucir como la esposa del rapero Kanye West se originó luego que sufrió durante varios años acoso en el colegio, donde gran parte del tiempo recibía críticas hacia su físico.

 “Me decían todos los días que era la cosa más fea que existía y que debía matarme”, comentó Lesson. No obstante, tanto ella como sus amigos encontraron que tenía un ligero parecido con Kim por lo que la británica pensó que algún día podría lucir igual de linda como la estadounidense.

“Así que vi Keeping Up With the Kardashians (el reality donde aparece la socialité) y me di cuenta que tenemos el mismo número de hermanos y los mismos argumentos y temas en la vida”, añadió.

Debido a esto, Claire se sometió a una operación de senos, se blanqueó los dientes, se colocó extensiones en el cabello y se realizó un bronceado artificial.

No conforme, también se compró ropa y una pieza especial que hace que el trasero se levante tanto como el de la excéntrica millonaria. Aunque sus glúteos lucen firmes gracias a este artefacto, ella confía en que próximamente se realizará una operación para lucir más al “natural”.

Esta serie de cambios y transformaciones, ha dejado en Claire con varias deudas, incluso, sus mismos familiares han comenzado a preocuparse por que no saben hasta donde llegará su obsesión por lucir como la estrella de televisión.

Independientemente de la autoestima y de la inminente bancarrota que rodea a Leeson, ella podría padecer un trastorno conocido como Dismórfico Corporal, el cual es un asunto psiquiátrico caracterizado por una preocupación o un defecto imaginario que causa una angustia emocional o una discapacidad funcional significativa.

Según la Dra. Katherine Phillips, del hospital de Rhode Island, en Estados Unidos, más que un problema estético, este trastorno obedece a un problema mental. “La mayoría de estos individuos cree tener una deformidad real que puede corregirse con tratamientos cosméticos para arreglar los defectos percibidos, en lugar de buscar intervenciones psiquiátricas”, aseguró.

Además de la historia de Claire, existen otros ejemplos descabellados, como el de la ucraniana Valeria Lukyanova quien se ha operado para asemejarse a la muñeca Barbie, el de Justin Jedlica quien se intervino para parecerse al muñeco Ken o el de Toby Sheldon, quien al igual que Jedlica gastó $100,00 en operaciones y tratamientos, pero con la intención de parecerse al cantante Justin Bieber.

Más para leer:

Comparte tu opinión